¿Qué dicen sobre Mateo 16,18?

por Gonzalo Marignac

 

 

Primero veremos lo que dicen los Padres de la iglesia y luego los expertos bíblicos protestantes.

 

¿Qué dicen sobre Mateo 16,18?

Primero veremos lo que dicen los Padres de la iglesia y luego los expertos bíblicos protestantes.

 

Padres de la iglesia

Dionisio de Corinto (año 170)

 «Ambos Apóstoles, después de haber comenzado la implantación de la Iglesia en nuestro Corinto, continuaron evangelizando. Luego predicaron en Italia y allí sufrieron juntamente el martirio».

 

Tatiano, el sirio (170 D.C.)

"Simón Kephas respondió diciendo: "Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo. Jesús le respondió diciéndole: "Bendito seas Simón hijo de Jonás: carne y sangre no te revelaron esto sino mi Padre que está en el cielo. Y te digo también que tú eres Kephas y sobre esta Kephas (Roca) edificaré mi Iglesia y las puertas del hades no prevalecerán contra ella" (Diatesseron 23 o XC).

-                                                                                                                               (La biblia aramea Peshitta,   

                                                          Año 435)

 

 Ireneo de Lyon  (año 189)
"Mateo también publicó entre los hebreos un evangelio escrito en su propio idioma, mientras que Pedro y Pablo estaban en Roma evangelizando y echando los fundamentos de la Iglesia.
Pero dado que sería muy largo enumerar en este volumen la sucesión de todas las iglesias, confundiremos a todos aquellos que, de cualquier forma, sea por auto-satisfacción o vanagloria, o por ceguera y opinión perversa, se reúnen en otra iglesia que la apropiada, señalando aquí los sucesores de los obispos de la ciudad más grande y antigua iglesia conocida por todos, fundada y organizada en Roma por los dos apóstoles más gloriosos, Pedro y Pablo, la Iglesia que tiene la tradición y la fe que nos llega a nosotros después de haber sido anunciada a los hombres por los apóstoles.
Con esa Iglesia, debido a su superior origen, todas las iglesias en el mundo entero deben de estar de acuerdo, y es en ella donde los fieles de cualquier lugar han mantenido la tradición apostólica."

San Ireneo de Lyon: "Los benditos Apóstoles fundaron la Iglesia y la entregaron a Lino por el oficio del obispado. Pablo lo nombra a Lino en su Epístola a Timoteo. Después siguió Anacletus. Después de el, Clemente tomo el obispado.

Este hombre, como vio a los Apóstolos, les hablo, se puede decir que todavía escuchaba el eco de sus predicaciones; y la tradición la tenia a mano. Y no estaba solo. En esos tiempos todavía vivían muchos que recibieron enseñanzas directamente de los Apóstoles. Durante el tiempo de Clemente vino discordia dentro de los hermanos en Corinto. La Iglesia de Roma había despachado una fuerte carta a los Corintos… Después de Clemente lo sucedió Evaristo, después siguió Alexander y, sexto de los Apóstoles, se nombro Sixto. Luego Teleforus, gloriosamente martirizado. Luego Hyginius, luego Pius, luego Aniceto. Después que Soto sucedió a Aniceto, vino Eleuterio y en el duodécimo lugar de los Apóstolos hereda el episcopado. En este orden, y por esta sucesión, la tradición eclesiástica de los apóstoles y la predicación de la verdad, nos ha venido. Esto abundantemente comprueba que hay solo una fe vivificadora, que sea preservada en la Iglesia hasta ahora, trasmitida en verdad." (Contra las Herejías, III-3:3)

 

 

Cayo (año 198)
"Está atestiguado que Pablo murió decapitado en la propia Roma, y Pedro, de igual manera, fue crucificado, durante el reinado de Nerón. El acontecimiento está confirmado por los nombres de Pedro y Pablo en los cementerios de allí, donde permanecen hasta este momento. También es confirmado por uno de los principales de la Iglesia, de nombre Cayo, que vivió en tiempos de Zósimo, Obispo de Roma." (Controversia con Próculo)

 

Clemente de Alejandría (año 200)

"Las circunstancias que ocasionaron los escritos de Marcos fueron estas: Cuando Pedro predicó públicamente la Palabra en Roma y declaró el evangelio por el Espíritu, muchos de los presentes pidieron que Marcos, que había sido durante largo tiempo su seguidor y que recordaba sus dichos, escribiera lo que había sido proclamado." (en sus “Bosquejos”)

 

Otra versión

"Cuando Pedro predicaba la palabra públicamente en Roma, y anunciaba el evangelio por el Espíritu, muchos de los presentes pidieron que Marcos, que había sido por largo tiempo su seguidor y recordaba sus dichos, pusiera por escrito lo que se había proclamado". (Un fragmento de su obra Esbozos ha quedado conservado en la Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesárea, la primera historia de la Iglesia.)

 

"El bendito Pedro, el elegido, el pre-eminente, el primero entre los discípulos, para quien, además de si mismo, el Salvador pago el tributo [Mt 17:27], rápidamente comprendió y entendió su significado. Y que es lo que el dice ? `He aquí que nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido'" [Mt 19:27; Mk 10:28] (Quien es el rico que es salvo ? 21:3-5).

 

Tertuliano de Cartago (c. 160-220)


"Pero si estás cerca de Italia, ahí tienes a Roma, donde la autoridad está a mano para nosotros también. Qué ciudad dichosa es, en la cual los apóstoles derramaron toda su doctrina junto con su sangre. Donde Pedro tuvo una pasión como la del Señor, donde Pablo fue coronado con la muerte de Juan (el Bautista, que fue decapitado)" (Oposición contra los herejes, 36)

 

"esta es la manera en que las iglesias apostólicas transmiten sus listas: como la iglesia de Esmirna, que registra que Policarpo fue colocado allí por Juan; como la iglesia de Roma, donde Clemente fue ordenado por Pedro". (Oposición contra los herejes)

 

Si, porque el Señor le dijo a Pedro, «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia», «a ti te he dado las llaves del reino celestial», o «cualquier cosa que hayas atado o desatado en la tierra, será atada o desatada en los cielos», tú por tanto supones que el poder de atar y desatar se ha derivado hacia ti, es decir, a toda Iglesia similar a Pedro, ¿qué clase de hombre eres, subvirtiendo y cambiando totalmente la intención manifiesta del Señor, confiriendo (como lo hizo aquella intención) esto personalmente a Pedro? «Sobre ti», dice, «edificaré mi Iglesia»; y «Te daré las llaves a ti», no a la Iglesia; y «lo que desatares  o atares», no lo que «ellos hayan desatado o atado». Pues así enseña el resultado junto con esto. En (Pedro) mismo la Iglesia fue criada; esto es, a través de (Pedro) mismo; él mismo probó la llave; tú ves cuál: «Hombres de Israel, dejad que lo que digo penetre en vuestros oídos: Jesús Nazareno, hombre destinado por Dios para vosotros», y así. (Pedro) mismo, por tanto, fue el primero en despejar, en el bautismo de Cristo, la entrada al reino celestial, en el cual son desatados los pecados que estaban antes atados; y aquellos que no han sido desatados son atados, según la verdadera salvación... (De Puditicia 21 o Sobre la Modestia, 21:9-10) (ANF 4:99) (BAC 206. Johanes Quasten, Patrología I. Pág. 631.)

Otra versión

 “Si, porque el Señor dijo a Pedro: “Edificaré mi Iglesia sobre esta piedra; te he dado las llaves del reino de los cielos”, o bien: “Todo lo que atares o desatares en la tierra, será atado o desatado en el cielo” presumes que el poder de atar y de desatar ha llegado hasta ti, es decir, a toda la Iglesia que esté en comunión con Pedro, ¿Qué clase de hombre eres? Te atreves a pervertir y cambiar totalmente la intención manifiesta del Señor, que no confirió este privilegio más que a la persona de Pedro. “Sobre ti edificaré mi Iglesia”, le dijo El, “A ti te daré las llaves”, no a la Iglesia. “Todo lo que atares o desatares”, etc. Y no todo lo que ataren o desataren…Por consiguiente, el poder de atar o desatar, concedido a Pedro, no tiene nada que ver con la remisión de los pecados capitales cometidos por los fieles…Este poder, en efecto, de acuerdo con la persona de Pedro, no debía pertenecer mas que a los hombres espirituales, bien sea apóstol, bien sea profeta”

 

 “¿Quién, pues, de mente sana puede creer que ignoraron algo aquellos que el Señor dio como maestros, manteniéndolos inseparables en su comitiva, en su discipulado, en su convivencia, a quienes exponía aparte todas las cosas oscuras, diciéndoles que a ellos era dado conocer aquellos misterios que al pueblo no era permitido entender? . ¿Se le ocultó algo a Pedro, que fue llamado piedra de la Iglesia que iba a ser edificada, que obtuvo las llaves del reino de los cielos y la potestad de desatar y atar en los cielos y en la tierra?” (Oposición contra los herejes. Capítulo XXII.2-4) (Fuentes Patrísticas 14. Salvador Vicastillo. Editorial Ciudad Nueva. Pág. 215)

 

 

 

 

 

Clemente de Roma (Año 221)

 

"Sepa usted mi señor que Simón [Pedro], quien por el bien de la verdadera fe y la más segura fundamentación de su doctrina, fue separado para ser el cimiento de la Iglesia y para este fin fue Jesús mismo con su boca digna de verdad quien lo llamó Pedro"  (Carta Apócrifa de Clemente de Roma al Apóstol Santiago 2)

 

 “... [Simón Pedro dijo en Roma a Simón el Mago] por estar tú en directa oposición a mí, que soy una roca firme, el cimiento de la Iglesia..." (Homilías Clementinas 17:19 - 221D.C.)

 

San Hipólito (225 D.C.)

"Pedro, la Roca de la Iglesia..."(Hippolytus in S. Theophan, n. 9, Galland, ii. p. 494)

 

Orígenes de Alejandría (c. 185-c.254)

"Pedro, habiendo llegado a Roma, fue crucificado cabeza abajo, tal y como él había pedido"  (su Tercer "Comentario sobre Génesis", citado por Eusebio)

 

“Pero ¿quién es tan feliz que esté libre del peso de las tentaciones, de modo que ningún pensamiento de duda sorprenda su alma? Mira lo que el Señor dice al gran fundamento de la Iglesia, a aquella roca solidísima sobre la cual Cristo fundó la Iglesia: Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado?” (Homilías sobre el Exodo. XIII.44)

 

"Sobre él [Pedro] la Iglesia fue fundada en la Tierra" (Origen, Ep. ad.Rom. lib. v.c. 10, tom iv.)

 

"Pedro, sobre quien está edificada la Iglesia de Cristo, contra la que las puertas del infierno no prevalecerán." (Origen, T. iv. In Joan. Tom. v.)

 

- "Y Pedro, en quien se construye la Iglesia de Cristo, contra la cual las puertas del infierno no prevalecerán..."
(Comentario sobre Juan 5:3)

- “Mírenlo ( a Pedro), el gran fundamento de la Iglesia, la más sólida de las piedras, sobre la cual Cristo construyó la Iglesia (Mt 16, 18). ¿Y qué le dice nuestro Señor? ‘Oh, hombre de poca fe’, El dice, ‘¿por qué has dudado?’ (Mt 14, 31)”.
(Homilies on Exodus 5:4).


 

- "Él es verdaderamente el jefe del colegio apostólico, pues el poder supremo de las llaves que él solo ha recibido constituye en su favor una prerrogativa que lo coloca por encima y a la cabeza de los demás apóstoles, que media entre ellos y él una diferencia de excelencia, aunque con él participan del poder de atar y desatar" (In Matt XII, 10-14, 31; PG XIII, col. 996-1016.1018)

 

Cipriano de Cartago (c. 200- 258)

San Cipriano, en su epístola 52 describe Roma como el "sitio de Pedro"

 

"¿Se atreverían los herejes a acercarse a la misma silla de Pedro de la cual se deriva la fe apostólica y desde la cual no puede emanar error?” (Epistulæ 59 (55) 14)

Una sola Iglesia
(Sobre la unidad de la Iglesia Católica, 4-6)

I/UNA: Habló el Señor a Pedro de esta manera: Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno nada podrán contra Ella. Y te daré a ti las llaves del reino de los cielos, y lo que atares sobre la tierra será atado en el cielo, y lo que desatares sobre la tierra será también desatado en el cielo (Mt 16, 18-19). Otra vez, después de resucitado, le dijo: apacienta mis ovejas (Jn 21, 47). Edifica su Iglesia sobre uno solo y le ordena apacentar a sus ovejas. Y aunque después de resucitar otorga el mismo poder a todos los Apóstoles, cuando les dice: como el Padre me envió, así os envío Yo a vosotros; recibid el Espíritu Santo, y a quien perdonareis los pecados, le serán perdonados; mas a quienes se los retuviereis, les serán retenidos (Jn 20, 21-23); sin embargo, para manifestar la unidad estableció una sola cátedra, y con su autoridad decidió que el origen de la unidad estuviese en uno solo.

Cierto que los demás Apóstoles eran lo mismo que Pedro, y estaban dotados—como él—de la misma dignidad y poder; pero el principio nace de la unidad, y se le otorga el primado a Pedro para manifestar que es una la Iglesia y una la cátedra de Jesucristo. También son todos pastores y, a la vez, uno solo es el rebaño, que debe ser apacentado por todos los Apóstoles de común acuerdo, para mostrar que es única la Iglesia de Cristo.

Esta unidad de la Iglesia está prefigurada por la persona de Cristo en el Cantar de los Cantares, cuando el Espíritu Santo dice: una sola es mi paloma, mi hermosa, única es para su madre, la elegida de ella (Cant 6, 8). Quien no guarda esta unidad de la Iglesia, ¿piensa acaso que conserva la fe? Quien resiste obstinadamente a la Iglesia, quien abandona la cátedra de Pedro, sobre la que está cimentada la Iglesia, ¿puede confiar que se halla en la Iglesia? El santo Apóstol Pablo enseña esto mismo y declara el misterio de la unidad con estas palabras: un solo cuerpo y un solo espíritu, una sola esperanza de vuestra vocación, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios (Ef 4, 4-6).

Debemos mantener y defender con toda energía esta unidad, especialmente los obispos, que hemos sido puestos al frente de la Iglesia, para probar que el mismo episcopado es uno e indivisible. Nadie engañe con mentiras a los hermanos, nadie corrompa la pureza de la fe con una pérfida prevaricación. Como el episcopado es único, y cada uno participa de él por entero, así es única la Iglesia, que se extiende sobre muchos por el crecimiento de su fecundidad. Muchos son los rayos del sol, pero una sola es la luz; muchas son las ramas del árbol, pero uno solo es el tronco clavado en la tierra con fuerte raíz; y cuando de un solo manantial fluyen muchos arroyos, aunque aparezcan muchas corrientes desparramadas por la abundancia de las aguas, con todo una sola es la fuente en su origen. Si separas un rayo de la masa del sol, no subsiste la luz a causa de la separación; si cortas la rama del árbol, no podrá germinar la rama cortada; si atajas el arroyo aislándolo de la fuente, se secará. Del mismo modo la Iglesia del Señor esparce sus rayos, difundiendo la luz por todo el mundo; y esa luz que se esparce por todas partes es, sin embargo, una, y no se divide la unidad de su masa. Extiende sus ramos frondosamente por toda la tierra, y sus arroyos fluyen con abundancia en todas direcciones. Con todo, uno solo es el principio y la fuente, y una sola la madre exuberante de fecundidad. De su seno nacemos, con su leche nos alimentamos, de su espíritu vivimos.

La Esposa de Cristo no puede ser adúltera, pues es incorruptible y pura. Sólo una casa conoce, guarda la inviolabilidad de un solo tálamo con pudor casto. Ella nos conserva para Dios y destina para el reino a los hijos que ha engendrado. Todo el que se separa de la Iglesia se une a una adúltera, se aleja de sus promesas y no conseguirá las recompensas de Cristo. El que abandona la Iglesia de Cristo es un extraño, un profano, un enemigo. No puede tener a Dios por Padre quien no tiene a la Iglesia como Madre.

Otra versión "El Senor le dijo a Pedro: 'En verdad os digo,' dice, 'que tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia' . . . Sobre el [Pedro] el edifica la Iglesia, y a el le da el mandato de apacentar a las ovejas [Juan 21:17], y a pesar de que le asigna un poder similar a todos los apostoles, aun asi el fundo una unica sede [catedra], y establecio por su propia autoridad una fuente y una razon intrinseca para esa unidad. Desde luego, los otros tambien fueron lo que Pedro [i.e., apostoles], pero la primacia se le otorgo a Pedro, por lo que queda claro que hay solo una Iglesia y una sede. Del mismo modo tambien, [los apostoles] son pastores y el rebano es uno, alimentado por los apostoles en un mismo espiritu. Si alguno no se mantiene firme en esta unidad de Pedro, puede imaginarse que todavia sostiene la fe? Si desertara de la sede de Pedro sobre la que la Iglesia fue fundada, puede todavia confiar en que esta en la Iglesia?" (La Unidad de la Iglesia Catolica 4; 1ra edicion).

 

“El Señor le dijo a Pedro: Te digo (dijo Él) que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo, y lo que atases en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado en el cielo (Mateo 16:18-19). A él de nuevo, después de Su resurrección, le dice:, Alimenta mis ovejas. Sobre él siendo uno, edifica Su Iglesia; y aunque Él da a todos los Apóstoles un poder igual, y dice: Como mi Padre me envió, así también yo os envío; recibid el Espíritu Santo; a quienes les remitáis los pecados, les serán remitidos, y a quienes se los retengáis, les serán retenidos (Juan 20:21); - empero para manifestar unidad, Él por su propia autoridad ha colocado así la fuente de la misma unidad, como para comenzar de uno. Ciertamente los otros Apóstoles también eran lo que era Pedro, dotados de un igual compañerismo de honor y poder; pero se hace un comienzo desde la unidad, para que la Iglesia pueda presentarse como una; la cual una Iglesia, en el Cantar de los Cantares, el Espíritu Santo designa y nombra en la Persona de nuestro Señor: Mi paloma, Mi inmaculada, no es sino una; ella es la única de su madre, elegida de ella que la concibió (Cantares 9:6). (Sobre la unidad de la Iglesia 3-4) (ANF 5:672)

 

 

"Primero a Pedro, sobre quien Él edificó la Iglesia y a quien Él nominó para ese cargo y le mostró que la unidad florecería..."(Cyprian, Ep. lxxiiii ad Fubaian).

 

"Dios es uno, Cristo es uno y la Iglesia es una, y la Cátedra (silla/cargo) [de Pedro] es una por la Palabra del Señor, sobre esta Piedra..." (Cyprian, Ep. xl. ad Pleb).

 

"Pedro, también aquel a quien el Señor encomienda alimentar y guardar las ovejas, sobre quien Él puso el cimiento de la Iglesia..."(Cyprian, De Habitu Virg).

 

"Con un falso obispo elegido de entre ellos mismos por herejes, se atreven a echarse a la mar y traer cartas de cismáticos y blasfemos hasta la misma silla de Pedro y a la Iglesia Principal en la cual la unidad sacerdotal tiene su fuente; ni siquiera piensan que estos son Romanos, cuya fe fue elogiada y predicada por el Apóstol y entre los cuales no es posible que la perfidia tenga entrada"(De eccl. unit. 4 ss.) 

 

Otra versión                                                                                                                   Ellos no tuvieron bastante con apartarse del Evangelio, con arrancar a los herejes la esperanza del perdón y la penitencia, con apartar de todo sentimiento y fruto de penitencia a los enredados en robos, o manchados con adulterios, o contaminados con el funesto contagio de los sacrificios, de suerte que éstos ya no ruegan a Dios ni confiesan sus pecados en la Iglesia; no se contentaron con constituir fuera de la Iglesia y contra la Iglesia un conventículo de facción corrompida, al que pudieran acogerse la caterva de los que tienen mala conciencia y no quieren ni rogar a Dios ni hacer penitencia. Después de todo esto, todavía, habiéndose dado un falso obispo, creación de los herejes, han tenido la audacia de hacerse a la vela y de llevar cartas de parte de los cismáticos y profanos a la cátedra de Pedro, a la Iglesia principal de la que brotó la unidad del sacerdocio (ad ecclesiam principalem unde unitas sacerdotalis exorta est); y ni siquiera pensaron que aquellos son los mismos romanos cuya fe alabó el Apóstol cuando les predicó, a los que no debería tener acceso la perfidia. ¿Por qué fueron allá a anunciar que había sido creado un pseudo-obispo contra los obispos?
(Epist 59, 14.)

 “Ellos no tuvieron bastante con apartarse del Evangelio, con arrancar a los herejes la esperanza del perdón y la penitencia, con apartar de todo sentimiento y fruto de penitencia a los enredados en robos, o manchados con adulterios, o contaminados con el funesto contagio de los sacrificios, de suerte que éstos ya no ruegan a Dios ni confiesan sus pecados en la Iglesia; no se contentaron con constituir fuera de la Iglesia y contra la Iglesia un conventículo de facción corrompida, al que pudieran acogerse la caterva de los que tienen mala conciencia y no quieren ni rogar a Dios ni hacer penitencia. Después de todo esto, todavía, habiéndose dado un falso obispo, creación de los herejes, han tenido la audacia de hacerse a la vela y de llevar cartas de parte de los cismáticos y profanos a la cátedra de Pedro, a la Iglesia principal de la que brotó la unidad del sacerdocio; y nisiquiera pensaron que aquellos son los mismos romanos cuya fe alabó el Apóstol cuando les predicó, a los que no debería tener acceso la perfidia. ¿Por qué fueron allá a anunciar que había sido creado un pseudo-obispo contra los obispos? Porque, o se sienten satisfechos de lo que hicieron y con ello perseveran en su crimen, o se arrepienten y se retractan y ya saben adónde han de volver. Porque fue establecido por todos nosotros que es cosa a la vez razonable y justa que la causa de cada uno se trate allí donde se cometió el crimen y que cada uno de los pastores tenga adscrita una porción de la grey, que cada uno ha de regir y gobernar dando cuenta de sus actos al Señor. Por tanto, los que son nuestros súbditos, no han de andar de acá para allá, ni han de lacerar la coherente concordia de los obispos con su audacia astuta y engañosa, sino que han de defender su causa allí donde pueda haber acusadores y testigos de su crimen. A no ser que se crea que la autoridad de los obispos establecidos en África es demasiado pequeña para esos pocos desesperados y pervertidos”. (San Cipriano Epist 59, 14). Sobre la legitimidad de la apelación a Roma

“Nuestro Señor, cuyos preceptos y admoniciones debemos observar, describiendo el honor de un obispo y el orden de Su Iglesia, habla en el Evangelio, y le dice a Pedro: «Te digo a ti, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo, y lo que atases en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado en el cielo». De aquí, a través de los cambios de tiempos y sucesiones, el ordenamiento de los obispos y el plan de la Iglesia fluye hacia delante; de modo que la Iglesia está fundada sobre los obispos, y cada acto de la Iglesia está controlado por estos mismos gobernantes.” (Epístolas 26:1) (ANF 5:305)

“Y el Señor también en el Evangelio, cuando los discípulos lo abandonaron mientras él hablaba, tornándose hacia los doce, dijo «¿también vosotros os iréis?»; entonces Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes la palabra de vida eterna; y creemos, y estamos seguros, de que eres el Hijo del Dios viviente».  Aquí habla Pedro, sobre quien la Iglesia había de ser edificada, enseñando y mostrando en el nombre de la Iglesia, que aunque una rebelde y arrogante multitud de aquellos que no oirían ni obedecerían pudiera apartarse, aun así la Iglesia no se apartará de Cristo; y son la Iglesia quienes forman un pueblo unido al sacerdote, y el rebaño que se adhiere a su pastor.” (Epístolas 68:8)  (ANF 5:374)

- “Estar en comunión con Cornelio (Papa) es estar en comunión con la Iglesia católica.” (Ep 55, Nº1)

 

Firmiliano de Cesarea (Año 269)

- “... la insensatez de (el Papa) Esteban, de aquel que presume de su lugar en el episcopado, y afirma que tiene la sucesión de Pedro, sobre quien fue puesto el fundamento de la Iglesia...”
(Epistle To Cyprian, Ep 75(74):17)

 

Poema contra los marcionitas, autor desconocido, año 267:
"En esta silla, en la cual él se había sentado, Pedro en la poderosa Roma mandó a Lino, el primer elegido, que se sentara"

 

 

Afraates el Sirio (principios del siglo IV)

 

- “el jefe de los apóstoles...el Señor lo aceptó, lo colocó como fundación, lo llamó la roca y estructura de la Iglesia.”
(Homilia De Paenitentibus 7:15)

 

Ambrosiaster (siglo IV)

 

- Es claramente un hecho que él (Pablo) estaría ansioso de ver a Pedro; porque él era el primero entre los apóstoles, y fue encargado por el Salvador del cuidado de las iglesias. (Comentario a Gálatas, PL 17:344)

 

 

 

 

 

Eusebio de Cesarea (c. 260-340)


"Víctor fue el decimotercer obispo de Roma desde Pedro" ("El pequeño laberinto",  citado por Eusebio)


"El apóstol Pedro, después de que hubo establecido la Iglesia en Antioquia, fue mandado a Roma, donde permaneció como obispo de la ciudad..." ("La Crónica")

 

II.14. Simón [el mago] fue e padre de todo este mal. Sin embargo, los apóstoles inspirados de nuestro Salvador rápidamente extinguieron las llamas del Maligno antes que pudieran extenderse, y en aquellos días de los apóstoles no prosperó ninguna conjura de Simón ni de ninguno de sus coetáneos. Después que los crímenes del impostor fueron denunciados en Judea por el apóstol Pedro, huyó rápidamente de oriente a occidente para poder vivir como mejor le pareciera. Al llegar a Roma consiguió tal éxito que los ciudadanos levantaron esta estatua y lo honraron como un dios. Pero este éxito fue breve. Persiguiéndole los talones en el mismo reinado de Claudio, una Providencia llena de gracia envió a Roma al grande y poderoso Pedro, escogido por sus méritos como guía de los otros apóstoles. Como un noble capitán de Dios, él 15. Proclamaba el Evangelio de la luz y l Palabra que salva las almas. Con esta Palabra divina, el poder de Simón quedó apagado y destruido inmediatamente, junto con el hombre mismo. Los oyentes de Pedro, no satisfechos con oírle una sola vez, ni con la enseñanza no escrita del mensaje divino, rogaron a Marcos, cuyo evangelio poseemos, para que les dejase un sumario escrito de la enseñanza que habían recibido verbalmente, por cuanto era seguidor de Pedro. Y no dejaron de insistir hasta que lo persuadieron y así originaron la redacción de lo que se llama el Evangelio según San Marcos. Se dice que el apóstol se gozó con el entusiasmo de ellos y que aprobó la lectura del libro en las iglesias. Clemente cita la historia en Bosquejos, libro 6, y el obispo Papías de Hierápolis la corrobora. También observa éste último que Pedro menciona a Marcos en su primera epístola, y que la redactó en Roma, lo cual dicen ellos, él mismo lo indica cuando se refiere a la ciudad en sentido figurado como Babilonia con esas palabras: “Vuestra Iglesia hermana en Babilonia, escogida juntamente con vosotros, os saluda; y también mi hijo Marcos [1 Pedro 5,13] (Historia Eclesiástica, por Eusebio de Cesárea. Libro II.14. Simón el mago y Pedro) (Tomado de Eusebio. Historia de la Iglesia. Paul L. Maier. Pág. 72)

Fuentes extra bíblicas sobre el uso de babilonia para referirse a Roma, los Oráculos Sibilinos (5,159f), el Apocalipsis de Baruc (2,1) y 4 Esdras (3,1).

II.25…Se cuenta que durante su reinado [de Nerón] Pablo fue decapitado en la misma Roma, y que Pedro fue también crucificado, y los cementerios allá designados por los nombres de Pedro y Pablo confirman este registro. También lo confirma un clérigo llamado Cayo, que vivió cuando Ceferino era obispo de Roma. En una disputa contra Proclo, cabecilla de la secta frigia [montanistas], Cayo dice lo siguiente acerca de los lugares donde yacen los sagrados restos de los apóstoles en cuestión:

Puedo señalarte los trofeos de los apóstoles. Si vas al Vaticano o a la Vía de Ostia, encontrarás los trofeos de aquellos que fundaron esta Iglesia”.

Y que fueron ambos martirizados al mismo tiempo lo afirma Dionisio, obispo de Corinto, en una carta escrita a los Romanos.

Por vuestro gran consejo habéis ligado lo que ha crecido de la semilla que Pedro y Pablo sembraron entre los romanos y los corintios. Porque los dos sembraron en nuestra Corinto y nos instruyeron juntos; también en Italia enseñaron juntos en el mismo lugar y fueron martirizados al mismo tiempo. (Historia Eclesiástica, por Eusebio de Cesárea. Libro II.25. La persecución de Nerón en la que murieron Pedro y Pablo) (Tomado de Eusebio. Historia de la Iglesia. Paul L. Maier. Pág. 85)

 “…Parece que Pedro predicó a los judíos de la diáspora en el Ponto, Galacia, Bitinia, Capadocia y Asia. Finalmente, acudió a Roma y fue crucificado cabeza abajo por propia petición. ¿Qué más se necesita decir de Pablo, que proclamó el Evangelio desde Jerusalén hasta el Ilírico, y que posteriormente fue martirizado en Roma bajo Nerón? Esto es dicho específicamente por Orígenes en el volumen 3 de su Comentario sobre Génesis.

2. Después de los martirios de Pablo y Pedro, el primero en ser designado obispo de Roma fue Lino. Pablo lo menciona al escribir a Timoteo desde Roma, en la salutación que da al final de la epístola [2 Timoteo 4,21] (Historia Eclesiástica, por Eusebio de Cesárea. Libro III.1-2. Destinos y escritos apostólicos.) (Tomado de Eusebio. Historia de la Iglesia. Paul L. Maier. Pág. 93)

 

…Para este tiempo, Clemente seguía siendo guía de la Iglesia en Roma, también el tercero en la lista de obispos en Roma que fueron después de Pablo y Pedro: Lino el primero, y Anacleto el segundo. (Historia Eclesiástica, por Eusebio de Cesárea. Libro III.21. Destinos y escritos apostólicos.) (Tomado de Eusebio. Historia de la Iglesia. Paul L. Maier. Pág. 109)

 

 …Pretenden que todos sus predecesores y los mismos apóstoles enseñaron como ellos y que la verdadera enseñanza fue preservada hasta la época de Víctor, el decimotercer obispo de Roma después de Pedro… (Historia Eclesiástica, por Eusebio de Cesárea. Libro V.28. Las herejías de Artemón y de Teodoto..) (Tomado de Eusebio. Historia de la Iglesia. Paul L. Maier. Pág. 201)

-“Y Pedro, sobre quien la Iglesia de Cristo fue construida, contra quien las puertas del infierno no prevalecerán”.
(Historia Eclesiástica, 6:25)

“… Pedro, el más grande y más fuerte de todos los apóstoles, y aquel que por su virtud fue el portavoz de todos los demás…”
(Historia Eclesiástica, 2:14)

 

Pedro de Alejandría (año 306)
"Pedro, el primero entre los apóstoles, habiendo sido detenido y puesto en prisión donde fue tratado ignominiosamente, finalmente fue crucificado en Roma" (Penitencia, canon 9)

 

 

Lactancio (Año 318)

"Sus Apóstoles eran en ese tiempo once en número, a los cuales se agregó a Matías, en el lugar de Judas el traidor, y enseguida Pablo. Después se dispersaron a través de toda la tierra a predicar el Evangelio, como el Señor su Maestro les había ordenado; y durante veinte y cinco años, y hasta los comienzos del reino del Emperador Nero, ellos se ocuparon de asentar los cimientos de la Iglesia en cada provincia y ciudad. Y mientras Nero reinaba, el Apóstol Pedro vino a Roma, y, a través del poder de Dios comprometido en él, realizó ciertos milagros, y, al volverse muchos a la verdadera religión, edificó un templo fiel y estable al Señor. Cuando Nero escuchó estas cosas, y observó que no sólo en Roma, pero en todas partes, una gran multitud se rebelaba diariamente a la adoración de ídolos, y, condenando sus caminos viejos, iban a la nueva religión, él, un odiado y pernicioso tirano, saltó adelante para arrasar el angélico templo y destruir la verdadera fe. El fué el primero en perseguir a los siervos de Dios; él crucificó a Pedro, y asesinó a Pablo: él no se escapó con impunidad, pues Dios vió la aflicción de Su gente, y por lo tanto el tirano, despojado de autoridad, y precipitado desde lo alto del imperio, de repente desapareció, e incluso el lugar de entierro de esa perniciosa bestia salvaje no se vió en ninguna parte". (La muerte de los perseguidores, Capitulo II)

 

SAN JULIO I (Año 337-352)

 (22)...Y si absolutamente, como decís, había alguna culpa contra ellos, había que haber celebrado el juicio conforme a la regla eclesiástica y no de esa manera. Se nos debió escribir a todos nosotros, a fin de que así por todos se hubiera determinado lo justo puesto que eran obispos los que padecían, y padecían no iglesias cualesquiera, sino aquellas que los mismos Apóstoles por sí mismos gobernaron. ¿Y por qué no había que escribirnos precisamente sobre la Iglesia de Alejandría? ¿Es que ignoráis que ha sido costumbre escribirnos primero a nosotros y así determinar desde aquí lo justo? Así, pues, ciertamente, si alguna sospecha había contra el obispo de ahí, había que haberlo escrito a la Iglesia de aquí. (De la carta  a los antioquenos)

 

CONCILIO DE SARDICA  (Año 343-344)

               [Versión sobre el texto auténtico latino]

Can. 3 [Isid. 4]. Osio obispo dijo: También esto, que un obispo no pase de su provincia a otra provincia donde hay obispos, a no ser que fuere invitado por sus hermanos, no sea que parezca que cerramos la puerta de la caridad. —También ha de proveerse otro punto: Si acaso en alguna provincia un obispo tuviere pleito contra otro obispo hermano suyo, que ninguno de ellos llame obispos de otra provincia. —Y si algún obispo hubiere sido juzgado en alguna causa y cree tener buena causa para que el juicio se renueve, si a vosotros place, honremos la memoria del santísimo Apóstol Pedro: por aquellos que examinaron la causa o por los obispos que moran en la provincia próxima, escríbase al obispo de Roma; y si él juzgare que ha de renovarse el juicio, renuévese y señale jueces. Mas si probare que la causa es tal que no debe refregarse lo que se ha hecho, lo que él decretare quedará confirmado. ¿Place esto a todos? El Concilio respondió afirmativamente.

(Isid. 5) El obispo Gaudencio dijo: Si os place, a esta sentencia que habéis emitido, llena de santidad, hay que añadir: Cuando algún obispo hubiere sido depuesto por juicio de los obispos que moran en los lugares vecinos y proclamare que su negocio ha de tratarse en la ciudad de Roma, no se ordene en absoluto otro obispo en la misma cátedra después de la apelación de aquel cuya deposición está en entredicho, mientras la causa no hubiere sido determinada por el juicio del obispo de Roma.

[Can. 3 b] (Isid. 6) El obispo Osio dijo: Plugo también que si un obispo hubiere sido acusado y le hubieren juzgado los obispos de su misma región reunidos y le hubieren depuesto de su dignidad y, al parecer, hubiere apelado y hubiere recurrido al beatísimo obispo de la Iglesia Romana, y éste le quisiere oír y juzgare justo que se renueve el examen; que se digne escribir a los obispos que están en la provincia limítrofe y cercana que ellos mismos lo investiguen todo diligentemente y definan conforme a la fe de la verdad. Y si el que ruega que su causa se oiga nuevamente y con sus ruegos moviere al obispo romano a que de su lado envíe un presbítero, estará en la potestad del obispo hacer lo que quiera o estime: y si decretare que deben ser enviados quienes juzguen presentes con los obispos, teniendo la autoridad de quien los envió, estará en su albedrío. Mas si creyere que bastan los obispos para poner término a un asunto, haga lo que en su consejo sapientísimo juzgare.

[De la Carta Quod Semper, en que el Concilio transmitió las Actas a San Julio]

Porque parecerá muy bueno y muy conveniente que de cualesquiera provincias acudan los sacerdotes a su cabeza, es decir, a la sede de Pedro Apóstol.

 

 

Hilario de Poitiers (c. 315-367)

"Bendito Simón, quien después de su confesión del Misterio, fue puesto para ser el cimiento-piedra de la Iglesia y recibió las Llaves del Reino".(Hilary,De Trinitate, 6:20).

 

Otra versión

“El bienaventurado Simón, quien después de su confesión del misterio fue colocado como piedra fundacional de la Iglesia, y recibió las llaves del Reino...”
(Sobre la Trinidad, 6:20)

 

"Pedro, el primer confesor del Hijo de Dios, el Cimiento de la Iglesia, ..." (Hilary, Tract in Ps. cxxxi.)

 

"Y en verdad la confesión de Pedro le obtuvo una valiosa recompensa...oh! En su designaciòn por un nombre nuevo, Feliz Cimiento de la Iglesia y Roca valiosa del edificio destinado a destruir las leyes infernales de las puertas del infierno." (Hilary, Comm. in Matt. c. xvi.)

 

Basilio el Grande (330-379)

Y la casa de Dios, ubicada en los picos de las montañas, es la Iglesia según la opinión del Apóstol. Pues él dice que uno debe saber «cómo comportarse en la casa de Dios». Ahora, los fundamentos de esta Iglesia están sobre las montañas sagradas, ya que está construida sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Una de estas montañas era ciertamente Pedro, sobre la cual roca el Señor prometió construir su Iglesia. Verdaderamente por cierto y por el mayor derecho son las almas sublimes y elevadas, almas que se elevan sobre las cosas terrenales, llamadas «montañas». El alma del bendito Pedro fue llamada una alta roca porque él tenía un fuerte asidero en la fe y soportó constante y valientemente los golpes inflingidos por las tentaciones. Todos, por tanto, quienes han adquirido un entendimiento de la divinidad – por causa de la amplitud de la mente y de aquellas acciones que proceden de ella- son los picos de las montañas, y sobre ellos se edifica la casa de Dios. (Comentario sobre el Profeta Isaías, 2:66) (PG 30:233)

Otra versión

"La Casa de Dios, que es la Iglesia del Dios Viviente, los cimientos de la cual son las Santas Montañas porque ha sido edificada sobre los Apóstoles y los profetas. Una de esas montañas fue Pedro, la Roca sobre la cual el Señor prometió edificar su Iglesia". (Basil, T. i. Comment. in Esai. c. ii.).

 

"El alma del bienaventurado Pedro era llamada una piedra excelsa..." (Basil, Sermon 1 De Fide I.13).

 

 

Gregorio Nazianzeno (Año 370 D.C.):

"Mira que de entre los discípulos de Cristo, todos quienes fueron grandes y merecedores de elección uno es el llamado "Roca" a quien le fue confiado el cimiento de la Iglesia". “(Gregory Naz., T. i or xxxii).

 

"Pedro, el Jefe de los discípulos, el era una Roca... (Gregory Naz., T.ii.)

 

“... [Pedro], aquella roca sin quebraduras que posee las llaves..." (Gregory Naz., Sect. ii Poem Moral. tom. ii.)

 

Gregorio de Nisa (c. 330-c. 395)

"Pedro, con el total de su alma, se asocia con el Cordero y por medio del cambio de su nombre es cambiado por el Señor en alguien más cercano a la divinidad. En lugar de Simón, siendo llamado y habiendo devenido en una Roca, el gran Pedro no avanzó de a poquito para obtener esta gracia, sino de una vez después de haber escuchado a su hermano Andrés creyó en el Cordero y fue por medio de la fe que se perfeccionó y habiéndose pegado a La Roca devino él mismo en Pedro." (Gregory of Nyssa, T. i. Hom. xv. in C. Cantic).

 

"Pedro...que roca más firme sobre la que el Señor edificó su Iglesia". (Gregory of Nyssa, Alt. Or. De. S. Steph.)

 

“La memoria de Pedro, el cual es la cabeza de los apóstoles... es la más sólida y firme roca, sobre la cual el Salvador construyó la Iglesia.”
(Panegyric on St. Stephen,3)

 

Ambrosio de Milán (c. 337-397)

"Pedro es llamado la Roca porque, como una roca inamovible, él sostiene y unifica la masa entera del edificio cristiano". (Ambrose, Sermon 4).

 

"Cristo es la Roca, "porque ellos bebieron de la Roca espiritual que fluyó y a quien seguían y esa Roca era Cristo". Y Él no se negó a favorecer con este título incluso a uno de sus discípulos aunque fuera muy poderoso ser "Pedro" quien tenía de La Roca una sólida y consistente fe firme". (Ambrose, Expos. in Luc.).

 

"[Cristo] respondió: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia...¿ No podrá entonces Él fortalecer la fe del hombre a quien actuando con su propia autoridad le dio el reino y a quien llamó la roca declarándolo así cimiento de la Iglesia?" (The Faith 4:5 o La Fe 4:5 [379 D.C.]).

 

Otra versión

- Aquel, pues, a quien, designado como fundamento de la Iglesia, quiere que sea columna de la fe. Pues que de su propia autoridad le dio el reino, no podía afirmar su fe de otro modo que llamándole Piedra y designándole como el fundamento que debía afirmar su Iglesia.
(De fide IV n.56)

 

"Es a Pedro que Él le dice: "Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia. Donde está Pedro, está la Iglesia y donde la Iglesia está no hay muerte sino Vida Eterna". (Commentary on Twelve Psalms of David 40:30).

 

Si el Señor pregunta lo que no le ofrece duda, no quiere, indudablemente, instruirse, sino instruir a quien, a punto de subir al cielo, nos dejaba por Vicario de su amor... Y porque sólo entre todos Pedro profesaba este amor, es puesto a la cabeza de los más perfectos para gobernarlos, por ser él mismo más perfecto.
(Exposit. in evang. sec. Luc. X n.175-176.)

 

Efrén de Siria (Año 350-370 D.C.)

"Simón mi seguidor, te he hecho el cimiento de la Santa Iglesia. Temprano te he llamado Pedro porque tu soportarás toda su edificación. Tú eres el inspector de aquellos quienes edificarán en la Tierra una Iglesia para Mi. Si ellos desearan edificar algo falso, tú, el cimiento, los condenarás. Tú eres la cabeza y la fuente de la que manan todas mis enseñanzas." (Ephraem, Homilies 4:1 o Homilías 4:1).

 

Otra versión

- “(Jesús dijo Simón, mi discípulo, yo te he hecho fundamento de la santa Iglesia. En su momento te he llamado Pedro, porque tu sostendrás todas sus construcciones. Tú eres el inspector de aquellos que construirán en la Tierra una Iglesia para mí. Si ellos deseasen construir lo que es falso, tú, el fundamento, los condenarás. Tú eres la cabeza de la fuente de la cual brotan mis enseñanzas. Tú eres el jefe de mis discípulos. A través de ti yo daré de beber a todas las gentes. Tuya es aquella dulzura vivificante que yo dispenso. Te he elegido para ser, si así fuera, el primogénito en mi institución, de modo que, como el heredero, tú debes ser el administrador de mis tesoros. Yo te he dado las llaves del Reino de los Cielos. He aquí que te he dado autoridad sobre todos mis tesoros”
(Homilies 4:1 [A.D. 351]).

 

Otra versión

"[Jesús dijo:] Simón, mi seguidor, yo te hecho fundamento de la Santa Iglesia. Te he llamado Pedro, porque tu soportaras todos sus edificios. Eres el inspector de aquellos que construirán una Iglesia en la Tierra para mí. Si ellos quisiesen construir lo que es falso, tú, el fundamento, los condenaras. Eres la cabeza de la fuente de la cual mi enseñanza fluye; eres el jefe de mis discípulos. A través de ti daré de beber a todos los pueblos. Tuya es esa dulzura dadora de vida que yo dispenso. Te he elegido a ti para ser, por así decirlo, el primogénito en mi institución de modo tal que, como el heredero, puedas ser administrador de mis tesoros. Te he entregado las llaves de mi reino. Mira, te he dado autoridad sobre todos mis tesoros" (Homilías 4:1).

 

"Pedro, quien fuera llamado Kephas, el que fuera capturado en la costa del mar y aquel quien recibiera el testamento del gran Pastor que "sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia". (Ephraem T. iiii. Gr. De Sacred).

 

 

"Que Roca Él ha puesto que Satán tropezará sobre ella; por otro lado, Satán desearía poner esta Roca en el camino del Señor para que sea Él quien tropiece sobre ella cuando Pedro dice: "lejos sea esto de Ti, Señor" [Mt. 16,22-23] (Ephraem,Sermo de Transfig. Dom., Sec. IV).

 

Cirilo de Jerusalén (Año 363 D.C.):

"Nuestro Señor Jesucristo entonces se hizo hombre, pero para muchos no era conocido. Pero deseando enseñar lo que no era conocido reunió a sus discípulos y les preguntó ¿Quién dicen ustedes que soy Yo?... Y todos quedaron en silencio porque esto estaba más allá del conocimiento humano, Pedro el primero de los apóstoles, el heraldo en jefe de la Iglesia sin usar palabras propias pero teniendo en mente lo que le iluminara el Padre le dijo: "Tú eres el Cristo" y no simplemente eso sino también: "el Hijo del Dios Viviente" y una bendición siguió a sus palabras (...) "y sobre esta Piedra fundaré mi Iglesia".(Cyril, Catech, xi. n. 3).

 

"Él le dijo a Pedro: "Y sobre esta Roca edificaré mi Iglesia". (Cyril,Catechetical Lectures, 18:25).

 

Optato De Mileve, (367 - 387 D.C.)

"No puedes negar que sabes que en la ciudad de Roma la silla episcopal fue dada primeramente a Pedro, la silla en la que Pedro se sentó aquel quien era la cabeza -por lo que también era llamado Cephas ("Roca")- de todos los apóstoles, la única silla en la que la unidad es mantenida para todos". (The Schism of the Donatists 2:2 [367D.C.]).


- Tú sabes muy bien —escribe—, tú no puedes negarlo, que es a Pedro el primero a quien ha sido conferida la Cátedra episcopal en la ciudad de Roma; es en la que está sentado el jefe de los apóstoles, Pedro, que por esto ha sido llamado Cefas. En esta Cátedra única es en la que todos debían guardar la unidad, a fin de que los demás apóstoles no pudiesen atribuírsela cada uno en su Sede, y que fuera en adelante cismático y prevaricador quien elevara otra Cátedra contra esta Cátedra única.
(De schismate donatistarum II)

- Te daré las llaves del reino de los cielos, y las puertas del infierno no triunfarán jamás de ellas. ¿Cómo, pues, tratáis de atribuiros las llaves del reino de los cielos, vosotros que combatís la cátedra de Pedro?
(De schismate donatistarum II)

- Ustedes no pueden negar que están concientes que en la ciudad de Roma la cátedra episcopal fue dad primero a Pedro, la cátedra en la que se sentó Pedro, el mismo que fue la cabeza – es por esto que también fue llamado Cefas (“Piedra”) – de todos los apóstoles, la única cátedra en la cual la unidad es mantenida por todos.
(The Schism of the Donatists 2:2 [A.D. 367]).

 

Epifanio de Salamis (c. 315-403)

"Bendito Pedro, quien por un momento negó al Señor, Pedro que fuera Jefe de los Apóstoles, aquel que devino verdaderamente en Roca Firme para nosotros sobre la que está cimentada la fe en el Señor; Roca sobre la que la Iglesia está cimentada en toda manera." (Epiphanius, Adv. Haeres).

 

"Santos hombres son por ende llamados "templo de Dios" porque el Espíritu Santo mora en ellos; como ***Jefe de los Apóstoles***, testifica quien fuera hallado digno de la bendición del Señor porque el Padre se le había revelado...Era conveniente que el ***Primado de los Apóstoles***, aquella ***Roca Firme*** sobre la que la Iglesia de Dios está edificada y por la que las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella.Las "puertas del infierno" son las herejías y los herejes... Porque en toda forma, la fe confirmó a aquel que recibió las Llaves del Cielo, quien ata y desata en la Tierra y el Cielo. Porque en é l todas las cuestiones sutiles de fe son encontradas...y Él escuchó del mismo Dios: Pedro "alimenta mis corderos" ***a él fue encomendado el rebaño*** y él ***lidera de una manera admirable en el poder de Su Maestro*** (Epiphanius, T. ii. in Anchor., 9).

 

- “El primero de los apóstoles, la roca sólida sobre la cual la Iglesia fue construida.” (In Ancorat , 9:6)

 

SAN SIRICIO   (Año 384-398)

... No negamos la conveniente respuesta a tu consulta, pues en consideración de nuestro deber no tenemos posibilidad de desatender ni callar, nosotros a quienes incumbe celo mayor que a todos por la religión cristiana. Llevamos los pesos de todos los que están cargados; o, más bien, en nosotros los lleva el bienaventurado Pedro Apóstol que, como confiamos, nos protege y defiende en todo como herederos de su administración. (De la Carta 1 Directa ad decessorem, a Himerio, obispo de Tarragona, de 10 de febrero de 385)

 

Asterio del Ponto (Año 387 D.C.):

"Pedro no partió sin paga ni recompensa sino que fue declarado "bienaventurado" porque fue realmente bendecido y llamado "la Roca de la fe, el cimiento y la subestructura de la Iglesia de Dios". (Ambrose, Hom. in Apost. Pet. et Paul, tom ii.).

 

San Asterio de Amasea (Año 400)
- Para mostrar su poder, Dios no dotó a ninguno de sus discípulos con dones como lo hizo con Pedro. Y habiéndolo elevado con dones celestiales, lo puso sobre todas las cosas. Así, como primer discípulo y el más grande entre los hermanos, y ha manifestado, según las Escrituras, el poder del Espíritu Santo. El primero en ser llamado, lo siguió de inmediato... El Salvador confió a este hombre, como un encargo especial, toda la Iglesia universal, después de haberle preguntado tres veces: ¿Me amas? Y recibió el mundo como encargo...”
(Homily 8)

 

Juan Crisóstomo (c. 347-407)

"...y cuando nombro a Pedro, nombro a la Roca irrompible, el cimiento firme, el Gran Apóstol, el Primero de los discípulos"... (Chrysostom, T. ii. Hom. iii. de Paednit).

 

- "Pedro, esa cabeza de los Apóstoles, la primera en la Iglesia, el amigo de Cristo que recibió la revelación no del hombre sino del Padre... este Pedro, y cuando yo digo Pedro, yo quiero decir ESA ROCA IRROMPIBLE, el fundamento inconmovible, el gran Apóstol, el primero de los discípulos, el que primero llamó, el primero en obedecer"
(De Eleemosyna, 3:4)

 

"Pedro, el jefe del coro, la boca del resto de los apóstoles, la cabeza de la hermandad, ese sentado sobre el universo entero, el cimiento de la Iglesia". (Chrysostom, In illud. hoc Scitote).

 

"Pedro, aquel Pilar de la Iglesia, el sostén de la fe, el cimiento de la confesión". (Chrysostom, T. iii. Hom. de Dec. Mill.Talent)

 

- Porque era el principal entre los apóstoles, como la boca de los demás discípulos y el jefe del cuerpo apostólico.  (Hom.88 in Ioann. n.1.)

 

- Era el principal entre los apóstoles, era como la boca de los otros discípulos y la cabeza del cuerpo apostólico... Jesús, al decirle que debe tener en adelante confianza, porque la mancha de su negación está ya borrada, le confía el gobierno de sus hermanos. Si tú me amas, sé jefe de tus hermanos.
(Hom. 88 in Ioann. n.1.)

 

San Panciano de Barcelona (finales s. IV)

- Es a Pedro a quien el Señor habló; a uno solo, a fin de fundar la unidad por uno solo.
(Epist. 3 ad Sempronium n.11)

 

Papa Dámaso I (Año 382)

"Del mismo modo se decreta. . . que debe anunciarse que . . . la santa Iglesia Romana ha sido puesta al frente no por decisiones conciliares de otras iglesias, sino que recibio la primacia por la voz evangelica de nuestro Senor y Salvador, que dice: 'Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevaleceran sobre ella; y a ti te dare las llaves del reino de los cielos. . . ' [Mt 16:18-19]. La primera sede, por lo tanto, es la de Pedro el apostol, la de la Iglesia Romana, que no tiene mancha ni defecto ni cosa parecida." (Decreto de Damaso 3).

 

Jerónimo (342-420)

"Cristo no es el único en ser la Roca porque Él le entregó al apóstol Pedro el honor de ser llamado "la Roca". (Jerome, Comm. on Jerimias 3:65).

 

"Simon Pedro, hijo de Juan, del pueblo de Betsaida en la provincia de Galilea, hermano de Andres el apostol, y jefe el mismo de los apostoles, despues de haber sido obispo de la Iglesia de Antioquia y haber predicado a la Diaspora . . . fue enviado a Roma en el ano segundo de Claudio para abatir a Simon el Mago, y mantuvo la sede sacerdotal alli por veinticinco anos hasta el final, esto es el decimocuarto ano de Neron. En sus manos recibio la corona del martirio siendo clavado a la cruz con la cabeza hacia el suelo y sus pies hacia lo alto, afirmando que no era digno de ser crucificado de la misma manera que su Senor" (Vidas de Hombres Ilustres 1).

 

Otra versión

"Pedro, después de ser obispo de Antioquía y de predicar a los creyentes en Ponto (la clara referencia del 1:1) … en el segundo año de Claudio fue a Roma para refutar a Simón el Mago, y por veinte años tuvo allí la silla episcopal, hasta el último año de Nerón, o sea el 14o. por el cual (Nerón) fue crucificado cabeza abajo, declarándose ser indigno de ser crucificado como su Señor, y fue enterrado en el Vaticano, cerca de la vía triunfal" (De Scriptorum Ecclesiasticorum, 1)

 

"¿Qué tiene que ver Pablo con Aristóteles? ¿O Pedro con Platón? Porque éste último fue el príncipe de los Apóstoles y Pedro el príncipe de los Apóstoles sobre el que la Iglesia del Señor fue sólidamente fundada y nada ni inundación ni tormenta pueden derribarla". (Jerome, Against the Pelagians 1:14a).

 

"Pero tú [Joviniano] dirás que la Iglesia fue fundada sobre Pedro. Bien, uno entre los doce es el elegido para ser la cabeza en orden a eliminar toda oportunidad de división". (Against Jovinian o Contra Joviniano 1:26 1:26 [393 D.C.]).

 

Otra version

"'Pero,' tu [Joviniano] diras, 'fue sobre Pedro que la Iglesia fue fundada' [Mt 16:18]. Bueno . . . uno de entre los doce fue elegido para ser su cabeza para evitar cualquier ocasion de división" (Contra Joviniano 1:26).

 

Si, entonces, el Apóstol Pedro, sobre quien el Señor ha fundado la Iglesia, ha dicho expresamente que la profecía y la promesa del Señor fueron entonces y allí cumplidas, ¿cómo podemos afirmar otro cumplimiento por nuestra cuenta?” (Epístola a Marcela  XLI, 2  (NPNF2  6:55)

 

He decidido consultar a la cátedra de Pedro, donde se encuentra esa fe que la boca de un apóstol ha ensalzado; vengo ahora a pedir alimento para mi alma allí, donde recibí el vestido de Cristo. No sigo otro primado sino el de Cristo; por esto me pongo en comunión con tu beatitud, es decir, con la cátedra de Pedro. Sé que sobre esta piedra está edificada la Iglesia («Las cartas» I, 15, 1-2).

 

- “Hablo al sucesor del Pescador y al discípulo de la Cruz... Estoy ligado por la comunión a Vuestra Beatitud, es decir, a la Cátedra de Pedro. Sé que sobre esa piedra se ha edificado la Iglesia.”
(Epist.15 ad Damasum n.2)

- “Si alguno está unido a la Cátedra romana de Pedro, ése es mi hombre.”
(Epist.16 ad Damasum n.2.)

 

 "Y preguntaba a sus discípulos diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?" (Mt. 16, 13). No dijo: "¿Quién dicen los hombres que soy yo?", sino "el Hijo del hombre", no fuera que pareciera preguntar con jactancia sobre sí mismo. Anotarás también que dondequiera que está escrito en el Antiguo Testamento "Hijo del hombre", en hebreo se pone "Hijo de Adán", y que lo que leemos en el salmo (4, 3): "Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo seréis duros de corazón?", en hebreo se dice "Hijos de Adán". Pulcramente pregunta: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?, porque los que hablan del Hijo del hombre son hombres, pero los que entienden su divinidad no son llamados "hombres", sino "dioses".
(...)
"Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro responde: Tú eres el Ungido, el Hijo de Dios vivo" (Mt. 16, 15-16). Presta
atención, lector juicioso, a que de lo que sigue y de las palabras textuales los apóstoles no son llamados, en modo alguno, "hombres" sino "dioses". Pues, como hubiese dicho: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?, añadió después: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Si aquellos, porque son hombres, opinan humanamente, vosotros, que sois dioses, quién creéis que soy yo? Pedro, en representación de todos los Apóstoles, confiesa: "Tú eres el Ungido, el Hijo de Dios vivo". Lo llama "Dios vivo" por comparación con aquellos dioses a los que se creía dioses pero que están muertos: designando a Saturno, Júpiter, Ceres, Líber, Hércules y demás portentos de ídolos.
"Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo ha revelado la carne ni la
sangre, sino mi Padre, que está en los cielos" (Mt. 16, 17). Corresponde Jesús al testimonio del Apóstol sobre Él. Pedro había dicho "Tú eres el Ungido, el Hijo de Dios vivo", y la confesión verdadera recibió su recompensa: "Bienaventurado eres, hijo de Jonás". ¿Por qué? Porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino que te lo ha revelado el Padre. Lo que la carne y la sangre no pudieron revelar fue revelado por la gracia del Espíritu Santo. Por tanto, de la confesión se saca, por suerte, la palabra de que la revelación es del Espíritu Santo, de quien ha de ser llamado hijo, ya que "Bar Iona" significa en nuestra lengua "hijo de la paloma". Otros sencillamente piensan que Simón, esto es Pedro, es "hijo de Juan", de acuerdo con la pregunta de otro lugar: "Simón de Juan, ¿me amas?" (Jn 21, 15), quien responde: "Señor, tú lo sabes", y pretenden que por falta reprensible de los copistas, en vez de Bar Iohanna, esto es "hijo de Juan", se escribió "Bar Iona", suprimiendo una sílaba. Pero "Iohanna" se interpreta "gracia del Señor". En efecto, uno y otro nombre pueden entenderse místicamente, con lo que "paloma" simboliza al Espíritu Santo y "gracia de Dios", el don espiritual. También aquello que dice: "Porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre", compáralo con la aseveración del Apóstol: "al instante, sin pedir consejo a la carne ni a la sangre" (Gál. 1, 16), significando ahí con la carne y la sangre a los judíos para que aquí también, con otro sentido, quede demostrado que a él también le fue revelado, no por la doctrina de los fariseos, sino por la gracia de Dios, que Cristo era el Hijo de Dios.
"Y yo te digo a ti". ¿Por qué es por lo que dice: "Y yo te digo a ti"? (Mt. 16, 18). Porque tú me has dicho: "Tú eres el Ungido, el Hijo de Dios vivo, también yo te digo a ti", no con la palabra vacía y carente de
eficacia, sino que digo: "digo a ti" porque mi haber dicho es haber hecho.
"Que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (16, 18). Como Él mismo dio
luz a los Apóstoles para que se les llamara "luz del mundo", y los demás nombres que fueron repartidos por el Señor, así también a Simón, que creía en Cristo como roca (2 Re 22, 2), se le da generosamente el nombre de "Piedro", y, según la metáfora de la voz "piedra", se le dice correctamente: Edificaré mi Iglesia sobre ti.
"Y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella" (Mt. 16, 18). Yo creo que las puertas del infierno son los vicios y los pecados o más seguramente las doctrinas de los herejes por las que, encadenados, los hombres son llevados al Tártaro. Así pues, nadie piense que se habla de la
muerte, es decir, que los Apóstoles no estuvieran sujetos a la servidumbre de la muerte, ya que se puede ver cómo resplandecen sus martirios.
"Y te daré las llaves del reino de los cielos y todo cuanto ates en
la tierra será atado también en los cielos y todo cuanto desates en la tierra será desatado también en los cielos" (Mt. 16, 19). Los obispos y presbíteros que no entienden bien este pasaje echan sobre sí algo del orgullo de los fariseos al creer que pueden condenar a los inocentes o absolver a los culpables, cuando ante el Señor no se busca la sentencia de los sacerdotes, sino la vida de los reos. Leemos en el Levítico (14, 2-32) sobre los leprosos, donde se les ordena que se presenten a los sacerdotes y, si tienen lepra, entonces que los declare leprosos el sacerdote, no para que los sacerdotes los hagan leprosos inmundos, sino para que se tenga conocimiento del leproso y del no leproso y se pueda discernir quién está limpio o quién es inmundo. Por tanto, lo mismo que ahí el sacerdote declara inmundo al leproso, así también aquí ata o desata el obispo y el presbítero no a quienes son inocentes o culpables, sino como deber suyo, cuando ha oído a los diversos pecadores, sabe el que debe ser atado y el que debe ser desatado. (Comentario a Mateo de San Jerónimo, Libro III, capítulo primero)

“Empero, aunque tu grandeza me aterra, tu amabilidad me atrae. Del sacerdote demando el cuidado de la víctima, del pastor la protección debida a las ovejas... Mis palabras son dirigidas al sucesor del pescador, al discípulo de la cruz. Así como no sigo a otro líder que a Cristo, no comulgo con otro que con vuestra bendición, esto es, con la cátedra de Pedro. ¡Pues esta, yo sé, es la roca sobre la cual se edifica la Iglesia! Esta es la sola casa donde el cordero pascual puede justamente ser comido. Esta es el arca de Noé, y quien no se encuentre en ella perecerá cuando prevalece el diluvio.”  (Carta al papa Dámaso, XV, 2)  (NPNF2  6:18)

 

Papa Inocencio I 408

"Al buscar las cosas de Dios . . . Uds han reconocido que todo juicio debe ser referido a nosotros [el papa], y han demostrado saber que se le debe a la Sede Apostolica [Roma], si todos los que estamos en esta posicion deseamos seguir al apostol mismo [Pedro] de quien este episcopado y toda la autoridad de este nombre han surgido" (Epístolas 29:1).

 

Otra version

(1) Al buscar las cosas de Dios... guardando los ejemplos de la antigua tradición... habéis fortalecido de modo verdadero... el vigor de vuestra religión, pues aprobasteis que debía el asunto remitirse a nuestro juicio, sabiendo qué es lo que se debe a la Sede Apostólica, como quiera que cuantos en este lugar estamos puestos, deseamos seguir al Apóstol de quien procede el episcopado mismo y toda la autoridad de este nombre. Siguiéndole a él, sabemos lo mismo condenar lo malo que aprobar lo laudable. Y, por lo menos, guardando por sacerdotal deber las instituciones de los Padres, no creéis deben ser conculcadas, pues ellos; no por humana, sino por divina sentencia decretaron que cualquier asunto que se tratara, aunque viniera de provincias separadas y remotas, no habían de considerarlo terminado hasta tanto llegara a noticia de esta Sede, a fin de que la decisión que fuere justa quedara confirmada con toda su autoridad y de aquí tomaran todas las Iglesias (como si las aguas todas vinieran de su fuente primera y por las diversas regiones del mundo entero manaran los puros arroyos de una fuente incorrupta) qué deben mandar, a quiénes deben lavar, y a quiénes, como manchados de cieno no limpiable ha de evitar el agua digna de cuerpos puros. (De la Carta 29 In requirendis, a los obispos africanos, de 27 de enero de 417)

 

SAN ZOSIMO  (Año 417-418)

 

Aun cuando la tradición de los Padres ha concedido tanta autoridad a la Sede Apostólica que nadie se atrevió a discutir su juicio y sí lo observó siempre por medio de los cánones y reglas, y la disciplina eclesiástica que aun vige ha tributado en sus leyes al nombre de Pedro, del que ella misma también desciende, la reverencia que le debe ;... así pues, siendo Pedro cabeza de tan grande autoridad v habiéndolo confirmado la adhesión de todos los mayores que la han seguido, de modo que la Iglesia romana está confirmada tanto por leyes humanas como divinas —y no se os oculta que nosotros regimos su puesto y tenemos también la potestad de su nombre, sino que lo sabéis muy bien, hermanos carísimos, y como sacerdotes lo debéis saber—; no obstante, teniendo nosotros tanta autoridad que nadie puede apelar de nuestra sentencia, nada hemos hecho que no lo hayamos hecho espontáneamente llegar por nuestras cartas a vuestra noticia... no porque ignoráramos qué debía hacerse, o porque hiciéramos algo que yendo contra el bien de la Iglesia había de desagradar... (De la Carta 12 Quamvis Patrum traditio a los obispos africanos, de 21 de marzo de 418)

 

SAN BONIFACIO I  (Año 418-422)

 

Por disposición del Señor, es competencia del bienaventurado Apóstol Pedro la misión recibida de Aquél, de tener cuidado de la Iglesia Universal. Y en efecto, Pedro sabe, por testimonio del Evangelio [Mt. 16, 18], que la Iglesia ha sido fundada sobre él. Y jamás su honor puede sentirse libre de responsabilidades por ser cosa cierta que el gobierno de aquélla está pendiente de sus decisiones. Todo ello justifica que nuestra atención se extienda hasta estos lugares de Oriente, que, en virtud de la misión a Nos encomendada, se hallan en cierto modo ante nuestros ojos... Lejos esté de los sacerdotes del Señor incurrir en el reproche de ponerse en contradicción con la doctrina de nuestros mayores, por intentar una nueva usurpación, reconociendo tener de modo especial por competidor aquel en quien Cristo depositó la plenitud del sacerdocio, y contra quien nadie podrá levantarse, so pena de no poder habitar en el reino de los cielos. A ti, dijo, te daré las llaves del reino de los cielos [Mt. 16, 19]. No entrará allí nadie sin la gracia de quien tiene las llaves. Tú eres Pedro, dijo, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia [M. 16, 18]. En consecuencia, quienquiera desee verse distinguido ante Dios con la dignidad sacerdotal —como a Dios se llega mediante la aceptación por parte de Pedro, en quien, es cierto, como antes hemos recordado, fue fundada la Iglesia de Dios— debe ser manso y humilde de corazón [Mt. 11, 29], no sea que el discípulo contumaz empiece a sufrir la pena de aquel doctor cuya soberbia ha imitado...

Ya que la ocasión lo pide, repasad, si os place, las sanciones de los cánones, hallaréis cuál es, después de la Iglesia Romana, la segunda iglesia; cuál, la tercera. Con ello aparece distintamente el orden de gobierno de la Iglesia: los pontífices de las demás iglesias, reconocen que, no obstante..., forman parte de una misma Iglesia y de un mismo sacerdocio, y que una y otro, sin menoscabo de la caridad, deben sujeción según la disciplina eclesiástica. Y, en verdad, esta sentencia de los cánones viene durando desde la antigüedad y, con el favor de Cristo, perdura en nuestros días. Nadie osó jamás poner sus manos sobre el que es Cabeza de los Apóstoles, y a cuyo juicio no es licito poner resistencia; nadie jamás se levantó contra él, sino quien quiso hacerse reo de juicio. Las antedichas grandes iglesias... conservan por los cánones sus dignidades: la de Alejandría y la de Antioquía [cf. 163 y 436] las tienen reconocidas por derecho eclesiástico. Guardan, decimos, lo establecido por nuestros mayores.... siendo deferentes en todo y recibiendo, en cambio, aquella gracia que ellos, en el Señor, que es nuestra paz, reconocen debernos. Pero, ya que las circunstancias lo piden, hay que probar, con documentos, que las grandes iglesias orientales, en los grandes problemas en que es necesario mayor discernimiento, consultaron siempre la Sede Romana, y cuantas veces la necesidad lo exigió recabaron el auxilio de ésta. Atanasio y Pedro, sacerdotes de santa memoria pertenecientes a la iglesia de Alejandría, reclamaron el auxilio de esta Sede. Como durante mucho tiempo la iglesia de Antioquía se hallara en apurada situación, de suerte que por razón de ello a menudo surgían de allí agitaciones, es sabido que, primero bajo Melecio y luego bajo Flaviano, acudieron a consultar la Sede Apostólica. Con referencia a la autoridad de ésta, después de lo mucho que llegó a realizar nuestra Iglesia, a nadie ofrece duda que Flaviano recibió de ella la gracia de la comunión, de la que para siempre habría carecido, de no haber manado de ahí escritos sobre el particular. El príncipe Teodosio, de clementísimo recuerdo, juzgando que la ordenación de Nectario carecía de firmeza, porque Nos no teníamos noticia de ella, enviados de su parte cortesanos y obispos, reclamó la ratificación de la Iglesia Romana, para robustecer la dignidad de aquél J. Poco tiempo ha, es decir, bajo mi predecesor Inocencio, de feliz recordación, los pontífices de las iglesias orientales, doliéndose de estar privados de comunión con el bienaventurado Pedro, pidieron la paz mediante legados, como vuestra caridad recuerda ~. En aquella ocasión, la Sede Apostólica lo perdonó todo sin dificultad, obedeciendo a aquel maestro que dijo: A quien algo concedisteis, también se lo concedí yo; pues también yo [lo que concedí], si algo concedí, lo concedí por amor vuestro en la persona de Cristo, para que no caigamos en poder de Satanás; pues no ignoramos sus argucias [2 Cor. 2, 10 s], esto es, que se alegra siempre en las discordias.

Y puesto que, hermanos carísimos, los ejemplos expuestos, por más que vosotros tenéis conocimiento de muchos más, bastan —creo— para probar la verdad, sin lastimar vuestro espíritu de hermandad queremos intervenir en vuestra asamblea mediante esta Carta y que veáis que os ha sido dirigida por Nos, por medio de Severo, notario de la Sede Apostólica, que nos es persona gratísima y ha sido enviado a vosotros de nuestra parte. Conviniendo, como es cosa digna entre hermanos, en que nadie, si quiere perseverar en nuestra comunión, traiga otra vez a colación el nombre de Perígene, hermano nuestro en el sacerdocio, cuyo sacerdocio ya confirmó una vez el Apóstol Pedro, bajo inspiración del Espíritu Santo, sin dejar lugar para ulterior cuestión, pues contra él no hay en absoluto constancia de obstáculo alguno anterior a nuestro nombramiento en favor de él...  (De la Carta Manet beatum a Rufo y demás obispos de Macedonia, etc., de 11 de marzo de 422)

 

 

(2) ... Al Sínodo de Corinto... hemos dirigido escritos por los que todos los hermanos han de entender que no puede apelarse de nuestro juicio. Nunca, en efecto, fue lícito tratar nuevamente un asunto, que haya sido una vez establecido por la Sede Apostólica. (De la Carta 13 Retro maioribus tuis a Rufo, obispo de Tesalia, de 11 de marzo de 422)

 

Paladio de Helenópolis (c. 365-425)

«¿Vosotros, empero, quién decís que soy?» No todos respondieron, sino solamente Pedro, interpretando la mente de todos: «Tú eres el Cristo, Hijo del Dios viviente». El Salvador, aprobando la corrección de esta respuesta, habló, diciendo: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca» -esto es, sobre esta confesión- «edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella». (Diálogo sobre la vida de Juan Crisóstomo)  (PG 47:48)

 

Nilo de Ancira (m. hacia 430)

Si, más aún, se significa un hombre del Señor, el primero en ser comparado con el oro sería Cefas, cuyo nombre es, interpretado, «roca». Este es el más alto de los Apóstoles, también llamado Cefas, quien proveyó en su confesión de fe el fundamento para la edificación de la Iglesia. (Comentario sobre el Cantar de los Cantares) (PG 87 [ii]: 1693)


San Juan Cassiano (Año 360-435)
- “Pero aquel gran hombre, el discípulo de los discípulos, el maestro entre los maestros, el cual ejerciendo el gobierno de la Iglesia de Roma, poseía la autoridad en la fe y en el sacerdocio. Dinos, por lo tanto, te rogamos que nos digas, Pedro, príncipe de los apóstoles, cómo las iglesias deben creer en Dios.”
(Contra Nestorium,3:12(A.D. 430))

 

 

Agustín de Hipona (354-430)

 

"Roma ha hablado; el caso está cerrado."

(Sermones 131, 10.)

Otra versión

“Ya llegó la respuesta de Roma. El caso está cerrado” ( Inde etiam rescripta venerunt: causa finita est. Serm. 131, c.10).

 

"Estos miserables desgraciados, refutando reconocer a Pedro como la Roca y a creer que la Iglesia ha recibido las Llaves del Reino del Cielo han perdido verdaderamente las llaves de sus propias manos". (Augustine, Christian Combat).

 

“... ¡Porqué! Una gavilla de leña cortada del viñedo retiene su forma. ¿Pero de qué sirve la forma si ha sido cortada de la raiz viviente? Ven hermano si deseas ser transplantado en la Viña. Es doloroso ver a esos que cortados han caído. Enumera los obispos desde la Sede de Pedro. Y, en el orden de los Padres verás quien sucede a quien. Esta es la Roca que las puertas orgullosas del hades no pueden conquistar. Solamente juzgan fielmente los que se alegran en la paz".--St. Augustine, Psalmus Contra Pertem Donati.

 

"Entre ellos [los apostoles] Pedro solo casi en todas partes merecio representar a la Iglesia toda. A causa de esta representacion de la Iglesia, que solo el ejercio, merecio oir 'a ti te dare las llaves del reino de los cielos" (Sermones 295:2).

 

"Se dicen ciertas cosas que parecen estar especialmente relacionadas con el apostol Pedro, y cuyo significado no es claro salvo que este referido a la Iglesia a la cual, segun es reconocido, su figura represento teniendo en cuenta la primacia que ejercio entre los discipulos. Tales como: 'A ti te dare las llaves del reino de los cielos,' y otros pasajes similares. Del mismo modo, Judas representa a aquellos judios que fueron enemigos de Cristo" (Comentario sobre el Salmo 108 1)

 

"Quien ignora que el primero de los apostoles es el muy bendito Pedro?" (Comentario sobre Juan 56:1).

 

- “Y el Señor, a aquel que poco antes había dicho: “Bienaventurado eres tú, y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia” le dijo: “Apártate de mí, Satanás, una ofensa eres para mí”. ¿Por qué ahora él es ‘Satanás’, el que un poco antes era ‘bienaventurado’ y una ‘Piedra’? (Sobre los Salmos, 56[55]:14[PL 36, 656])

- “Pedro, quién lo había confesado como el Hijo de Dios, y en esa confesión había sido llamado la Piedra sobre la cual la Iglesia sería construida”
(Sobre los Salmos, 69:4[PL 36, 869])

 

El Papa Sixto III Año 433 declaró que "el estar de acuerdo con las decisiones del Obispo de Roma es estar de acuerdo con Pedro, quien vive en sus sucesores y cuya fe no falla".

 

Cirilo de Alejandría (m. 444)

"Él no sufre ya más por haberse dejado de llamar Simón, ejerciendo su autoridad para dirigir ha devenido en sí mismo. Para darle un título acorde a la cosa [su misió] Él [Jesús] cambió su nombre en Pedro, de la palabra "petra" (roca) sobre la que Él luego fundaría su Iglesia". (Cyril T. iv. Comm. in Joan.).

 

- En efecto, sin ningún otro preámbulo, designa por su nombre al padre del apóstol y al apóstol mismo (Tú eres bienaventurado, Simón, hijo de Jonás), y no permitiendo ya que se le llame Simón, reivindica para él en adelante como suyo en virtud de su poder, y quiere por una imagen muy apropiada que así se llame al nombre de Pedro, porque es la piedra sobre la que debía fundar su Iglesia. (In evang. Ioann. II c.l v.42.)

 

"Bendito eres..." llamandolo, imagino, de no otra forma que "Roca" en alusión a su nombre (Pedro), pero también la fe estable e inamovible del discípulo sobre quien la Iglesia de Cristo está fundada y sostenida sin peligro de caer". (Cyril, On the Holy Trinity).

 

"Él promete fundar la Iglesia asignándole inamovilidad porque Él es el Señor de la fuerza y sobre ella Él puso a Pedro como pastor". (Cyril, Comm. on Matt., ad. loc.)

 

“Pedro, el primero de los apóstoles, el principal heraldo de la Iglesia...”
(Catechetical Lectures,11:3 (A.D. 350))

 

Isidoro de Pelusio (m. hacia 450)

Cristo, quien escudriña los corazones, no preguntó a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que yo, el Hijo del Hombre, soy?». No porque no supiera las diversas opiniones de los hombres concernientes a Él mismo, sino que estaba deseoso de enseñar a todos la misma confesión la cual Pedro, inspirado por Él, puso como la base y fundamento, sobre los cuales el Señor edificó su Iglesia. (Epístola 253)

 

Teodoreto de Ciro (c. 393- c. 458)

- “Y el gran Pedro, el primero de los apóstoles, cuando fue liberado de las cadenas y escapó de las manos de Herodes...”
(Ep. III al Obispo Ireneo)

- “La ciudad de Antioquia posee el trono de el gran Pedro, que fue maestro del bienaventurado Marco, y el primero y el corifeo del coro de los apóstoles.”
(Ep. 86 a Flaviano, Obispo de Constantinopla)

 

Basilio de Seleucia (m. cerca de 459)

- Pedro es llamado nuevamente ‘el corifeo de los Apóstoles’”
(Oratio 25)

 

 

 

 

León I Magno  (papa 440-461)

 

Nuestro Señor Jesucristo, Salvador de la humanidad, instituyó la observancia de la religión divina, la cual Él quiso que por la gracia de Dios derramase su brillo sobre todas las naciones y todos los pueblos de tal forma que la Verdad, que antes estaba confinada al anuncio de la Ley y los Profetas, pudiese a través del sonido de trompeta de los Apóstoles salir para la salvación de todos los hombres, como está escrito: «Su sonido ha salido a cada tierra, y sus palabras hasta los confines del mundo». Mas este sacramento misterioso el Señor deseó que fuese la ocupación de todos los Apóstoles, pero de tal forma que Él ha puesto el cargo principal en el bendito Pedro, jefe de todos los Apóstoles; y de él como de la Cabeza desea que sus dones fluyan a todo el cuerpo; de modo que cualquiera que se atreve a separarse de la sólida roca de Pedro pueda entender que no tiene parte ni porción en el misterio divino. Pues Él deseó que aquel que había sido recibido al compañerismo en Su unidad indivisa que fuese nombrado como Él mismo lo fue, cuando dijo: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia»; para que la edificación del templo divino por el maravilloso don de Dios pudiese descansar en la sólida roca de Pedro: fortaleciendo a Su Iglesia tan ciertamente que ni la precipitación humana pudiera asaltarla, ni las puertas del infierno pudieran prevalecer contra ella. Pero a esta santísima firmeza de la roca, levantada, como hemos dicho, por la mano edificadora de Dios, un hombre debe desear destruirla en extrema impiedad cuando trata de quebrantar el poder de ella, favoreciendo sus propios deseos, y no siguiendo lo que él recibió de los antiguos... (Epístola a los Obispos de la Provincia de Viena, X)  (NPNF2 12:8-9)

Otra versión

- Mas este sacramento misterioso el Señor deseó que fuese la ocupación de todos los Apóstoles, pero de tal forma que Él ha puesto el cargo principal en el bendito Pedro, jefe de todos los Apóstoles; y de él como de la Cabeza desea que sus dones fluyan a todo el cuerpo; de modo que cualquiera que se atreve a separarse de la sólida roca de Pedro pueda entender que no tiene parte ni porción en el misterio divino.
(Epístola a los Obispos de la Provincia de Viena, X (NPNF2 12:8-9))

 

La dispensación de la Verdad por tanto permanece, y el bendito Pedro perseverando en la fuerza de la Roca, que él ha recibido, no ha abandonado el timón de la Iglesia, que él tomó. Pues él fue ordenado antes que el resto en tal forma que de ser llamado la Roca, de ser pronunciado el Fundamento, de ser constituido el Portero del reino de los cielos, de ser colocado como Árbitro para atar y desatar, cuyos juicios retendrían su validez en el cielo, de todos estos títulos místicos podemos conocer la naturaleza de su asociación con Cristo. Y aún hoy él más plena y efectivamente desempeña lo que le está confiado, y realiza cada parte de su obligación y encargo en Él y con Él, a través de Quien ha sido glorificado. Y así, si cualquier cosa es rectamente hecha y rectamente decretada por nosotros, si cualquier cosa se gana de la misericordia de Dios por nuestras cotidianas súplicas, es por su obra y méritos cuyo poder vive y cuya autoridad prevalece en su Sede. Pues esto, amadísimos, fue ganado por aquella confesión, la cual, inspirada en el corazón del Apóstol por Dios el Padre, trascendió toda la incertidumbre de las opiniones humanas, y fue dotada con la firmeza de una roca, la cual ningún asalto podría conmover. Pues en toda la Iglesia Pedro diariamente dice: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», y toda lengua que confiesa al Señor acepta la instrucción que su voz trae. Esta Fe conquista al diablo, y quebranta las ataduras de sus prisioneros. Nos arranca de esta tierra y nos planta en el cielo, y las puertas del Hades no pueden prevalecer contra ella. Pues con tal solidez está dotada por Dios que la depravación de los heréticos no pueden dañarla ni la incredulidad de los gentiles vencerla. (Sermón III , 2-3) (NPNF2 12:117)


Otra versión

- Pues la solidez de aquella fe que fue alabada en el jefe de los Apóstoles es perpetua; y como permanece aquello que Pedro creyó en Cristo, así permanece lo que Cristo instituyó en Pedro. (Sermón III , 2-3 (NPNF2 12:117))

- La disposición de la verdad permanece, pues el bienaventurado Pedro, perseverando en la firmeza de la piedra, cuya virtud ha recibido, no puede dejar el timón de la Iglesia, puesto en su mano
(Serm.3 c.3)

- Del seno del mundo entero, Pedro sólo ha sido elegido para ser puesto a la cabeza de todas las naciones llamadas, de todos los apóstoles, de todos los Padres de la Iglesia; de tal suerte que, aunque haya en el pueblo de Dios muchos pastores, Pedro, sin embargo, rige propiamente a todos los que son principalmente regidos por Cristo.
(Serm. 4 c.11)

 

Y cuando ellos hubieron registrado las varias opiniones de otras gentes, Él dijo, «Pero vosotros, ¿quién decís que soy?» ... Ante lo cual el bendito Pedro, cuya confesión divinamente inspirada estaba destinada a beneficiar a todas las naciones, dijo, «Tú eres Cristo, el Hijo del Dios viviente». Y no inmerecidamente fue declarado él bendito por el Señor, tomando de la piedra angular principal la solidez del  poder cuyo nombre también expresa, él, quien, a través de la revelación del Padre, le confesó ser a la vez Cristo e Hijo de Dios... (Carta a Flaviano, XXVIII, 5)  (NPNF2 12:41-42)

 

Y si Eutiques hubiese creído esto inteligente y totalmente, nunca se hubiera retirado del camino de esta Fe. Pues Pedro recibió esta respuesta del Señor por su confesión: «Bendito eres tú, Simón bar Jonás; pues carne y sangre no te lo ha revelado, sino mi Padre que está en el cielo. Y te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella». Pero el que tanto rechaza la confesión del bendito Pedro como contradice el Evangelio de Cristo, está muy lejos de la unión con este edificio; pues se muestra a sí mismo como no habiendo nunca tenido ningún celo por entender la Verdad, y tener solamente la vacía apariencia de alta estima, quien no adornó las canas de la ancianidad con ningún juicio maduro del corazón. (Carta al Sínodo de Éfeso XXXIII, 1) (NPNF2  12: 47)

 

Ya que, por tanto, la Iglesia universal ha devenido una roca ([i]petra[/i]) a través de la edificación de la Piedra original, y el primero de los Apóstoles, el beatísimo Pedro, oyó la voz del Señor diciendo, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca )[i]petra[/i]) edificaré mi Iglesia»,  quién hay allí que se atreva a asaltar tal fuerza inexpugnable, a menos que sea el anticristo o el diablo, quien, permaneciendo inconverso en su impiedad,  está ansioso por sembrar mentira mediante los vasos de ira que son apropiados para su perfidia, mientras bajo el falso nombre de la diligencia pretende estar en busca de la Verdad. (Carta a León César CLVI, 2)  (NPNF2 12:100)

 

Y de Su gobierno y protección eterna hemos recibido también el apoyo de la ayuda de los Apóstoles, la cual ciertamente no cesa en su operación; y la fuerza del fundamento,  sobre la cual se levanta toda la superestructura de la Iglesia, no se debilita por el peso del templo que descansa sobre él. Pues la solidez de aquella fe que fue alabada en el jefe de los Apóstoles es perpetua; y como permanece aquello que Pedro creyó  en Cristo, así permanece lo que Cristo instituyó en Pedro. Pues cuando, como se ha leído en la lección del Evangelio, el Señor hubo preguntado a los discípulos quién creían ellos que era Él, en medio de las variadas opiniones sostenidas, y el bendito Pedro hubo replicado, diciendo, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», el Señor dice, «Bendito eres tú, Simón bar Jonás, porque carne y sangre no te lo ha revelado, sino mi Padre que está en el cielo. Y te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino de los cielos. Y lo que atares en la tierra, será atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo».

Y rectamente fue el bendito Apóstol Pedro alabado por confesar esta unión, quien cuando el Señor estaba averiguando qué conocían de Él los discípulos, rápidamente se anticipó al resto y dijo, «Tú eres  el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Y esto ciertamente vio, no por la revelación de carne o sangre, que podrían haber retardado su visión interior, sino por el mismo Espíritu del Padre obrando en su corazón creyente, para que en preparación para gobernar toda la Iglesia él pudiera primero aprender lo que habría de enseñar, y para la solidificación de la Fe, la cual estaba destinado a predicar, pudiese recibir este reaseguro, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella». Esta fuerza, por tanto, de la Fe cristiana, la cual, construida sobre una roca inexpugnable no teme a las puertas de la muerte, reconoce al único Señor Jesucristo como tanto verdadero Dios y verdadero Hombre, creyéndolo asimismo el Hijo de la Virgen, quien es el Creador de su Madre; nacido también al final de los tiempos, aunque es el Creador del tiempo; Señor de todo poder, y aún así mortal; ignorante del pecado, y aun así sacrificado por los pecadores según la semejanza de carne pecaminosa. (Sermón sobre la Pasión, XI  Sermón LXII, 2) (NPNF2  12:174)

 

Máximo de Turín (423-465)

- “Este Pedro, sobre quien Cristo libremente concedió una participación sobre su nombre. Porque justamente como Cristo es la roca, según las palabras del Apóstol Pablo, así a través de Cristo, Pedro es hecho roca, cuando el Señor dice sobre él: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia...”
(Homily 63(A.D. 408))

Concilio de Efeso 431

"Felipe, presbitero y legado del [Papa Celestino I] dijo: 'Ofrecemos nuestro agradecimiento al santo y venerable sinodo, porque cuando los escritos de nuestro bendito y santo papa os fueron leidos . . . Vosotros os unisteis a la santa cabeza tambien mediante vuestras santas aclamaciones. Ya que vuestras santidades no ignoran que la cabeza de la fe toda, la cabeza de los Apóstoles, es el bendito Pedro el Apóstol” (Actas del Concilio, sesión 2).


"A nadie es dudoso, antes bien, por todos los siglos fue conocido que el santo y muy bienaventurado Pedro, príncipe y cabeza de los Apóstoles, columna de la fe y fundamento de la Iglesia Católica, recibió las llaves del reino de manos de nuestro Señor Jesucristo, salvador y redentor de género humano, y a él le ha sido dada potestad de atar y desatar los pecados; y él, en sus sucesores, vive y juzga hasta el presente y siempre"

(Discurso de Felipe, Legado del Romano Pontífice, en la sesión III, Enchiridion Symbolorum (Dezinger), 112.)

 

 

Otra versión

No es dudoso para nadie y es cosa conocida en todos los tiempos que el Santo y bienaventurado Pedro, Príncipe y Jefe de los apóstoles, columna de la fe y fundamento de la Iglesia católica, recibió de nuestro Señor Jesucristo, Salvador y Redentor del género humano, las llaves del reino, y que el poder de atar y desatar los pecados fue dado a ese mismo apóstol, quien hasta el presente momento y siempre vive en sus sucesores y ejerce por medio de ellos su autoridad.
(Del discurso de Felipe, Legado del Romano Pontífice, en la sesión III)

 

 

Sechnall de Irlanda (444 D.C.)

"Permanezcan fieles en el temor de Dios y la fe inquebrantable; sobre Patricio como sobre Pedro, la Iglesia irlandesa está edificada y él [Pedro] ha sido enviado a su apostolado por Dios contra él no prevalecerán las puertas del infierno". (Hymn in Praise of St.Patrick 3 [444 D.C.]).

 

 

Leó, I (445 D.C.)

"Nuestro Señor Jesucristo ha ubicado el cargo principal sobre el bendito Pedro, jefe de todos los apóstoles...le deseó que tenga parte en su indivisible unidad para ser nombrado como lo que era cuando le dijo: Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, que el edificio del eterno templo pueda descansar sobre la roca sólida de Pedro fortaleciendo a su Iglesia para que ciertamente ni la imprudencia humana ni las puertas del infierno puedan prevalecer sobre ella". (Letters 10:1 [445 D.C.]).

 

Concilio de Calcedonia (451 D.C.)

"Por lo que el santo y bendito León, el arzobispo de la gran y anciana Roma, por medio nuestro, y por medio del presente Santo Sínodo, junto con el tres veces bendecido y glorioso apóstol Pedro quien es la roca y cimiento de la Iglesia Católica y cimiento de la fe ortodoxa le ha retirado [a Dióscoro] el episcopado". (Acts of the Council, session 3 [A.D. 451]).

 

Otra versión

“Asimismo el santo y bienaventurado León, arzobispo de la gran Roma, a través de nosotros, y a través de este sacrosanto sínodo, en unión al bienaventurado y muy glorioso apóstol Pedro, que es la roca y fundamento de la Iglesia Católica, y el fundamento de la fe ortodoxa, lo ha destituido (a Dióscoro) del episcopado.” (Acts of the Council, session 3 [A.D. 451]).

 

San Pedro Crisólogo  (Año  451)

- “Te exhortamos, honorable hermano, a que te sometas en todas estas cosas a lo que ha sido escrito por el bienaventurado Obispo de Roma, porque San Pedro, quien vive y preside en esa Sede, da la verdadera fe a aquellos que la buscan. Por nuestra parte, en nombre de la paz y por el bien de la fe, no podemos juzgar asuntos de doctrina sin el consentimiento del Obispo de Roma.”
(Epistle 25 of Leo from Peter(A.D. 449))

 

San Próspero de Aquitania (Año 390-463)

- “… la roca más firme, el cual (Pedro) recibió de la Roca principal el compartir su virtud y su nombre.”
(The Call of All Nations,2:28(A.D. 426))

 

San Fulgencio de Ruspe, obispo (Año 468-533)

- ”A Pedro, es decir, a su Iglesia, dio el poder de retener y de perdonar los pecados sobre la Tierra.”
(De Remissione Peccatorum,2:20(A.D. 523))

 

Agato, Papa (577-681)

- Pedro era pronunciado el bendecido por el Señor... el deber de alimentar el rebaño espiritual de la Iglesia bajo cuyo escudo protector, esta Iglesia Apostólica NUNCA se ha vuelto fuera del camino de la verdad en CUALQUIER dirección de ERROR cuya AUTORIDAD, como es el Príncipe de todos los Apóstoles, han abrazado fielmente...
(Agato , al Concilio Ecuménico VI a Constantinopla)


Máximo el Confesor (580-662)

- En los confines de la Tierra, y en cada lugar de ella, aquellos que sincera y rectamente confiesan al Señor, ponen su mirada en la más santa Iglesia de Roma y en su confesión y su fe, como si fuera un sol de luz infalible, esperando de ella la irradiación luminosa de nuestros Padres, de acuerdo a lo que han decretado con devoción y pureza los seis santos e inspirados Concilios, declarando expresamente el símbolo de la fe. Porque desde la venida del Verbo encarnado, todas las iglesias en cada lugar del mundo han tenido únicamente a aquella grandiosa iglesia como su base y fundamento, dado que, según la promesa de nuestro Salvador, las puertas del infierno no prevalecen contra ella, que posee las llaves de la correcta confesión y fe en El, que ofrece la verdadera y única religión para que nos acerquemos devotamente, y calla y clausura las bocas heréticas que hablan injustamente contra el Dios Altísmo.
(Opuscula theologica et polémica, PG 91, 137-140)

 

Otra versión

 

 

SAN GELASIO I (Año 492-496)

(1) Después de todas estas Escrituras que arriba hemos citado, proféticas, evangélicas y apostólicas, sobre las que, por la gracia de Dios, está fundada la Iglesia Católica, otra cosa hemos creído deber indicar y es que, aun cuando no haya más que un solo tálamo de Cristo, la Iglesia Católica difundida por todo el orbe; sin embargo, la santa Iglesia Romana no ha sido antepuesta a las otras Iglesias por constitución alguna conciliar, sino que obtuvo el primado por la evangélica voz del Señor y Salvador, cuando dijo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, y a ti te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares sobre la tierra, será atado también en el cielo; y cuanto desatares sobre la tierra, será desatado también en el cielo [Mt. 16, 18 s]. Añadióse también la compañía del beatísimo Pablo Apóstol, vaso de elección, que no en diverso tiempo, como gárrulamente dicen los herejes, sino en un mismo tiempo y en un mismo día, luchando juntamente con Pedro en la ciudad de Roma, con gloriosa muerte fue coronado bajo el César Nerón; y juntamente consagraron a Cristo Señor la sobredicha santa Iglesia Romana y la pusieron por delante de todas las ciudades del universo mundo con su presencia y venerable triunfo.

Consiguientemente, la primera es la Sede del Apóstol Pedro, la de la Iglesia Romana, que no tiene mancha ni arruga ni cosa semejante [Eph. 5, 27]. La segunda sede fue consagrada en Alejandría en nombre del bienaventurado Pedro por Marco, discípulo suyo y evangelista... La tercera sede, digna de honor, del beatísimo Apóstol Pedro, está en Antioquía... (De la misma Carta o Decretal, del año 495)

 

 

SAN HORMISDAS  (Año 514-523)

 

Primordial salud es guardar la regla de la recta fe y no desviarse en modo alguno de las constituciones de los Padres. Y pues no puede pasarse por alto la sentencia de nuestro Señor Jesucristo que dice: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, etc. [Mt. 16, 18], tal como fue dicho se comprueba por la experiencia, pues en la Sede Apostólica se conservó siempre inmaculada la religión católica. No queriéndonos separar un punto de esta esperanza y de esta fe, y siguiendo las constituciones de los Padres, anatematizamos todas las herejías, señaladamente al hereje Nestorio, que en otro tiempo fue obispo de Constantinopla, condensado en el Concilio de Efeso por el bienaventurado Celestino, Papa de la ciudad de Roma, y por el venerable varón Cirilo, obispo de Alejandría. Igualmente anatematizamos también a Eutiques y a Dióscoro Alejandrino, condenados en el santo Concilio de Calcedonia, que seguimos y abrazamos, el cual, siguiendo al santo Concilio de Nicea predicó la fe apostólica. Detestamos también al parricida Timoteo, por sobrenombre Eluro (“Gato”), y a su discípulo y secuaz en todo, Pedro Alejandrino. Condenamos y anatematizamos también a Acacio, obispo en otro tiempo de Constantinopla, condenado por la Sede Apostólica, cómplice y secuaz de ellos o a los que permanecieren en la sociedad de su comunión; porque Acacio mereció con razón sentencia de condenación semejante a la de aquellos en cuya comunión se mezcló. No menos condenamos a Pedro de Antioquía con sus secuaces y los de todos los suprascritos.

Mas aceptamos y aprobamos también las epístolas todas del bienaventurado papa León, que escribió sobre la religión cristiana, como antes dijimos, siguiendo en todo a la Sede Apostólica y proclamando sus constituciones todas. Y por tanto, espero merecer hallarme en una sola comunión con vosotros, la que predica la Sede Apostólica, en la que está la íntegra, verdadera y perfecta solidez de la religión cristiana; prometiendo que en adelante no he de recitar entre los sagrados misterios los nombres de aquellos que están separados de la comunión de la Iglesia Católica, es decir, que no sienten con la Sede Apostólica. Y si en algo intentare desviarme de mi profesión, por mi propia sentencia me declaro cómplice de los mismos que he condenado. Y esta mi profesión, yo la he firmado de mi mano y la he dirigido a ti, Hormisdas, santo y venerable papa de la ciudad de Roma. (Memorial de profesión de la fe, añadido a la Carta Inter ea quae, a los obispos de España, de 2 de abril de 517)

 

 

Gregorio I Magno (nacido c. 540; papa 590-604)

- Quien podría ignorar el hecho que la única Iglesia es consolidada sobre la solidez del príncipe de los Apóstoles, cuya firmeza de carácter se extendió a su nombre de modo que él sería llamado Pedro y luego la “roca”, cuando la voz de la Verdad dijo: “Te daré las llaves del Reino de los Cielos”.  (Ep. XL)

- Es algo manifiesto que la Sede Apostólica, por disposición de Dios, es puesta sobre todas las Iglesias.
(Ep XXX a Juan, subdiácono)

- Pero nosotros, aunque indignamente, hemos asumido el gobierno de la Sede Apostólica en el lugar de Pedro, el príncipe de los Apóstoles, nos vemos forzados por el propio ministerio de nuestro pontificado, a resistir al enemigo general con todos los medios que están en nuestro poder.
(Ep a Columbo, XLVIII, Libro II)

- Pues a todos los que conocen el Evangelio les es evidente que por la voz del Señor el cuidado de toda la Iglesia le fue confiado al santo Apóstol y Príncipe de todos los Apóstoles, Pedro.
(Ep XX a Mauricio)

 

Pero ya que no es mi causa, sino la de Dios, ya que las leyes piadosas, ya que los santos sínodos, ya que los mismos mandamientos de nuestro Señor Jesucristo son trastornados por la invención de una cierta orgullosa y pomposa frase, que sea el piadosísimo Señor que corte el lugar de la llaga, y ate al paciente remiso en las cadenas de la augusta autoridad. Pues al ligar estas cosas ajustadamente alivias a la república; y, mientras cortas estas cosas, provees el alargamiento de tu reinado.

Pues a todos los que conocen el Evangelio les es evidente que por la voz del Señor el cuidado de toda la Iglesia le fue confiado al santo Apóstol y Príncipe de todos los Apóstoles, Pedro. Pues a él se le dice, «Pedro, ¿me amas? Apacienta a mis  ovejas». A él le es dicho, «He aquí, Satanás ha deseado zarandearos como trigo; y yo he orado por ti, Pedro, para que tu fe no falle. Y tú, cuando te hayas convertido, fortalece a tus hermanos». A él se le dice, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo; y lo que atares en la tierra será también atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo».

Ved, él recibió las llaves del reino celestial, y le es dado poder para atar y desatar, le es confiado el cuidado y la principalidad de toda la Iglesia, y aún así él no es llamado el Apóstol universal; mientras que el santísimo hombre, mi compañero sacerdote Juan, intenta ser llamado obispo universal. Estoy forzado a gritar y decir ¡Oh tiempos, oh costumbres!

Ved, todas las cosas en las regiones de Europa son entregadas al poder de los bárbaros, las ciudades son destruidas, los campos arrasados, las provincias despobladas, ningún labriego habita la tierra, los adoradores de ídolos prevalecen y dominan para la matanza de los fieles, y aun sí sacerdotes, quienes deberían ellos mismos yacer llorando sobre el piso y en cenizas, buscan para sí nombres de vanagloria, y se glorían en en nombres nuevos y profanos.

¿Defiendo yo mi propia causa en este asunto, piadosísimo Señor? ¿Resiento que se me haya hecho mal a mí especialmente? No, la causa de Dios Omnipotente, la causa de la Iglesia universal.

¿Quién es éste que,  contra las ordenanzas evangélicas, contra los decretos de los cánones, presume para usurpar para sí un nuevo nombre? Lo haría aquél si por él mismo fuese, si pudiera ser sin ninguna mengua de los demás – codicia ser universal.

Y ciertamente sabemos que muchos sacerdotes de la Iglesia de Constantinopla han caído a la vorágine de la herejía ... Si entonces cualquiera de esa Iglesia toma para sí aquel nombre, por el cual se hace la cabeza de todos los buenos, se sigue que la Iglesia universal cae de su pedestal (lo cual no permita Dios) cuando aquel que es llamado universal cae. Pero lejos de los corazones cristianos esté aquel nombre de blasfemia, en el cual es quitado el honor de todos los sacerdotes, mientras se lo arroga locamente para sí uno (solo).

Ciertamente, en honor de Pedro, Príncipe de los Apóstoles, le fue ofrecido por el venerable sínodo de Calcedonia al romano pontífice. Pero ninguno de ellos ha jamás consentido usar tal nombre de singularidad, no sea que, por algo que se le da peculiarmente a uno, los sacerdotes en general sean deprivados del honor que se les debe. ¿Cómo es que nosotros no buscamos la gloria de este título aun cuando es  ofrecida, y otro pretende arrebatarlo para sí mismo aunque no se le ofrece? (Epístola XX a Mauricio César)  (NPNF 2  12:170-171)

 

 

 

Isidoro de Sevilla  (c. 560-636)

- Los decretos del Romano Pontífice, que descansan en la supremacía de la Sede Apostólica, son incuestionables. (Isidore of Seville, in PL:84)

 

Beda el Venerable  (c. 673-735)

- “‘Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, y Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos’? Cuando Wilfrid habló así, el rey dijo: ‘¿Es cierto, Colman, que estas palabras fueron dichas a Pedro por nuestro Señor?’ El respondió:’Es verdad, Oh rey!’ Entonces él dice: ‘¿Puedes tu mostrar un poder semejante que haya sido dado a tu Columba? Colman respondió: ‘Ninguno’. Y añadió el rey: ‘¿Y ustedes dos están de acuerdo en que estas palabras fueron dirigidas principalmente a Pedro, y que las llaves del Reino de los Cielos fueron dadas a él por nuestro Señor?’ Ellos respondieron: ‘Estamos de acuerdo’”. (Historia Eclesiastica, 3:5)

 

 

Expertos bíblicos protestantes

1. No hay distinción entre “Petros” y “Petra.”

18. Mas yo también te digo—Es decir, “Así como tú has dado testimonio de mí, así también lo hago yo de ti.” que tú eres Pedro—En su primera vocación, le fué anunciado que recibiría este nombre nuevo como un honor que le había de ser conferido más tarde (Joh_1:42). Ahora lo recibe con una explicación de lo que había de significar. y sobre esta piedra—Como “Pedro” y “piedra” eran la misma palabra en el dialecto hablado familiarmente por nuestro Señor: el arameo o sirocaldeo que era la lengua madre del país, este juego de palabras puede ser plenamente entendido sólo en idiomas que tienen una sola palabra para ambas expresiones. Aun en el griego este juego de palabras se entiende imperfectamente. En el francés, como observan Webster y Wilkinson, es perfecto: Pierrepierre. Edificaré mi iglesia—no sobre Pedro, el hombre, sino sobre él como el confesor de una fe, que le había sido revelada divinamente. “Mi iglesia”, dice nuestro Señor, llamando suya la iglesia; una expresión magnífica, observa Bengel con respecto a sí mismo, lo que no ocurre en otra parte de los Evangelios. (Comentario Jamieson-Fausten-Brown (JFB), Mateo 16:18, en el programa E-SWORD)

 

Craig S. Keener (Protestant Evangelical)

"Tu eres Pedro” Jesús dice (16:18), luego Pedro paralelo “Tu eres el Cristo” (16:16). Luego juega con el apodo de Simón, “Pedro”, que seria aproximadamente en inglés “Rocky”: Pedro es “Rocky” y sobre esta roca Jesús construiría su iglesia (16:18).... protestantes... a veces han argumentado que Pedro en griego (Petros) difiere el término griego de la roca utilizada aquí (Petra).... Pero por los días de Jesús, los términos fueron generalmente intercambiables, y la forma original Aramea del apodo de Pedro que Jesús probablemente utilizo (Kephas) significa simplemente “roca”. Además, Jesús no dice, “Tu eres Pedro, pero en esta roca voy a construir mi iglesia”.... el copulativo kai casi siempre significa “y”.... Jesús' enseña que es el fundamento último para discípulos (7:24-27; cf. 1 1Cor 3:11), pero aquí Pedro funciona como la fundación roca como los apóstoles y profetas  en Efesios 2:20-21.... ….Jesús no asigna simplemente este papel arbitrariamente a Pedro, sin embargo; Pedro es la “roca” porque es él quién confesó a Jesús como el Cristo en este contexto (16: 15-16)….” ["You are Peter,' Jesus says (16:18), paralleling Peter's 'You are the Christ' (16:16). He then plays on Simon's nickname, 'Peter,' which is roughly the English 'Rocky': Peter is 'rocky,' and on this rock Jesus would build his church (16:18)....Protestants...have sometimes argued that Peter's name in Greek (petros) differs from the Greek term for rock used here (petra)....But by Jesus' day the terms were usually interchangeable, and the original Aramaic form of Peter's nickname that Jesus probably used (kephas) means simply 'rock.' Further, Jesus does not say, 'You are Peter, but on this rock I will build my church'....the copulative kai almost always means 'and'.... Jesus' teaching is the ultimate foundation for disciples (7:24-27; cf. 1 Cor 3:11), but here Peter functions as the foundation rock as the apostles and prophets do in Ephesians 2:20-21....Jesus does not simply assign this role arbitrarily to Peter, however; Peter is the 'rock' because he is the one who confessed Jesus as the Christ in this context (16:15-16)...."] (Keener, A Commentary on the Gospel of Matthew [Eerdmans, 1999], page 426-427)

D.A. Carson (Protestant Evangelical)

“Aunque es verdad que  petros y  petra pueden significar “piedra” y “roca” respectivamente en el Griego antiguo, la distinción se confina en gran parte a la poesía. Por otra parte, el Arameo subyacente es en este caso indiscutible; y lo más probable es que kepha fue utilizado en ambas cláusulas (“eres kepha” y “en esta kepha”), puesto que la palabra fue utilizada para un nombre y para una “roca”. El Peshitta (escrito en Sirio, una lengua cognada con Arameo) no hace ninguna distinción entre las palabras en las dos cláusulas. El Griego hace la distinción entre petros y el petra simplemente porque está intentando preservar el juego de palabras, y en griego petra femenino no podría servir muy bien como nombre masculino.” ["Although it is true that petros and petra can mean 'stone' and 'rock' respectively in earlier Greek, the distinction is largely confined to poetry. Moreover, the underlying Aramaic is in this case unquestionable; and most probably kepha was used in both clauses ('you are kepha' and 'on this kepha'), since the word was used both for a name and for a 'rock.' The Peshitta (written in Syriac, a language cognate with Aramaic) makes no distinction between the words in the two clauses. The Greek makes the distinction between petros and petra simply because it is trying to preserve the pun, and in Greek the feminine petra could not very well serve as a masculine name."] (Carson, The Expositor's Bible Commentary [Zondervan, 1984], volume 8, page 368, as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 17-18)

 

“La palabra Pedro petros,  significan “roca,” (Gk 4377) es masculino, y Jesús en la siguiente declaración él utiliza la palabra femenina petra (Gk 4376). En base de este cambio, muchos han procurado evitar identificar a Pedro como la roca en la cual Jesús construye su iglesia todavía si no estuvieran las reacciones protestantes contra los extremos de católica romana, es dudoso si muchos habrían tomado la “roca” para ser cualquier cosa o cualquier persona distinta de Pedro.”["The word Peter petros, meaning 'rock,' (Gk 4377) is masculine, and in Jesus' follow-up statement he uses the feminine word petra (Gk 4376). On the basis of this change, many have attempted to avoid identifying Peter as the rock on which Jesus builds his church yet if it were not for Protestant reactions against extremes of Roman Catholic interpretations, it is doubtful whether many would have taken 'rock' to be anything or anyone other than Peter."] (Carson, Zondervan NIV Bible Commentary [Zondervan, 1994], volume 2, page 78, as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 18)

Eduard Schweizer (Presbyterian/Reformed) --

“La roca” es Pedro mismo, no su confesión. Solamente en esta interpretación el juego de palabras tienen sentido.”["The 'rock' is Peter himself, not his confession. Only on this interpretation does the pun make sense."] (Schweizer, The Good News According to Matthew [John Knox Press, 1975], page 341)

 

Frank E. Gaebelein

“Aunque es verdad que  petros y  petra pueden significar  “piedra” y “roca” respectivamente en el Griego antiguo, la distinción se confina en gran parte a la poesía.”[“Although it is true that petros and petra can mean ’stone’ and ‘rock’ respectively in earlier Greek, the distinction is largely confined to poetry.”] –Frank E. Gaebelein, ed., The Expositor’s Bible Commentary: Volume 8 (Matthew, Mark, Luke), (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1984), 368.

Francis Wright Beare (Presbyterian/Reformed) --

“El juego de palabras -- “Pedro”, esta “roca” -- requiere un cambio en griego de petros (correctamente, “piedra”) a petra. En Arameo, las dos palabras serían idénticas -- Kepha el nombre dado a Pedro, transcrito en Griego como Kephas (Gal. 2:9), y Kepha, “roca”. El símbolo  es en sí mismo  hebraico: Abraham es la “roca” de donde Israel fue cortada, y en un midrash rabinico, Dios encuentra en él una roca en la cual él puede basar y construir el mundo…” ["The play on words -- 'Peter', this 'rock' -- requires a change in Greek from petros (properly, 'stone') to petra. In Aramaic, the two words would be identical -- Kepha the name given to Peter, transliterated into Greek as Kephas (Gal. 2:9), and kepha, 'rock'. The symbol itself is Hebraic: Abraham is the 'rock' from which Israel was hewn, and in a rabbinic midrash, God finds in him a rock on which he can base and build the world..." (Beare, The Gospel According to Matthew [Harper and Row, 1981], page 355)

 

Gerhard Friedrich

“El obvio juego de palabras que ha hecho su manera en el Gk. el texto también sugiere una identidad material entre  petra y Petros, pues más entonces es imposible distinguir terminantemente entre los significados de las dos palabras.” [“The obvious pun which has made its way into the Gk. text as well suggests a material identity between petra and Petros, the more so as it is impossible to differentiate strictly between the meanings of the two words.”] –Gerhard Friedrich, ed., and Geoffrey W. Bromley, trans. and ed., Theological Dictionary of the New Testament, vol. VI, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), 98-99.

 

Ivor H. Jones (Methodist) --

 

“… en 16.18 Pedro es la roca en la cual la nueva comunidad podría ser construida, pues describieron a Abraham en escrituras rabínicas como la roca en la cual Dios podría erigir un mundo nuevo para sustituir el viejo….Las discusiones han rabiado a través de los siglos sobre la frase “en esta roca”: ¿significa sobre Pedro, o sobre confesión de Pedro? Pero el texto está claro: Pedro es divinamente  inspirado y ésta era la razón de su nueva función y de la base de su autorización. la función era proporcionar para Jesús Cristo los principios de una fortaleza, un pueblo de Dios, firmes  contra todas las energías del mal y de la muerte… el pueblo de Dios, la iglesia… pues la iglesia  representa el poder soberano de Dios sobre el mal (18.18b) y confía  una nuevo tipo de autorización divina… esta autorización es dada  a Pedro; por lo tanto Pedro no es solo una fortaleza contra mal; él también es responsable de dar a la comunidad forma y dirección. ["...in 16.18 Peter is the rock on which the new community could be built, as Abraham was described in rabbinic writings as the rock on which God could erect a new world to replace the old....The arguments have raged across the centuries over the phrase 'on this rock' : does it mean on Peter, or on Peter's confession? But the text is clear: Peter was divinely inspired and this was the reason for his new function and the basis of his authorization. His function was to provide for Jesus Christ the beginnings of a stronghold, a people of God, to stand against all the powers of evil and death...They are God's people, the church...as the church they represent God's sovereign power over evil (18.18b) and rely upon a new kind of divine authorization...This authorization is given to Peter; so Peter is not only a stronghold against evil; he also is responsible for giving the community shape and direction."] (Jones, The Gospel of Matthew [London: Epworth Press, 1994], page 99)

 

 

John Calvin

“Concedo que en griego Pedro (Petros) y piedra (petra) significa la misma cosa, salvo que la primera palabra es ático [del dialecto griego clásico antiguo de la región de Atica], el segundo de la lengua común.” [“I grant that in Greek Peter (Petros) and stone (petra) mean the same thing, save that the first word is Attic [from the ancient classical Greek dialect of the Attica region], the second from the common tongue.”] –John Calvin, Calvin’s New Testament Commentaries: The Harmony of the Gospels Matthew, Mark, and Luke, vol. 2, trans. T. H. L. Parker, ed. David W. Torrance and Thomas F. Torrance, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1972), 188.

 

John A. Broadus

“Muchos insisten en la distinción entre las dos palabras griegas, tu eres Petros  y sobre esta petra, sosteniendo que si la roca hubiera significado a Pedro,  petros o  petra habrían sido utilizados ambas veces, y que  petros significa una piedra separada o un fragmento roto, mientras que  petra es una roca masiva. Pero esta distinción se confina casi enteramente a la poesía, la palabra común de la prosa en lugar de ser petros debe aparecer lithos; no es la distinción uniformemente observada.” [“Many insist on the distinction between the two Greek words, thou art Petros and on this petra, holding that if the rock had meant Peter, either petros or petra would have been used both times, and that petros signifies a separate stone or fragment broke off, while petra is the massive rock. But this distinction is almost entirely confined to poetry, the common prose word instead of petros being lithos; nor is the distinction uniformly observed.” –John A. Broadus, Commentary on the Gospel of Matthew, (Valley Forge, PA: Judson Press, 1886), 355.

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical)

“El nombre Pedro significa “roca”, y  Jesús jugando en este significado para señalar a Pedro como la fundación del nuevo pueblo Dios. Su liderazgo implicaría la autoridad del administrador, cuyas llaves simbolizan su responsabilidad de regular los asuntos de la casa. Pedro ejercitaría su liderazgo por su autoridad para declarar lo que es y no es permitido en el reino del cielo (atar y desatar tienen este significado en los escritos rabinicos)….A veces se sugiere que porque la palabra para “roca” (petra) difiere del nombre Petros, la “roca” referida no es Pedro mismo sino la confesión que él acaba de hacer de Jesús como Messiah. En Arameo, sin embargo, el mismo termino kefa aparecería en ambos lugares; el cambio en griego es debido al hecho de que petra, la palabra normal para la roca, es genero femenino, y por lo tanto no es conveniente como nombre para Simón El sonar del nombre de Pedro sigue siendo obvio, incluso en griego; él es la roca, en el sentido expresado arriba.”["The name Peter means 'Rock', and Jesus played on this meaning to designate Peter as the foundation of the new people of God. His leadership would involve the authority of the steward, whose keys symbolized his responsibility to regulate the affairs of the household. Peter would exercise his leadership by his authority to declare what is and is not permissible in the kingdom of heaven (to bind and to loose have this meaning in rabbinic writings)....It is sometimes suggested that because the word for 'rock' (petra) differs from the name Petros, the 'rock' referred to is not Peter himself but the confession he has just made of Jesus as Messiah. In Aramaic, however, the same term kefa would appear in both places; the change in Greek is due to the fact that petra, the normal word for rock, is feminine in gender, and therefore not suitable as a name for Simon! The echo of Peter's name remains obvious, even in Greek; he is the rock, in the sense outlined above."] (France, New Bible Commentary with consulting editors Carson, France, Motyer, Wenham [Intervarsity Press, 1994], page 925, 926)

 

Oscar Cullmann (Lutheran) from Kittel's Greek standard Theological Dictionary of the New Testament --

“El obvio  juego de palabras que ha hecho su manera en el Gk. el texto también sugiere una identidad material entre petra y petros, tanto más cuanto es imposible diferenciar terminantemente entre el significado de las dos palabras. Por otra parte, solamente el original Arameo es suficiente seguro de lo dicho nos permite afirmar con confianza la identidad formal y material entre  petra y  petros: petra = Kepha = petros….Desde entonces Pedro, la roca de la iglesia, es dada así por Cristo mismo, dueño de la casa (Is. 22:22; Rev. 3:7), las llaves del reino del cielo, él es el mediador humano de la resurrección, y él tiene la tarea de admitir al pueblo de Dios en el reino de la resurrección… la idea de los reformadores de que él se está refiriendo a la fe de Pedro es absolutamente inconcebible debido al ajuste probablemente diverso de la historia… mas bien no existe ninguna referencia aquí a la fe de Pedro. Por el contrario, el paralelismo de tu eres roca” y “en esta roca voy a construir” muestra que la segunda roca sólo puede ser la misma que la primera. Es evidente que Jesús se refiere a Pedro, a quien ha dado el nombre Roca. Él designa a Pedro, el impulsivo, entusiástico, pero a hombre de perseverancia en el círculo, para ser la fundación de su ecclesia. A este grado la exégesis católica es correcta y todas las tentativas protestantes de evadir esta interpretación deben ser rechazadas. ["The obvious pun which has made its way into the Gk. text as well suggests a material identity between petra and petros, the more so as it is impossible to differentiate strictly between the meanings of the two words. On the other hand, only the fairly assured Aramaic original of the saying enables us to assert with confidence the formal and material identity between petra and petros: petra = Kepha = petros....Since Peter, the rock of the Church, is thus given by Christ Himself, the master of the house (Is. 22:22; Rev. 3:7), the keys of the kingdom of heaven, he is the human mediator of the resurrection, and he has the task of admitting the people of God into the kingdom of the resurrection...The idea of the Reformers that He is referring to the faith of Peter is quite inconceivable in view of the probably different setting of the story...For there is no reference here to the faith of Peter. Rather, the parallelism of 'thou art Rock' and 'on this rock I will build' shows that the second rock can only be the same as the first. It is thus evident that Jesus is referring to Peter, to whom He has given the name Rock. He appoints Peter, the impulsive, enthusiastic, but not persevering man in the circle, to be the foundation of His ecclesia. To this extent Roman Catholic exegesis is right and all Protestant attempts to evade this interpretation are to be rejected."] (Cullmann, article on "Rock" (petros, petra) trans. and ed. by Geoffrey W. Bromiley, Theological Dictionary of the New Testament [Eerdmans Publishing, 1968], volume 6, page 98, 107, 108)

 

El significado del logion [dicho] descansa sobre las dos palabras Pedro y ecclesia. Lo que se afirma es que la iglesia que ha de construirse está fundada en la roca singular.  Ésta es la persona de Pedro, pero está limitada a un tiempo vital específico. En otras palabras, la tarea que se le da a cumplir a Pedro es única, y esto posibilita la edificación de la Iglesia. La obra de construcción pertenece a un futuro que no está limitado por el tiempo en Mateo 16: 17f. La disposición del fundamento, sin embargo, está conectado con la persona de Pedro, cuya capacidad para actuar está necesariamente limitada al período de su propia vida (Art. Petros, en TDNT 6: 108).

 

Richard B. Gardner (Brethren/Mennonite) -- McCarthy, when he sadly left the Catholic Church became part of a Protestant "Brethren" sect --

“La pregunta clave aquí es si la roca fundacional de la iglesia es Pedro mismo, o algo distinto de Pedro. Si el último, Jesús podría estar hablando de la fe de Pedro, o de la revelación que Pedro recibió. Es más probable, sin embargo, que la roca en el cual Jesús promete construir la iglesia es en realidad Pedro mismo, Pedro es el primer discípulo (cf. 4:18; 10:2), que representa el grupo entero de los discípulos de quienes la iglesia será formada. Por lo menos cuatro consideraciones apoyan esta vision….” ["The key question here is whether the rock foundation of the church is Peter himself, or something to be distinguished from Peter. If the latter, Jesus could be speaking of Peter's faith, or of the revelation Peter received. It is more likely, however, that the rock on which Jesus promises to build the church is in fact Peter himself, Peter the first disciple (cf. 4:18; 10:2), who represents the whole group of disciples from which the church will be formed. At least four considerations support this view...."] (Gardner, Believers Church Bible Commentary: Matthew [Herald Press, 1991], 247)

 

2. Se utilizan dos diversas palabras griegas porque no se puede utilizar un sustantivo femenino para el nombre de un hombre.

Craig Blomberg (Protestant Evangelical)

“La expresión “esta roca” casi seguramente se refiere a Pedro, siguiendo inmediatamente después de su nombre, simplemente como las palabras siguientes “el Cristo” v. 16 son aplicadas a Jesús. El juego de palabras en el Griego entre el nombre de Pedro (Petros) y la palabra “roca” (petra) solo tiene sentido si Pedro es la roca y si Jesús está a punto de explicar la significación de esta identificación.” [“The expression ‘this rock’ almost certainly refers to Peter, following immediately after his name, just as the words following ‘the Christ’ in vs. 16 applied to Jesus. The play on words in the Greek between Peter’s name (Petros) and the word ‘rock’ (petra) makes sense only if Peter is the rock and if Jesus is about to explain the significance of this identification.”] –Craig L. Blomberg, The New American Commentary: Matthew, vol. 22, (Nashville: Broadman, 1992), 251-252.

 

Frank E. Gaebelein

“El Griego hace la distinción entre  petros y  petra simplemente porque está intentando preservar el juego de palabras, y en griego  petra femenino no podría servir muy bien como nombre masculino.” [“The Greek makes the distinction between petros and petra simply because it is trying to preserve the pun, and in Greek the feminine petra could not very well serve as a masculine name.”] –Frank E. Gaebelein, ed., The Expositor’s Bible Commentary: Volume 8 (Matthew, Mark, and Luke), (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1984), 368.

 

Henry Alford

“El nombre Pedro (no ahora primero dado, pero proféticamente otorgado por nuestro Señor en su primer encuentro con Simon (Juan 1:42), o Cephas, significando roca, la terminación es alterada solamente de petra a  petros para satisfacer la denominación masculina, denota la posición personal de este Apóstol en el edificio de la iglesia de Cristo.” [“The name Peter (not now first given, but prophetically bestowed by our Lord on his first interview with Simon (John 1:42), or Cephas, signifying a rock, the termination being only altered from petra to petros to suit the masculine appellation, denotes the personal position of this Apostle in the building of the Church of Christ.”] –Henry Alford, The New Testament for English Readers, vol. 1, (Grand Rapids, MI: Baker, 1983), 119.

Herman Ridderbos (Protestant Evangelical)

“Es bien sabido que la palabra griega “petra” traducida “roca” aquí es diferente del nombre propio Pedro. La leve diferencia entre ellos no tiene ninguna importancia especial, sin embargo. La explicación más probable para el cambio de  petros (“Pedro”) a petra es que  petra era la palabra normal para “roca.” Porque el femenino final de este sustantivo la hizo inadecuada para el nombre de un hombre, sin embargo, Simon no fue llamado petra sino  petros.  La palabra Petros no era un sinónimo exacto de petra; Significaba literalmente “piedra” Jesús por lo tanto tuvo que cambiar la palabra petra  cuando él cambio el nombre de Pedro a lo que significó para la iglesia. No hay buena razón pata pensar que Jesús cambió  petros a petra para mostrar que él no habia hablado  del hombre Pedro sino de su confesión como la fundación de la iglesia. Las palabras “Sobre esta roca [petra]” refieren efectivamente a Pedro. Debido a la revelación que él había recibido y la confesión que motivó en él, Pedro fue nombrado por Jesús a sentar  la fundación de la iglesia futura. ["It is well known that the Greek word (petra) translated 'rock' here is different from the proper name Peter. The slight difference between them has no special importance, however. The most likely explanation for the change from petros ('Peter') to petra is that petra was the normal word for 'rock.' Because the feminine ending of this noun made it unsuitable as a man's name, however, Simon was not called petra but petros. The word petros was not an exact synonym of petra; it literally meant 'stone.' Jesus therefore had to switch to the word petra when He turned from Peter's name to what it meant for the Church. There is no good reason to think that Jesus switched from petros to petra to show that He was not speaking of the man Peter but of his confession as the foundation of the Church. The words 'on this rock [petra]' indeed refer to Peter. Because of the revelation that he had received and the confession that it motivated in him, Peter was appointed by Jesus to lay the foundation of the future church."] (Ridderbos, Bible Student's Commentary: Matthew [Zondervan, 1987], page 303 as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 35-36)

James B. Shelton

“Cuando utiliza las formas masculinas y femeninas de la palabra, sin embargo, Mateo no está intentando distanciar a Pedro, Petros, de “esta roca”, petra. Por el contrario, el evangelista cambia los géneros simplemente para dar a Simón, un hombre,  una forma masculina del femenino sustantivo para su nuevo nombre”. [“When using both the masculine and feminine forms of the word, however, Matthew is not trying to distance Peter, Petros, from ‘this rock,’ petra. Rather, the evangelist changes the genders simply because Simon, a male, is given a masculine form of the feminine noun for his new name.”] –James B. Shelton, letter to the authors, 21 October 1994, 1, in Scott Butler, Norman Dehlgren, and Rev. Mr. David Hess, Jesus Peter and the Keys: A Scriptural Handbook on the Papacy, (Goleta, CA: Queenship, 1996), 23.

 

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical) --

 

“La palabra femenina para roca, petra, se cambia necesariamente a el masculino petros (piedra) para dar el nombre de un hombre, pero el juego de palabras es inequívoco (y en Arameo seria aun más, pues la forma misma de kepha estaría en ambos lugares).” [“The feminine word for rock, petra, is necessarily changed to the masculine petros (stone) to give a man’s name, but the word-play is unmistakable (and in Aramaic would be even more so, as the same form kepha would occur in both places).”] –R. T. France, The Gospel According to Matthew, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1985), 254.

 

 

3. “Esta Roca” se refiere a Pedro.

Albert Barnes

"Otra interpretación es que la palabra roca se refiere a Pedro mismo. Este es el sentido evidente del pasaje. “[“Another interpretation is that the word rock refers to Peter himself. This is the obvious meaning of the passage.” –Albert Barnes, Notes on the New Testament, Robert Fraw, ed., (Grand Rapids, MI: Baker, 1973), 170.

Craig Blomberg (Protestant Evangelical)

“El reconocimiento de Jesús como el Cristo ilustra la conveniencia del apodo de Simon “Pedro'' (Petros=rock). Esta no es la primera vez que ha sido llamado Simon Peter (cf. Juan 1:42 [en donde lo llamó Cephas]), pero es ciertamente la más famosa. La declaración de Jesús, “Tu eres Pedro,” paralelo a la confesión de Pedro, “tú eres el Cristo,” como si decir, “puesto que me dices quien soy, te diré quien eres“ La expresión “esta roca” casi seguramente se refiere a Pedro, siguiendo inmediatamente después de su nombre, simplemente como las palabras siguientes “El Cristo” v. 16 son aplicadas a Jesús. El juego de palabras en el Griego entre el nombre de Pedro (Petros) y la palabra “roca” (petra) solo tiene sentido si Pedro es la roca y si Jesús está a punto de explicar la significación de esta identificación.” ["Acknowledging Jesus as The Christ illustrates the appropriateness of Simon's nickname 'Peter' (Petros=rock). This is not the first time Simon has been called Peter (cf. John 1:42 [wherein he is called Cephas]), but it is certainly the most famous. Jesus' declaration, 'You are Peter,' parallels Peter's confession, 'You are the Christ,' as if to say, 'Since you can tell me who I am, I will tell you who you are.' The expression 'this rock' almost certainly refers to Peter, following immediately after his name, just as the words following 'the Christ' in v. 16 applied to Jesus. The play on words in the Greek between Peter's name (Petros) and the word 'rock' (petra) makes sense only if Peter is the rock and if Jesus is about to explain the significance of this identification."] (Blomberg, The New American Commentary: Matthew vol 22 [Broadman, 1992], page 251-252, as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 31-32)

D. Guthrie

“Algunos intérpretes por lo tanto han referido a Jesús como la roca aquí, pero el contexto está contra esto. Ni es probablemente  la fe de Pedro o significa la confesión de Pedro está significada. Indudablemente es Pedro mismo quien es la roca, solamente Pedro que confiesa, fiel y obediente.” [“Some interpreters have therefore referred to Jesus as rock here, but the context is against this. Nor is it likely that Peter’s faith or Peter’s confession is meant. It is undoubtedly Peter himself who is to be the Rock, but Peter confessing, faithful and obedient.” –D. Guthrie and others, The New Bible Commentary, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1953) [reprinted by Inter-Varsity Press], 837.

 

David Hill

“Es sobre Pedro mismo, el confesor de su Mesianismo, que Jesús construirá la iglesia. El discípulo se convierte, como lo fue, la piedra de la fundación de la comunidad. Los intentos para interpretar la roca como otra cosa que la persona de Pedro (e.g., su fe, la verdad revelada a él) es debido a los perjuicios protestantes, y presentar la declaración con un grado de sutileza altamente improbable.” [“It is on Peter himself, the confessor of his Messiahship, that Jesus will build the Church. The disciple becomes, as it were, the foundation stone of the community. Attempts to interpret the ‘rock’ as something other than Peter in person (e.g., his faith, the truth revealed to him) are due to Protestant bias, and introduce to the statement a degree of subtlety which is highly unlikely.” –David Hill, “The Gospel of Matthew,” in Ronald E. Clements and Matthew Black, eds., The New Century Bible Commentary, (London: Marshall, Morgan & Scott, 1972), 261.

Donald A. Hagner

“Los frecuentes intentos que se han hecho, en el pasado, para negar esto a favor de la visión que la confesión en sí misma es la roca (e.g., lo más recientemente posible Caragounis) parecen ser motivadas principalmente por los prejuicios protestantes contra un pasaje utilizado por los católicos romanos para justificar el papado.” [“The frequent attempts that have been made, larely in the past, to deny this in favor of the view that the confession itself is the rock (e.g., most recently Caragounis) seem to be largely motivated by Protestant prejudice against a passage that is used by the Roman Catholics to justify the papacy.”] –Donald A. Hagner, “Matthew 14-28,” in David A. Hubbard and others, eds., World Biblical Commentary, vol. 33b, (Dallas: Word Books, 1995), 470.

 

 

Gerhard Friedrich

“. Si, entonces,  Mt. 16:18 nos obliga a asumir una identidad formal y material entre petra y Petros, ésta demuestra cómo planamente al apostolado, y en él a un grado especial la posición de Pedro, pertenece a y esencialmente se incluye dentro, la revelación de Cristo. Petros mismo es esta petra, no meramente su fe o su confesión.” [“. . . If, then, Mt. 16:18 forces us to assume a formal and material identity between petra and Petros, this shows how fully the apostolate, and in it to a special degree the position of Peter, belongs to and is essentially enclosed within, the revelation of Christ. Petros himself is this petra, not just his faith or his confession.”] –Gerhard Friedrich, ed., and Geoffrey W. Bromley, trans. and ed., Theological Dictionary of the New Testament, vol. VI, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), 98-99.

Gerhard Maier

“Un amplio consenso ha emergido hoy en día que-en acuerdo con las palabras del texto-aplica la promesa a Pedro como persona. Sobre este punto liberal (H.J. Holtzmann, E. Schweiger) y conservador (Cullmann, Flew) de teólogos están de acuerdo, así como representantes de la exégesis católica.” [“Nowadays a broad consensus has emerged which–in accordance with the words of the text–applies the promise to Peter as a person. On this point liberal (H. J. Holtzmann, E. Schweiger) and conservative (Cullmann, Flew) theologians agree, as well as representatives of Roman Catholic Exegesis.”] –Gerhard Maier, “The Church in the Gospel of Matthew: hermeneutical Analysis of the Current Debate,” trans. Harold H. P. Dressler, in D. A. Carson, ed., Biblical Interpretation and Church Text and Context, (Flemington Markets, NSW: Paternoster Press, 1984), 58.

Herman Ridderbos (Protestant Evangelical)

“No hay buenas razones para pensar que Jesús cambió de petros a petra para demostrar que él no se refería del hombre Pedro sino de su confesión como la fundación de la iglesia. Las palabras “Sobre esta roca [petra]; hacen referencia de hecho a Pedro.” [“There is no good reason to think that Jesus switched from petros to petra to show that He was not speaking of the man Peter but of his confession as the foundation of the Church. The words ‘on this rock [petra]; indeed refer to Peter.”] –Herman N. Ridderbos, Bible Student’s Commentary: Matthew, (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1987), 303.

 

John A. Broadus

“Dejarlo ser se observa que Jesús no podría significarse aquí por la roca, constantemente con la idea, porque él es el constructor. Para decir, “que construiré”, seria una idea muy confusa. El indicio de algunos expositores de que al decir “Tu eres Pedro y sobre esta roca” se señaló con el dedo implica la arficialidad de algunas mentes es repulsivo.” [“Let it be observed that Jesus could not here mean himself by the rock, consistently with the image, because he is the builder. To say, ‘I will build,’ would be a very confused image. The suggestion of some expositors that in saying ‘thou art Peter, and on this rock’ he pointed at himself involves an artificiality which to some minds is repulsive.”] –John A. Broadus, Commentary on the Gospel of Matthew, (Valley Forge, PA: Judson Press, 1886), 356.

J. Knox Chamblin

"Por las palabras “esta roca” Jesús no significa él mismo, ni su enseñanza, ni Dios Padre, ni  la confesión de Pedro, excepto Pedro mismo." [“By the words ‘this rock’ Jesus means not himself, nor his teaching, nor God the Father, nor Peter’s confession, but Peter himself.”] –J. Knox Chamblin, “Matthew,” in Walter A. Eldwell, ed., Evangelical Commentary on the Bible (Grand Rapids: MI: Baker, 1989), 742.

 

M. Eugene Boring (Disciples of Christ)

“16: 18, Pedro como roca. Pedro es la roca fundacional en la cual Jesús construye la nueva comunidad. El nombre “Pedro” significa la “piedra” o la “roca” (Kepha Arameo Cepha; Petros griegos)….Jamas sea documentado un caso donde una persona fue nombrada “roca” en Arameo o Griego antes de Simon. Así las traducciones inglesas deben rendir la palabra “piedra” o “roca,” no “Pedro,” que da la falsa impresión que la palabra representó un nombre común y hace a lector contemporáneo faltar el juego de palabras del pasaje: “Tu eres roca, y sobre esta roca construiré mi iglesia.” Pedro es aquí representado  como la fundación de la iglesia….En base de Isa 51:1 - 2 (cf. Mateo 3:9), algunos eruditos han visto a Pedro aquí  paralelo a Abraham; solo Abram fue situado al principio del pueblo de Dios, y le cambió su nombre, fue llamado roca, así también Pedro esta al principio del Pueblo de Dios y Abraham recibe el nombre de  “roca” para significar esto.” ["16:18, Peter as Rock. Peter is the foundation rock on which Jesus builds the new community. The name 'Peter' means 'stone' or 'rock' (Aramaic Kepha Cepha; Greek petros).... There are no documented instances of anyone's ever being named 'rock' in Aramaic or Greek prior to Simon. Thus English translations should render the word 'stone' or 'rock,' not 'Peter,' which gives the false impression that the word represented a common name and causes the contemporary reader to miss the word play of the passage: 'You are Rock, and on this rock I will build my church.' Peter is here pictured as the foundation of the church....On the basis of Isa 51:1-2 (cf. Matt 3:9), some scholars have seen Peter as here paralleled to Abraham; just as Abram stood at the beginning of the people of God, had his name changed, and was called a rock, so also Peter stands at the beginning of the new people of God and receives the Abrahamic name 'rock' to signify this."] (M. Eugene Boring, “Matthew,” in Pheme Perkins and others, eds.,The New Interpreter's Bible [Nashville, TN: Abingdon Press, 1995], volume 8, page 345)

 

William Hendriksen

“Jesús, entonces, esta prometiendo a Pedro que él va a construir su iglesia en él! Acepto este punto de vista.” [“Jesus, then, is promising Peter that he is going to build his church on him! I accept this view.”] –William Hendriksen, New Testament Commentary: Exposition of the Gospel According to Matthew, (Grand Rapids, MI: Baker, 1973), 647.

William E. McCumber

“La fundación de la comunidad mesiánica será Pedro, la roca, que es recipiente de la revelación y fabricante de la confesión (cf. Efes 2:20). El importante papel de liderazgo de Pedro es una cuestión de historia sobria. [T] el claro sentido de toda la declaración de Jesús pareciera asignarse mejor con la visión de que la roca sobre la cual Jesús construye su iglesia es Pedro.” [“The foundation of the messianic community will be Peter, the rock, who is recipient of the revelation and maker of the confession (cf. Eph 2:20). The significant leadership role of Peter is a matter of sober history . . . . [T]he plain sense of the whole statement of Jesus would seem to accord best with the view that the rock on which Jesus builds His Church is Peter.”] –William E. McCumber, “Matthew,” in William M. Greathouse and Willard H. Taylor, eds., Beacon Bible Expositions, vol. 1, (Kansas City, MO: Beacon Hill, 1975), 125.

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical)

 “El juego de palabras y la estructura entera del pasaje demanda de este verso cada pedacito tanto en la declaración de Jesús sobre Pedro como vs 16 la declaración de Pedro sobre Jesús. Por supuesto sobre la base de la confesión de Pedro que Jesús declara su papel como la fundación de la iglesia, pero es a Pedro, no a su confesión, que la metáfora de la roca es aplicada.” [“The word-play and the whole structure of the passage demands that this verse is every bit as much Jesus’ declaration about Peter as vs. 16 was Peter’s declaration about Jesus. Of course it is on the basis of Peter’s confession that Jesus declares his role as the church’s foundation, but it is to Peter, not to his confession, that the rock metaphor is applied.”] –R. T. France, The Gospel According to Matthew, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1985), 254.

 

4. La identidad de la roca (”petra”) es revelada por el idioma local, el arameo que Jesus hablaba.

Allen C. Myers

“PEDRO (Gr. Petros). Simon Pedro, el más prominente de los doce doscipulos de Jesús. El nombre original de Pedro era Simon (Aram. simón, representado en griego por Simón y Symeon). Jesús le dió el nombre de kepha del Arameo “roca” (Mateo. 16:18); Lucas 6:14 párr; Juan 1:42), que está en griego ambos transcritos (Kephas; Inglés. Cephas) y traducido (Petros).” [“PETER (Gr. Petros). Simon Peter, the most prominent of Jesus’ twelve disciples. Peter’s original name was Simon (Aram. sim’on, represented in Greek by Simon and Symeon). Jesus gave him the Aramaic name kepha “rock” (Matt. 16:18); Luke 6:14 par.; John 1:42), which is in Greek both transliterated (Kephas; Eng. Cephas) and translated (Petros).”] –Allen C. Myers, ed., The Eerdmans Bible Dictionary, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1987), 818.

Craig S. Keener (Protestant Evangelical)

“En  Arameo “Pedro” y roca son la misma palabra; en griego (aquí), son los términos cognados que fueron utilizados indistintamente por este período.” [“In Aramaic ‘Peter’ and Rock are the same word; in Greek (here), they are cognate terms that were used interchangeably by this period.”] –Craig S. Keener, The IVP Bible Background Commentary New Testament, (Downer’s Grove, IL: Intervarsity Press, 1993), 90.

David Hill

“Sobre esta roca construiré mi iglesia: el juego de palabras se remonta al tradicional Arameo” [“On this rock I will build my church: the word-play goes back to Aramaic tradition.”] –David Hill, “The Gospel of Matthew,” in Ronald E. Clements and Matthew Black, eds., The New Century Bible Commentary, (London: Marshall, Morgan & Scott, 1972), 261

Donald A. Hagner

“La lectura natural del pasaje [Mat 16:18], a pesar del cambio necesario de Petros a petra requerido por el juego de palabras en el Griego (pero no el Arameo, donde la misma palabra kepha se produce en ambos lugares), es Pedro la roca sobre la cual la iglesia debe ser construida. [“The natural reading of the passage [Mat 16:18], despite the necessary shift from Petros to petra required by the word play in the Greek (but not the Aramaic, where the same word kepha occurs in both places), is that it is Peter who is the rock upon which the church is to be built (thus rightly Morris, France, Carson, Blomberg, Cullman [Peter, 207], Davies-Allison; so too the interconfessional volume by Brown, Donfried, and Reumann [Peter in the NT, 92]).”] –Donald A. Hagner, Matthew 14-28, in David A. Hubbard and others, eds., World Biblical Commentary, vol. 33b, (Dallas: Word Books, 1995), 470..

Gerhard Friedrich

“Por otra parte, ya el original Arameo es lo bastante seguro para permitir afirmar con confianza la identidad formal y material entre el petra y Petros: petra = kepha = Petros.” [“On the other hand, only the fairly assured Aramaic original of the saying enables us to assert with confidence the formal and material identity between petra and Petros: petra = kepha = Petros.”] –Gerhard Friedrich, ed., and Geoffrey W. Bromley, trans. and ed., Theological Dictionary of the New Testament, vol. 6, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), 98-99.

Frank E. Gaebelein

 

"El Arameo subyacente es en este caso incuestionable; y kepha fue utilizado lo más probablemente en ambas cláusulas (“tu eres kepha” y “sobre este kepha”), puesto que la palabra fue utilizada tanto para un nombre y para una “roca”. El Peshitta (escrito en Sirio, una lengua cognada con el Arameo) no hace ninguna distinción entre las palabras en las dos cláusulas.” [“The underlying Aramaic is in this case unquestionable; and most probably kepha was used in both clauses (’you are kepha’ and ‘on this kepha’), since the word was used both for a name and for a ‘rock.’ The Peshitta (written in Syriac, a language cognate with Aramaic) makes no distinction between the words in the two clauses.”] –Frank E. Gaebelein, ed., The Expositor’s Bible Commentary: Volume 8 (Matthew, Mark, Luke), (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1984), 368.

James B. Shelton

“Además, el pasaje entero contiene las estructuras semiticas. En Arameo la palabra para el nombre de Pedro y la roca serían idénticas, Kepha'. kepha'.” [“Furthermore, the whole passage contains semitic structures. In Aramaic the word for both Peter’s name and the rock would be identical, Kepha’ . . . kepha’.”] –James B. Shelton, letter to the authors, 21 October 1994, 1, in Scott Butler, Norman Dahlgren, and Rev. Mr. David Hess, Jesus, Peter, and the Keys: A Scriptural Handbook on the Papacy, (Goleta, CA: Queenship, 1996), 21.

John A. Broadus

“La respuesta principal aquí es que nuestro Señor habló sin duda Arameo, que no tiene ningún medio sabido de hacer tal distinción [entre petra femenino y petros masculinos en griego]. El Peshitta (Arameo occidental) rinde, “Tu eres kipho, y sobre este kipho.” El Arameo del este, hablado en Palestina en la época de Cristo, debe haber dicho necesariamente de modo semejante, “Tu eres kepha, y sobre esta kepha”. (Comp Buxtorf.) a Beza le llamó la atención el hecho de que es lo mismo también en francés: “Tu eres Pierre, y sobre este Pierre”; y Nicholson sugiere que podríamos decir, “Tu eres piers” (viejo ingles para Pedro), y sobre este piers. '”" [“But the main answer here is that our Lord undoubtedly spoke Aramaic, which has no known means of making such a distinction [between feminine petra and masculine petros in Greek]. The Peshitta (Western Aramaic) renders, ‘Thou are kipho, and on this kipho.’ The Eastern Aramaic, spoken in Palestine in the time of Christ, must necessarily have said in like manner, ‘Thou are kepha, and on this kepha.’ (Comp. Buxtorf.) Beza called attention to the fact that it is so likewise in French: ‘Thou are Pierre, and on this pierre’; and Nicholson suggests that we could say, ‘Thou art Piers (old English for Peter), and on this pier.’”] –John A. Broadus, Commentary on the Gospel of Matthew, (Valley Forge, PA: Judson Press, 1886), 355-356.

 

“Edersh. Encuentra  las palabras petros y petra tomados en la última lengua rabínica y las cosas que Jesús, mientras hablaba arameo, pudo haber pedido prestadas esas palabras griegas aquí. Pero esto es muy improbable, y la sugerencia parece un desesperado conveniente; tampoco ha demostrado que los últimos rabinos hacían la distinción supuesta entre las dos palabras.” [“Edersh. finds the words petros and petra borrowed in the late Rabbinical language, and things that Jesus, while speaking Aramaic, may have borrowed those Greek words here. But this is grossly improbable, and the suggestion looks like a desperate expedient; nor has he shown that the late Rabbis themselves make the supposed distinction between the two words.”] –John A. Broadus, Commentary on the Gospel of Matthew, (Valley Forge, PA: Judson Press, 1886), 356.

 

John Peter Lange

“El salvador, sin duda, usó en ambas cláusulas la palabra aramea kepha (de ahí el Kephas griego aplicado a Simon, Juan 1:42; comp. 1 1Cor 1:12; 3:22; 9:5; Gal 2:9), que significa la roca y se utiliza como sustantivo propio y común. Por lo tanto la vieja traducción del Sirio del N.T. muestra el pasaje así: “Anath-her Kipha, v’ all hode Kipha.” La traducción árabe tiene alsachra en ambos casos. La traducción apropiada entonces estaría: “Tu eres Roca, y sobre esta roca,” etc.” [“The Saviour, no doubt, used in both clauses the Aramaic word kepha (hence the Greek Kephas applied to Simon, John 1:42; comp. 1 Cor 1:12; 3:22; 9:5; Gal 2:9), which means rock and is used both as a proper and a common noun. Hence the old Syriac translation of the N.T. renders the passage in question thus: ‘Anath-her Kipha, v’ all hode Kipha.’ The Arabic translation has alsachra in both cases. The proper translation then would be: ‘Thou art Rock, and upon this rock,’ etc.”] –John Peter Lange, trans. Philip Schaff, Lange’s Commentary on the Holy Scriptures: The Gospel According to Matthew, vol. 8, (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1976), 293.

Robert Jamieson

“`Y sobre esta roca” - pues  “Pedro” y “roca” son una palabra en el dialecto familiarmente hablado  por nuestro Señor- el Arameo o Sirio-Caldeo, fue la lengua materna del país-este juego de palabras puede ser visto plenamente solo en los idiomas que tienen una palabra para ambos. Incluso en el Griego se representa imperfecto. En francés, como observaron Webster y de Wilkinson, es perfecta, Pierre-pierre.” [“‘And upon this rock’–As ‘Peter’ and ‘rock’ are one word in the dialect familiarly spoken by our Lord–the Aramaic or Syro-Chaldaic, which was the mother tongue of the country–this exalted play upon the word can be fully seen only in languages which have one word for both. Even in the Greek it is imperfectly represented. in French, as Webster and Wilkinson remark, it is perfect, Pierre-pierre.”] –Robert Jamieson, Andrew Robert Fausset, and David Brown, One Volume Commentary, (Grand Rapids, MI: Associated Publishers, n.d. [197?]), 47-48.

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical)

“La palabra femenina para roca, petra, se cambia necesariamente a petros masculino para dar el nombre a un hombre, pero el juego de palabras es inequívoco (y en Arameo es aun más, pues sería la misma forma kepha que ocurre en ambos lugares).” [“The feminine word for rock, petra, is necessarily changed to the masculine petros to give a man’s name, but the word-play is unmistakable (and in Aramaic would be even more so, as the same form kepha would be occur in both places) . . . .”] –R. T. France, The Gospel According to Matthew, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1985), 254.

 

Suzanne de Dietrich

“El juego de palabras en [Mat 16] verso 18 indica el origen Arameo del pasaje.” [“The play on words in [Mat 16] verse 18 indicates the Aramaic origin of the passage.”] –Suzanne de Dietrich, The Layman’s Bible Commentary: Matthew, vol. 16, trans. Donald G. Miller, (Atlanta: John Knox Press, 1961), 93.

Veselin Kesic

“Tu eres Pedro (Petros), y sobre esta roca (petra) construiré mi iglesia (mou diez ekklesian).' Estas palabras se hablan en Arameo, en el cual Cephas está parado en ambos tanto para Petros y petra.” [“You are Peter (Petros), and on this rock (petra) I will build my church (mou ten ekklesian).’ These words are spoken in Aramaic, in which Cephas stands both for Petros and petra.”] –Veselin Kesich, “Peter’s Primacy in the New Testament and the Early Tradition,” in John Meyendorff, ed., The Primacy of Peter, (Crestwood, NY: St. Vladimir’s Seminary Press, 1992), 47-48.

 

William F. Albright and C.S. Mann (from The Anchor Bible series) --

“Roca (Aram. Kepha). Esto no es un nombre, sino una denominación y un juego de palabras. No hay evidencia de Pedro o de Kephas como nombre antes de épocas cristianas. Al construir en una roca, o de una roca, cf. Isa 51:1; Matt 7:24. Pedro como roca será la fundación de la comunidad futura (cf. Construiré). Jesús, no citando el OT, aquí utiliza Arameo, no el hebreo, y así que usa la única palabra Aramea que respondería a su propósito. En vista de los antecedentes de vs. 19 (véase abajo), uno debe desestimar como la interpretación confesional cualquier indicio de ver esta roca como significando la fe, o la confesión Mesiánica, de Pedro. Negar la posición preeminente de Pedro entre los discípulos o en la comunidad cristiana temprana es una negación de la evidencia. Cf. en este evangelio 10:2; 14:28 - 31; 15:15. El interés en las faltas y los vacilaciones de Pedro no quita de esta pre-eminencia; al contrario, la acentúa. De haber sido Pedro una pequeña figura su comportamiento habría tenido de lejos menos consecuencia (cf. Gal 2:11)”. ["Rock (Aram. Kepha). This is not a name, but an appellation and a play on words. There is no evidence of Peter or Kephas as a name before Christian times. On building on a rock, or from a rock, cf. Isa 51:1ff; Matt 7:24f. Peter as Rock will be the foundation of the future community (cf. I will build). Jesus, not quoting the OT, here uses Aramaic, not Hebrew, and so uses the only Aramaic word which would serve his purpose. In view of the background of vs. 19 (see below), one must dismiss as confessional interpretation any attempt to see this rock as meaning the faith, or the Messianic confession, of Peter. To deny the pre-eminent position of Peter among the disciples or in the early Christian community is a denial of the evidence. Cf. in this gospel 10:2; 14:28-31; 15:15. The interest in Peter's failures and vacillations does not detract from this pre-eminence; rather, it emphasizes it. Had Peter been a lesser figure his behavior would have been of far less consequence (cf. Gal 2:11ff)."] (W. F. Albright, and C. S. Mann, The Anchor Bible: Matthew [Garden City, NY:Doubleday, 1971], page 195)

 

William Hendriksen

“El significado es, “Tu eres Pedro, es decir roca, y sobre esta roca, es decir, en ti, Pedro, construiré mi iglesia.” Nuestro señor, hablando Arameo, probablemente dijo, él “y yo te digo a ti, tú es Kepha, y en este kepha construiré mi iglesia. '” [“The meaning is, ‘You are Peter, that is Rock, and upon this rock, that is, on you, Peter, I will build my church.’ Our Lord, speaking Aramaic, probably said, ‘And I say to you, you are Kepha, and on this kepha I will build my church.’”] William Hendriksen, New Testament Commentary: Exposition on the Gospel According to Matthew, (Grand Rapids, MI: Baker, 1973), 647.

 

 

5. Las Llaves simbolizan la autoridad sobre la casa.

Craig S. Keener (Protestant Evangelical)

"la imagen de las llaves (plural) quizás sugiere no tanto al portero, que controla la admisión de la casa, sino al administrador, que regula su administración (Is 22:22, conjuntamente con 22:15). La cuestión entonces no es la de la admisión a la iglesia (que no es lo que significa el reino de los cielos; vea los pp. 45-47) sino una autoridad derivada de una delegación de la soberanía de Dios." [“The image of keys (plural) perhaps suggests not so much the porter, who controls admission to the house, as the steward, who regulates its administration (Is 22:22, in conjunction with 22:15). The issue then is not that of admission to the church (which is not what the kingdom of heaven means; see pp. 45-47) but an authority derived from a delegation of God’s sovereignty.”] –Craig S. Keener, The IVP Bible Background Commentary New Testament, (Downer’s Grove, IL: Intervarsity Press, 1993), 256.

 

"Este versiculo [ Mat 16:19 ] 19 por lo tanto probablemente se refiere principalmente a una autoridad legislativa en la iglesia." [“This verse [Mat 16:19] therefore probably refers primarily to a legislative authority in the church.”] –Craig S. Keener, The IVP Bible Background Commentary New Testament, (Downer’s Grove, IL: Intervarsity Press, 1993), 90.

George Buttrick

"las llaves del reino serían encargan al principal administrador en la casa real y con ellos van autoridad plenaria." [“The keys of the kingdom would be comitted to the chief steward in the royal household and with them goes plenary authority.”] –George Buttrick and others, eds., The Interpreter’s Bible, (New York: Abingdon, 1951), 453.

 

Eduard Schweizer (Presbyterian/Reformed) --

"En la interpretación judía, la llave de David refiere a los profesores de la ley (exiliados en Babilonia); según Mateo 23:13, las “llaves del reino del cielo” están en las manos de los profesores de la ley. Un contraste aquí se dibuja entre ellos y Pedro. Él es así no el portero del cielo, sino el administrador del reino de los cielos sobre la tierra. Su función se describe más detalladamente como “atar y soltar”... él dicho que desde el comienzo se ha referido a la autoridad de los profesores de la ley. En este contexto, “ atando” y  “soltando” se refiere al magisterio para declarar un comando vinculante o no vinculante....Para Mateo, sin embargo, hay solamente una interpretación correcta de la ley, que de Jesús. Esto es accesible a la comunidad mediante la tradición de Pedro... Probablemente nos estamos ocupando aquí sobre todo de la autoridad de enseñanza, y siempre con la comprensión que Dios debe ratificar lo que la tradición de Pedro declara permitido o prohibido en la comunidad." ["In Jewish interpretation, the key of David refers to the teachers of the Law (exiled in Babylon); according to Matthew 23:13, the 'keys of the Kingdom of heaven' are in the hands of the teachers of the Law. A contrast is here drawn between them and Peter. He is thus not the gatekeeper of heaven, but the steward of the Kingdom of heaven upon earth. His function is described in more detail as 'binding and loosing' ....the saying must from the very outset have referred to an authority like that of the teachers of the Law. In this context, 'binding" and 'loosing' refer to the magisterium to declare a commandment binding or not binding....For Matthew, however, there is only one correct interpretation of the Law, that of Jesus. This is accessible to the community through the tradition of Peter...Probably we are dealing here mostly with teaching authority, and always with the understanding that God must ratify what Petrine tradition declares permitted or forbidden in the community."] (Schweizer, page 343)

 

Francis Wright Beare (Presbyterian/Reformed) --

"las llaves” no deben probablemente ser entendidas como las llaves de la entrada, sugiriendo que Pedro está autorizado a admitir o a rechazar la admisión, sino el manojo de llaves que tiene el principal administrador, para la abertura de los cuartos y de storechambers dentro de la casa -- símbolos de la responsabilidad que debe ejercer dentro de la Casa de Dios (cf. Mt 24:45, etc.). “ Atar” y “desatar” son términos técnicos del vocabulario rabinico, que denotan la declaración autorizada que una acción o un curso de la conducta es permitida o prohibida por la ley de Moisés." ["The 'keys' are probably not to be understood as entrance keys, as if to suggest that Peter is authorized to admit or to refuse admission, but rather to the bundle of keys carried by the chief steward, for the opening of rooms and storechambers within the house -- symbols of responsibilities to be exercised within the house of God (cf. Mt 24:45, etc.). 'Bind' and 'loose" are technical terms of the rabbinic vocabulary, denoting the authoritative declaration that an action or course of conduct is permitted or forbidden by the Law of Moses."] (Beare, page 355-356)

 

Joachim Jeremias in an extended passage from Kittel's Greek standard --

"... la llave de David es ahora (3:7) la llave que Cristo tiene en sus manos pues el es prometido de David. Ésta es la llave del palacio eterno de Dios. El significado de la descripción es que Cristo tiene soberanía ilimitada sobre el mundo futuro. Él solamente controla tolerancia y el juicio. Él decide irrevocablemente si un hombre tendrá acceso a la salvación de la edad pasada o si será witheld de él... materialmente, después, las llaves del reino de Dios no es diferente de la llave de David... que esto es confirmada por el hecho que en Mt. 16:19, como en la Rev 3:7, Jesús es el quién las posee. ¿Pero en qué sentido es el poder de las llaves dadas a Pedro? ... la entrega de las llaves no es  solo futuro. Se considera teniendo lugar ahora... Hay casos numerosos para demostrar que en uso judío bíblico y más luego la entrega de las llaves implica la autorización completa. Él que tiene las llaves tiene autoridad completa. Así, cuando Eliakim se le da las llaves del palacio lo designan el administrador real (Is 22:22, cf. 15). Cuando Jesús dijo que poseia las llaves de la muerte y del Hades (Rev. 1:18) o la llave de David (3:7), esto significa que él no es el guardian, sino el Señor del mundo de los muertos y del palacio de Dios... por lo tanto la entrega las llaves implica la cita a la autoridad completa. Él que tiene las llaves por un lado tiene el control, por ejemplo., sobre el consejo o la tesorería, cf. Mt. 13:52, y sobre los demás el poder para permitir o prohibir la entrada, cf. Rev. 3:7... Mt. 23:13 nos lleva un paso más. Este paso es particularmente importante para una comprensión del Mt. 16:19 porque es el único en el NT que presupone una imagen no encontrada en otra parte, a saber, que de las llaves del reino (dominio real) de Dios... Mt. 23:13 nos demuestra que los escribanos de la época de Jesús demanda poseer el poder de las llaves por lo que se refiere a este reino... ellos ejercitaron esto declarando la voluntad del Dios en Escritura santa en la forma de predicación, de enseñanza y de sentencia. De tal modo abrieron para la congregación una manera en este reino... actuando como líderes espirituales del Señor en la congregación....Asi de la comunidad mesianica que él transfirió así las llaves del dominio real de Dios, es decir la autoridad completa de la proclamación, a Pedro... en el atar de Rabb. lit. y soltar se utiliza por lo que se refiere a decisiones halakhic... los lazos del escriba (declara para prohibir) y suelta casi siempre (declara para ser permir)... en el Mt. 16:19, entonces, debemos mirar la autoridad para atar y para soltar como judiciales. Es la autoridad para pronunciar el juicio a los no creyentes y para prometer perdón a los creyentes." ["...the key of David is now (3:7) the key which Christ has in His hands as the promised shoot of David. This is the key to God's eternal palace. The meaning of the description is that Christ has unlimited sovereignty over the future world. He alone controls grace and judgment. He decides irrevocably whether a man will have access to the salvation of the last age or whether it will be witheld from him...Materially, then, the keys of the kingdom of God are not different from the key of David...This is confirmed by the fact that in Mt. 16:19, as in Rev. 3:7, Jesus is the One who controls them. But in what sense is the power of the keys given to Peter? ....the handing over of the keys is not just future. It is regarded as taking place now... There are numerous instances to show that in biblical and later Jewish usage handing over the keys implies full authorisation. He who has the keys has full authority. Thus, when Eliakim is given the keys of the palace he is appointed the royal steward (Is. 22:22, cf. 15). When Jesus is said to hold the keys of death and Hades (Rev. 1:18) or the key of David (3:7), this means that He is, not the doorkeeper, but the Lord of the world of the dead and the palace of God...Hence handing over the keys implies appointment to full authority. He who has the keys has on the one side control, e.g., over the council chamber or treasury, cf. Mt. 13:52, and on the other the power to allow or forbid entry, cf. Rev. 3:7...Mt. 23:13 leads us a step further. This passage is particularly important for an understanding of Mt. 16:19 because it is the only one in the NT which presupposes an image not found elsewhere, namely, that of the keys of the kingdom (royal dominion) of God...Mt. 23:13 shows us that the scribes of the time of Jesus claimed to possess the power of the keys in respect of this kingdom...They exercised this by declaring the will of God in Holy Scripture in the form of preaching, teaching and judging. Thereby they opened up for the congregation a way into this kingdom...by acting as spiritual leaders of the congregation....As Lord of the Messianic community He thus transferred the keys of God's royal dominion, i.e. the full authority of proclamation, to Peter...In Rabb. lit. binding and loosing are almost always used in respect of halakhic decisions...The scribe binds (declares to be forbidden) and looses (declares to be permitted)...In Mt. 16:19, then, we are to regard the authority to bind and to loose as judicial. It is the authority to pronounce judgment on unbelievers and to promise forgiveness to believers."] (Jeremias “Kleis,” in Gerhard Kittel, ed., and Geoffrey W. Bromley, trans. and ed., Theological Dictionary of the New Testament, volume 3, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), page 748-751)

The older The Interpreter's Bible -- George Arthur Buttrick

"19. Las llaves del reino serían confiadas al principal administrador en la casa real y con ellos van autoridad plenaria. En Isa. 22:22 la llave de la casa de David se promete a Eliakim. Según Pablo, Jesús es la única fundación (1Cor. 3:11), y en Rev. 1:18; 3:7, Jesús posee la llave de David y las llaves de la muerte y de Hades. Pero en este pasaje Pedro es la fundación (cf. Eph. 2:20, donde los cristianos apóstoles y  profetas son el fundamento y Cristo es la piedra angular) y posee las llaves. El cristianismo Post-Apostólico ahora está comenzando a atribuir a los apóstoles a las prerrogativas de Jesús (cf. 10:40). En la lengua rabinical atar y  desatar es declarar ciertas acciones prohibidas o permitidas [una fuente judía Terumoth 5:4 es quoted]... Asi Pedro las decisiones relativas con respecto a la ley de O.T. (Por ejemplo, en Hechos 10:44-48) será ratificada así en cielo." ["19. The keys of the kingdom would be committed to the chief steward in the royal household and with them goes plenary authority. In Isa. 22:22 the key of the house of David is promised to Eliakim. According to Paul, Jesus is the only foundation (I Cor. 3:11), and in Rev. 1:18; 3:7, Jesus possesses the key of David and the keys of death and Hades. But in this passage Peter is made the foundation (cf. Eph. 2:20, where the Christian apostles and prophets are the foundation and Christ is the cornerstone) and holds the keys. Post-Apostolic Christianity is now beginning to ascribe to the apostles the prerogatives of Jesus (cf. 10:40). In rabbinical language to bind and to loose is to declare certain actions forbidden or permitted [a Jewish source Terumoth 5:4 is quoted]...Thus Peter's decisions regarding the O.T. law (e.g., in Acts 10:44-48) will be ratified in heaven."] (George Arthur Buttrick, et al The Interpreter's Bible [Abingdon Press, 1951], volume 7, page 453)

 

John Calvin

“Las llaves del  reino de los cielos”; de modo que es ocioso y absurdo pasar muchas horas en el esfuerzo de encontrar una razón oculta, cuando el asunto es claro, y no necesita ingenio." [‘the keys of the kingdom of heaven’; so that it is idle and foolish to spend much time in endeavouring to find a hidden reason, when the matter is plain, and needs no ingenuity.”] –John Calvin, Commentary on the Book of the Prophet Isaiah, vol. 2, trans. William Pringle, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1948), 136-137.

M. Eugene Boring (Disciples of Christ), commenting on the "keys of the kingdom of heaven," "binding" and "loosing" from Matthew 16:19 --

"el “reino de los cielos” es representado por la autoritarizada enseñanza, la promulgación de autenticas Halakha  que permite el poder del cielo sobre terrenal de las cosas el papel de Pedro como titular de las llaves se cumple ahora, en la tierra, como principal profesor encargado de la iglesia....El guardian de las llaves tiene autoridad dentro de la casa como el administrador y profesor (el cf. Isa 22:20-25, que pudieron haber influenciado a Mateo aquí). El lenguaje de atar y desatar es una terminología rabínica para la enseñanza autoritaria, tener la autoridad para interpretar el Torah y para aplicarlo a los casos particulares, declarando que se permite y qué no se permite. Jesús, que ha enseñado con la autoridad (7:29) y ha dado su autoridad a sus discípulos (10:1, 8), aquí da a el discípulo primario la autoridad para enseñar en su nombre -- tomar las decisiones autoritarias que pertenecen a la vida cristiana mientras que él aplica la enseñanza de Jesús a las situaciones concretas en la vida de la iglesia." ["The 'kingdom of heaven' is represented by authoritative teaching, the promulgation of authoritative Halakha that lets heaven's power rule in earthly things...Peter's role as holder of the keys is fulfilled now, on earth, as chief teacher of the church....The keeper of the keys has authority within the house as administrator and teacher (cf. Isa 22:20-25, which may have influenced Matthew here). The language of binding and loosing is rabbinic terminology for authoritative teaching, for having the authority to interpret the Torah and apply it to particular cases, declaring what is permitted and what is not permitted. Jesus, who has taught with authority (7:29) and has given his authority to his disciples (10:1, 8), here gives the primary disciple the authority to teach in his name -- to make authoritative decisions pertaining to Christian life as he applies the teaching of Jesus to concrete situations in the life of the church."] –M. Eugene Boring, “Matthew,” in Pheme Perkins and others, eds., The New Interpreter’s Bible, vol. 8, (Nashville, TN: Abingdon Press, 1995), 346.

 

Oscar Cullmann (Lutheran) from Kittel's Greek standard Theological Dictionary of the New Testament --

 "Qué significan  las expresiones “atar” y “desatar” Según el uso rabinico dos explicaciones son igualmente posibles: el “prohibir” y  “permitir” , es decir, “establecer las reglas”; o el “uso bajo interdicción ' y el “absolver". [“What do the expressions ‘bind’ and ‘loose’ signify? According to Rabbinical usage two explanations are equally possible: ‘prohibit’ and ‘permit’, that is, ‘establish rules’; or ‘put under the ban’ and ‘acquit.’”] –Oscar Cullman, Peter: Disciple, Apostle, Martyr, trans. Floyd V. Filson, (Philadelphia: Westminster, 1953), 204-205.

S. T. Lachs

"la autoridad de Pedro debe ser sobre la iglesia, y esta autoridad es representada por las llaves." [“The authority of Peter is to be over the Church, and this authority is represented by the keys.”] –S. T. Lachs, A Rabbinic Commentary on the New Testament: The Gospels of Matthew, Mark, and Luke, (Hoboken, NJ: Ktav, 1987), 256.

Ralph Earle

"En otras palabras, Pedro daría las decisiones, basado en las enseñanzas de Jesús, que estarían vinculadas en el cielo; es decir, honrada por Dios". [“In other words, Peter would give decisions, based on the teachings of Jesus, which would be bound in heaven; that is, honored by God.”] –Ralph Earle, “Matthew,” in A. F. Harper and others, eds., Beacon Bible Commentary, vol. 6, (Kansis City, MO: Beacon Hill, 1964), 156.

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical)

"Estos términos [atar y desatar] refieren así a una función de enseñanza, y a una más específicamente de hacer declaraciones halakhic [es decir, concerniente a los leyes no escritas en las escrituras judías sino basados en una interpretación oral de ellas] que deben “atar” al pueblo de Dios. En ese caso, “el poder de las llaves“` entregadas a Pedro declaradas en [Mateo] 16:19 no es tanto que el del guardián, que decide a quién puede o no se puede admitir al reino del cielo, sino el del administrador. . . . De quién llaves de la oficina le permiten regular los asuntos de la casa." [“These terms [binding and loosing] thus refer to a teaching function, and more specifically one of making halakhic pronouncements [i.e., relative to laws not written down in the Jewish Scriptures but based on an oral interpretation of them] which are to be ‘binding’ on the people of God. In that case, Peter’s ‘power of the keys’ declared in [Matthew] 16:19 is not so much that of the doorkeeper, who decides who may or may not be admitted to the kingdom of heaven, but that of the steward . . . . whose keys of office enable him to regulate the affairs of the household.”] –R. T. France, Matthew: Evangelist and Teacher, (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1989), 247. or (R.T. France, as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 54)

 

 

W. F. Albright

"las llaves son el símbolo de la autoridad, y Roland de Vaux (Israel antiguo, tr. de John McHugh [ Nueva York: McGraw-Hill, 1961], 129 ss.) considera acetadamente que aquí la misma autoridad que recae en la vizier, el capitan de la casa, el chamberlain de la casa real en Israel antiguo." [“The keys are the symbol of authority, and Roland de Vaux (Ancient Israel, tr. by John McHugh [New York: McGraw-Hill, 1961], 129 ff.) rightly sees here the same authority as that vested in the vizier, the master of the house, the chamberlain of the royal household in ancient Israel.”] –W. F. Albright and C. S. Mann, The Anchor Bible: Matthew, (Garden City, NY: Doubleday, 1971), 196.“For the same reason, Christ calls the office of teaching the word, (Mat 16:19)

William F. Albright and C.S. Mann are quite certain when they comment on Matthew 16:19 --

" Isaías 22:15ff encuentra indudablemente detrás de este dicho. Las llaves son el símbolo de la autoridad, y Roland de Vaux [Israel antiguo, tr. de John McHugh, de NY: La McGraw-Hill, 1961] ve derecho aquí la misma autoridad que ésa concedida en el ma's vizier, el amo de la casa, el chamberlain, de la casa real en Israel antiguo. Eliakim se describe como teniendo la misma autoridad en Isaiah; era posición de Hilkiah hasta que lo expulsaron, y Jotham tan regente también se describe como “sobre la casa” [ 2 Reyes 15:5]....Esto es de importancia considerable que en otros contextos, cuando los asuntos disciplinarios de la comunidad se están discutiendo [ cf. Mat18:18 ; Juan 20:23 ] el símbolo de las llaves está ausente, puesto que los refranes se aplican en esos casos a un papel más amplio del círculo....El de Pedro como explican al administrador del reino más a fondo como siendo el ejercicio de la autoridad administrativa, al igual que el caso del chamberlain de OT que llevó a cabo las “llaves. “Las cláusulas  “en la tierra,” “en cielo”, tienen referencia al carácter permanente del trabajo del administrador.["Isaiah 22:15ff undoubtedly lies behind this saying. The keys are the symbol of authority, and Roland de Vaux [Ancient Israel, tr. by John McHugh, NY: McGraw-Hill, 1961] rightly sees here the same authority as that vested in the vizier, the master of the house, the chamberlain, of the royal household in ancient Israel. Eliakim is described as having the same authority in Isaiah; it was Hilkiah's position until he was ousted, and Jotham as regent is also described as 'over the household' [2 Kings 15:5]....It is of considerable importance that in other contexts, when the disciplinary affairs of the community are being discussed [cf. Matt 18:18; John 20:23] the symbol of the keys is absent, since the sayings apply in those instances to a wider circle....The role of Peter as steward of the Kingdom is further explained as being the exercise of administrative authority, as was the case of the OT chamberlain who held the 'keys.' The clauses 'on earth,' 'in heaven', have reference to the permanent character of the steward's work."] (Albright/Mann, The Anchor Bible: Matthew, page 196-197)

"la autoridad de Pedro de <<atar>> y <<desatar>> será llevar a cabo decisiones tomadas en el Cielo. Sus actividades de enseñar y disciplinar serán guiadas por el espíritu para cumplir la voluntad del Cielo" (Mateo in Anchor Bible, p. 198).

Willoughby C. Allen, in a still older commentary that interprets the "rock" of Matthew 16:18 as the "revealed truth" of the Messiahship of Christ, nevertheless writes in his The International Critical Commentary --

"la figura de las puertas de Hades sugiere la metáfora de las llaves. Hubo llaves de Hades, Rev 1:18; cf. 9:1; 20:1. El escritor apocalíptico describe a Cristo levantado como teniendo las llaves de Hades, es decir teniendo poder sobre ella, poder  de abrir, y poder de cerrar, o de encarcelar en ella. De la misma manera, “el reino de los cielos” se puede comparar a una ciudadela con las puertas cerradas. Él que tiene las llaves tendría poder dentro de ella, poder de admitir, accionar para excluir. En la Rev 3:7 este poder es llevado a cabo por Cristo mismo [ Rev 3:7] Las palabras estan siguiendo el modelo Is 22:22, y expresa autoridad suprema. Llevar a cabo las llaves es tener derecho absoluto, que ninguno puede disputar... que, por lo tanto, no seria inesperado si encontramos al Mesías o al hijo del hombre descrito como teniendo las llaves del reino de los cielos. Esto implicaría que él era supremo dentro de él. Pero es sorprendente encontrar este poder delegado a S. Pedro... a S. Pedro es dada las llaves del reino. El reino está aquí, como en otros lugares en este Evangelio, el reino que se inaugurará cuando el hijo del hombre venga sobre las nubes del cielo. Si S. Pedro debía llevar a cabo autoridad suprema dentro de ella, los otros apóstoles debían también tener lugares de rango... “atar” y “desatar” en terminología legal judía es equivalente a “prohibido” y “permitido” a “declarado prohibido”' y “declarado permitido”... los términos, por lo tanto, describen una autoridad de una naturaleza legal. Si él que tiene las llaves tiene autoridad de una naturaleza administrativa, él que ata y suelta autoridad de los ejercicios de un carácter legislativo....Ademas, la posición de v. 18, con su descripción de la iglesia como fortaleza impregnable contra los ataques del mal (las puertas de Hades), sugieren irresistiblemente que “las llaves del reino” significan más que el poder de abrir simplemente, e impliquen autoridad dentro del reino. ¿Y esto es confirmada “atando” y “soltando” que siguen inmediatamente... qué las llaves fueron dadas así? Incluso si identificamos el reino con la iglesia, no es enteramente satisfactorio suponer que el Señor previo simplemente que S. Pedro debía llevar una parte prominente en el trabajo de abrir la puerta de la fe el Gentiles. Su parte en ese trabajo, aunque es grande, no fue exclusivo de uno. El motivo debe haber sido acentuar la prominencia de S. Pedro en el cuerpo de Cristo como previsto y sancionado por Cristo mismo... [Los apóstoles] habían salido de todos para seguir a Cristo; pero cuando él se sentó en el trono de su gloria se sentarían en doce tronos, juzgando las doce tribus de Israel, 19:18. Y entre ellos Pedro era preeminente. Él era el protos, 10:2." ["The figure of the gates of Hades suggests the metaphor of the keys. There were keys of Hades, Rev 1:18; cf. 9:1; 20:1. The apocalyptic writer describes the risen Christ as having the keys of Hades, i.e. having power over it, power to enter it, and power to release from it, or to imprison in it. In the same way, 'the kingdom of the heavens' can be likened to a citadel with barred gates. He who held the keys would have power within it, power to admit, power to exclude. In Rev 3:7 this power is held by Christ Himself [quotes Rev 3:7]...The words are modelled on Is 22:22, and express supreme authority. To hold the keys is to have absolute right, which can be contested by none...It would, therefore, be not unexpected if we found the Messiah or Son of Man described as having the keys of the kingdom of the heavens. This would imply that He was supreme within it. But it is surprising to find this power delegated to S. Peter...To S. Peter were to be given the keys of the kingdom. The kingdom is here, as elsewhere in this Gospel, the kingdom to be inaugurated when the Son of Man came upon the clouds of heaven. If S. Peter was to hold supreme authority within it, the other apostles were also to have places of rank...To 'bind' and to 'loose' in Jewish legal terminology are equivalent to 'forbid' and 'allow,' to 'declare forbidden' and to 'declare allowed'...The terms, therefore, describe an authority of a legal nature. If he who has the keys has authority of an administrative nature, he who binds and looses exercises authority of a legislative character....Further, the position of v. 18, with its description of the Church as a fortress impregnable against the attacks of evil (the gates of Hades), suggest irresistibly that 'the keys of the kingdom' mean more than power to open merely, and imply rather authority within the kingdom. And this is confirmed by the 'binding' and 'loosing' which immediately follow...What were the keys thus given? Even if we identify the kingdom with the Church, it is not entirely satisfactory to suppose that the Lord simply foretold that S. Peter was to take a prominent part in the work of opening the door of faith to the Gentiles. His share in that work, though a great, was not an exclusive one....The motive must have been to emphasise the prominence of S. Peter in the Christan body as foretold and sanctioned by Christ Himself...They [the apostles] had left all to follow Christ; but when He sat on the throne of His glory they would sit on twelve thrones, judging the twelve tribes of Israel, 19:18. And amongst them Peter was pre-eminent. He was protos, 10:2."] (Allen, The International Critical Commentary [orig 1909, 1985], page 176ff)

 Raymond Brown and John Reumann suggest other possible meanings --

"Qué más podría incluir este amplio poder de las llaves. Se podría incluir uno o más de los siguientes: disciplina bautismal; post-penitenciario bautismal o disciplina; excomunión; exclusión de la eucaristía; la comunicación o el rechazo de los conocimientos; poderes legislativos; y el poder de gobierno”. ["What else might this broader power of the keys include? It might include one or more of the following: baptismal discipline; post-baptismal or penitential discipline; excommunication; exclusion from the eucharist; the communication or refusal of knowledge; legislative powers; and the power of governing."] (Brown, Reumann, et al Peter in the New Testament, page 97)

The Evangelical New Bible Commentary states on Isaiah 22 --

"Eliakim está en fuerte contraste con Shebna, quien parece haber sido promovido cuando reaparece en 36:3... Godward él se llama mi criado (20)... manward él será un padre a su comunidad (21)... el dominante... de David (22) viene en este contexto de la responsabilidad. Una llave era un objeto substancial, remetió la faja o lanzado con una honda sobre el hombro; pero las palabras de la abertura de v. 22... Acentúan la responsabilidad Dios-dada que fue con ella, de ser utilizado en los intereses del rey. El “cerrar” y la “abrir” significa el poder de tomar las decisiones que nadie debajo del rey podría eliminar. Éste es el fondo de la comisión a Pedro (cf. Mt 16:19) y a la iglesia (cf. Mt 18:18).... La última autoridad, sin embargo, se demanda, en estos términos, para Cristo mismo (cf. Rev 3:7-8)." ["Eliakim stands in strong contrast to Shebna, over whom he seems to have been promoted when they reappear in 36:3...Godward he is called my servant (20)...manward he will be a father to his community (21)...The key...of David (22) comes in this context of accountability. A key was a substantial object, tucked in the girdle or slung over the shoulder; but the opening words of v. 22...emphasize the God-given responsibility that went with it, to be used in the king's interests. The 'shutting' and 'opening' means the power to make decisions which no one under the king could override. This is the background of the commission to Peter (cf. Mt 16:19) and to the church (cf. Mt 18:18).... Ultimate authority, however, is claimed, in these terms, for Christ himself (cf. Rev 3:7-8)."] (NBC page 647)

The ecumenical study Peter in the New Testament comments -- Brown, Reumann

"una sugerencia es que el versiculo [Mat 16:19] es evocador de Isa 22:15-25 donde Shebna, primer ministro de rey Hezekiah de Judah, es depuesto y substituido por Eliakim sobre cuyos hombros Dios coloca “la llave de David”; él abrirá... y él cerrará.' El poder de las llaves del reino de David es el poder de abrir y de cerrar, es decir, el poder del primer ministro de permitir o de rechazar la entrada al palacio, que implica el acceso al rey. Si ésto fuera el fondo de llaves de Mateo de las 'llaves del reino”,  entonces Pedro se pudo retratar como tipo de primer ministro en el reino que Jesús ha venido proclamar, y el poder de atar y de soltar sería una especificación de la poder más amplia de permitir o entrada de rechazo en el primer ministro del reino...., Es más literalmente “mayordomo”, era el hombre llamado en hebreo “el quién está sobre la casa”, un término prestado de la designación egipcia del principal funcionario del palacio." ["One suggestion is that the verse [Matt 16:19] is evocative of Isa 22:15-25 where Shebna, prime minister of King Hezekiah of Judah, is deposed and replaced by Eliakim on whose shoulder God places 'the key of David; he shall open...and he shall shut.' The power of the key of the Davidic kingdom is the power to open and to shut, i.e., the prime minister's power to allow or refuse entrance to the palace, which involves access to the king. If this were the background of Matthew's 'keys of the kingdom,' then Peter might be being portrayed as a type of prime minister in the kingdom that Jesus has come to proclaim, and the power of binding and loosing would be a specification of the broader power of allowing or refusing entrance into the kingdom....The prime minister, more literally 'major-domo,' was the man called in Hebrew 'the one who is over the house,' a term borrowed from the Egyptian designation of the chief palace functionary."] (Brown, Reumann, et al page 96-97, and footnote referring to Roland DeVaux Ancient Israel)

 

 

The Brethren/Mennonite commentary by Richard B. Gardner --

"la imagen de las llaves viene probablemente de un oráculo en Isaías, que habla de la instalación de un mayordomo nuevo o del administrador en el palacio de Hezekiah." ["The image of the keys likely comes from an oracle in Isaiah, which speaks of the installation of a new majordomo or steward in Hezekiah's palace."] (Gardner, page 248)

 

Evangelical scholar F.F. Bruce comments --

"y qué sobre las “llaves del reino” Las llaves de un establecimiento real o noble fueron confiadas al principal administrador o mayordomo; él las llevó en su hombro en épocas anteriores, y allí sirvieron como insignia de la autoridad confiada a él. Cerca de 700 A.C. un oráculo del dios anunció que esta autoridad en el palacio real en Jerusalén debía ser conferida a un hombre llamado Eliakim.... (Isaiah 22:22). Entonces en la nueva comunidad que Jesús estaba a punto de construir, Pedro seria, por asi decirlo, el principal administrador." ["And what about the 'keys of the kingdom' ? The keys of a royal or noble establishment were entrusted to the chief steward or majordomo; he carried them on his shoulder in earlier times, and there they served as a badge of the authority entrusted to him. About 700 B.C. an oracle from God announced that this authority in the royal palace in Jerusalem was to be conferred on a man called Eliakim ....(Isaiah 22:22). So in the new community which Jesus was about to build, Peter would be, so to speak, chief steward."] (Bruce, The Hard Sayings of Jesus [Intervarsity Press, 1983], 143-144, as cited in Butler/Dahlgren/Hess, page 41)

 

 

Particularmente son significativas las palabras de Martín Lutero en su tratado llamado “las Llaves,” que el escribió luego de haber pasado 9 años de su excomunión:

Martin Lutero

"Así que estamos parados allí y con mirada la fija y la boca abierta hacie todavía inventar otras llaves. Con todo Cristo dice muy claramente en Mateo. 16:19 que él dará las llaves a Pedro. Él no dice que él tiene dos clases de llaves, pero él da a Pedro las llaves que él sí mismo tiene y a ningún otro." [“So we stand there and with open mouth stare heavenward and invent still other keys. Yet Christ says very clearly in Mat. 16:19 that he will give the keys to Peter. He does not say he has two kinds of keys, but he gives to Peter the keys he himself has and no others.”] –Martin Luther, “The Keys,” in Conrad Bergendoff, ed., trans. Earl Beyer and Conrad Bergendoff, Luther’s Works, vol. 40, (Philadelphia: Fortress, 1958), 365-366.

6. Se observa una connexion entre Isaias 22 y Mateo 16.

Craig S. Keener (Protestant Evangelical)

"El guardián de las llaves era uno de los papeles más importantes que un criado de la casa podría tener (Marcos 13:32-34). Un funcionario más alto llevó a cabo las llaves en un reino real (Is 22:22) y en la casa de Dios, el templo." [“The keeper of the keys was one of the most important roles a household servant could hold (Mark 13:32-34). A higher official held the keys in a royal kingdom (Is 22:22) and in God’s house, the temple.”] –Craig S. Keener, The IVP Bible Background Commentary New Testament, (Downer’s Grove, IL: Intervarsity Press, 1993), 90.

D. Guthrie

"Las llaves del  reino del cielo: la frase [ de la Mateo 16:19 ] se basa casi ciertamente en Is. 22:22 donde Shebna el administrador es desplazado por Eliakim y su autoridad se transfiere a él." [“‘The keys of the kingdom of heaven: the phrase [from Mat 16:19] is almost certainly based on Is. 22:22 where Shebna the steward is displaced by Eliakim and his authority transferred to him.”] –D. Guthrie and others, The New Bible Commentary, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1953) [reprinted by Intervarsity Press], 837.

 

F. F. Bruce

"Y qué acerca de la “llaves del reino” Las claves de un establecimiento real o noble fueron confiadas a la principal administrador o mayordomo; él llevaban sobre su hombro en épocas anteriores, y allí se sirvió como una insignia de la autoridad le ha confiado. Sobre 700 B. C. un oráculo de Dios anunció que esta autoridad en el palacio real en Jerusalén fue que se confiere a un hombre llamado Eliakim. . . .(Isaiah 22:22). Entonces en la nueva comunidad que Jesús estaba a punto de construir, Pedro seria, por lo tanto, el principal administrador." [“And what about the ‘keys of the kingdom’? The keys of a royal or noble establishment were entrusted to the chief steward or majordomo; he carried them on his shoulder in earlier times, and there they served as a badge of the authority entrusted to him. About 700 B.C. an oracle from God announced that this authority in the royal palace in Jerusalem was to be conferred on a man called Eliakim . . . . (Isaiah 22:22). So in the new community which Jesus was about to build, Peter would be, so to speak, chief steward.”] –F. F. Bruce, The Hard Sayings of Jesus, (Downers Grove, IL: Intervarsity, 1983), 143-144.

George Buttrick

"En Isa 22:22 la llave de la casa de David se prometen a Eliakim. Según Pablo, Jesús es la única fundación (1Cor 3:11), y en Rev 1:18; 3:7, Jesús posee la llave de David y las llaves de la muerte y de Hades. Pero en este paso [ Mateo 16:19 ] Pedro es la fundación (el cf. Efesios 2:20, donde la fundación son los cristianos apóstoles y profetas y Cristo es la piedra angular) y lleva a cabo las llaves." [“In Isa 22:22 the key of the house of David is promised to Eliakim. According to Paul, Jesus is the only foundation (1 Cor 3:11), and in Rev 1:18; 3:7, Jesus possesses the key of David and the keys of death and Hades. But in this passage [Matthew 16:19] Peter is made the foundation (cf. Eph 2:20, where the Christian apostles and prophets are the foundation and Christ is the cornerstone) and holds the keys.”] –George Buttrick and others, eds., The Interpreter’s Bible, (New York: Abingdom, 1951), 453.

J. Jeremias

"Materialmente, entonces, las llaves del reino de Dios no son diferentes de la llave de David. Esto es confirmado por el hecho que en el Mt. 16:19, como en Rev. 3:7, Jesús es el quién los controla." [“Materially, then, the keys of the kingdom of God are not different from the key of David. This is confirmed by the fact that in Mt. 16:19, as in Rev. 3:7, Jesus is the One who controls them.”] –J. Jeremias, “Kleis,” in Gerhard Kittel, ed., and Geoffrey W. Bromley, trans. and ed., Theological Dictionary of the New Testament, vol. 3, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), 749-750.

M. Eugene Boring (Disciples of Christ) comments --

"En 18:18, la autoridad similar se da a la iglesia en su totalidad... que tal uso de la enseñanza de Jesús es la tarea de la comunidad entera de discípulos, con Pedro teniendo una responsabilidad especial como principal profesor así como representante y modelo." ["In 18:18, similar authority is given to the church as a whole...such application of Jesus' teaching is the task of the whole community of disciples, with Peter having a special responsibility as chief teacher as well as representative and model."] (page 346)

“"El reino del cielo”  es representado por la enseñanza autoritaria, la promulgación de Halakha autorizada debido al poder del cielo para gobernar en cosas terrenales. . . . El papel de Pedro como poseedor de las llaves ahora se satisface, en la tierra, como principal profesor de la iglesia." [“The ‘kingdom of heaven’ is represented by authoritative teaching, the promulgation of authoritative Halakha that lets heaven’s power rule in earthly things . . . . Peter’s role as holder of the keys is fulfilled now, on earth, as chief teacher of the church.”] –M. Eugene Boring, “Matthew,” in Pheme Perkins and others, eds., The New Interpreter’s Bible, vol. 8, (Nashville, TN: Abingdon Press, 1995), 346.

 

Oscar Cullmann (Lutheran)

"En Mateo 16:19 se presupone que Cristo es el amo de la casa, que tiene las llaves al reino del cielo, con el cual para abrirse en los que vengan adentro. Así como en Isaías 22:22 el Señor pone las llaves de la casa de David en los hombros de su criado Eliakim, así Jesús confía a Pedro las llaves de su casa, el reino del cielo, y de tal modo lo instala como administrador de la casa." [“In Matthew 16:19 it is presupposed that Christ is the master of the house, who has the keys to the Kingdom of Heaven, with which to open to those who come in. Just as in Isaiah 22:22 the Lord lays the keys of the house of David on the shoulders of his servant Eliakim, so Jesus commits to Peter the keys of his house, the Kingdom of Heaven, and thereby installs him as administrator of the house.”] –Oscar Cullman, Peter: Disciple, Apostle, Martyr, trans. Floyd V. Filson, (Philadelphia: Westminster, 1953), 203.

 

Roland de Vaux

"El amo del palacio tenía funciones similares en la corte de Juda. Anunciando la promoción de Elyaqim, Isaiah 22:22 dice: el “Pondré las llaves de la casa de David sobre su hombro, si él abre, ninguno cerrará; si él cierra, ninguno abrirá”. Las instrucciones de los vizier egipcios se describen en una manera muy similar. Cada mañana el vizier envía a alguien para abrir las puertas de la casa de los reyes, para admitir a los que tengan que entrar, y para enviar a los que tengan que salir. ”Uno recuerda las palabras del Señor a Pedror, el Vizier del reino del cielo (Mateo 16:19)." [“The master of the palace had similar functions at the court of Judah. Announcing the promotion of Elyaqim, Isaiah 22:22 says: ‘I lay the key of the house of David upon his shoulder, if he opens, none will shut; if he shuts, none will open.’ The Egyptian vizier’s instructions are described in a very similar fashion. Every morning ‘the vizier will send someone to open the gates of the kings house, to admit those who have to enter, and to send out those who have to go out.’ One is reminded of the Lord’s words to Peter, the Vizier of the Kingdom of Heaven (Matthew 16:19).”] –Roland de Vaux, Ancient Israel, trans. John McHugh (New York: McGraw-Hill, 1961), 130.

R. T. France (Anglican/Protestant Evangelical)

"R. T. Francie, en su comentario de Mateo. 16:19 dice que Isaías 22:22 "generalmente como el fondo del antiguo testamento a la metáfora de llaves aquí. . . “[“R. T. France, in his commentary on Mat. 16:19 says that Isaiah 22:22 is “generally regarded as the Old Testament background to the metaphor of keys here. . . .”] –R. T. France, Matthew: Evangelist and Teacher, (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1989), 247.

 

 

W. F. Albright

"Isaías 22:15 el ss Indudablemente esta detrás de este [Mateo 16:19 ] refrán." [“Isaiah 22:15 ff. udoubtedly lies behind this [Mat 16:19] saying.”] –W. F. Albright and C. S. Mann, The Anchor Bible: Matthew, (Garden City, NY: Doubleday, 1971), 196.

 

(Brown y Reumann comentan respecto a "compañeros presbiteros" --) Brown and Reumann comment on "fellow presbyter/elder" --

"Nosotros no debemos ser engañados por esta postura modesta como si el autor se presentara como su igual. Él ha identificado ya su autoridad como apostólica (1:1); y el uso del “presbíteros compañeros”  es un estratagema amable de la benevolencia, algo como cuando un obispo moderno de una diócesis se dirige a sus “compañeros sacerdotes”". ["We should not be deceived by this modest stance as if the author were presenting himself as their equal. He has already identified his authority as apostolic (1:1); and so the use of 'fellow presbyter' is a polite strategem of benevolence, somewhat as when a modern bishop of a diocese addresses his 'fellow priests.'"] (Peter in the New Testament, page 152)

(Patrick Madrid marca una observación interesante respecto a la humildad de Pedro) Patrick Madrid makes this interesting observation on Peter's humility

¿"Su humildad en 1 Pedro 5 señala que él era inconsciente de su papel especial como jefe de los apóstoles? ¿Es posible que él no tuviera ninguna idea que Cristo había conferido a él una autoridad única? ... Puesto que él advertía a sus audiencias cristianas que fueran humildes, tiene sentido perfecto que él tomaría su propio consejo y, fijando un ejemplo para ellas, hablar de él en términos humildes." ["Does his humility in 1 Peter 5 signal that he was unaware of his special role as chief of the Apostles? Is it possible that he had no idea that Christ had conferred on him a unique authroity? ... Since he was cautioning his Christian audience to be humble, it makes perfect sense that he would take his own advice and, setting an example for them, speak of himself in humble terms."] (Madrid, Pope Fiction [Basilica Press, 1999], page 33)

(El erudito anglicano J.N.D. Kelly en sus doctrinas cristianas tempranas del trabajo clásico resume cómo es unánime la iglesia era en el cuarto y el quinto los siglos patristico del período, particularmente donde el certificado justificativo llega a ser abrumador para la primacía y la autoridad del papado --)Anglican scholar J.N.D. Kelly in his classic work Early Christian Doctrines sums up how unanimous the Church was in the patristic period, particularly the fourth and fifth centuries where the documentary evidence becomes overwhelming for the primacy and authority of the Papacy --

"Por todas partes, en el medio no menos que la Rivera, Roma gozó de un prestigio especial, al igual que es indicado por la precedencia acordada indiscutiblemente a él... Así permanecía la preeminencia de Roma indiscutible en el período patristico. Para la evidencia de ella la necesidad del estudiante debe recordar solamente la posición principal demandada como asunto ordinario por los papas, y concedida libremente, en los consejos de Efesios (431) y de Calcedonia (451). Incluso encontramos a historiadores de Sócrates y Sozomen del quinto-siglo que concluyen... que era inconstitucional que los sínodos sean sostenidos sin el pontífice romano que era invitado o para que las decisiones sean tomadas sin su concurrencia. En el brote de la controversia de Cristologica, será recordado, Nestorius y Cyril acelerada para traer sus casos a Roma, el último que declara que el costumbre antiguo de las iglesias le obligó a que comunicara materias de tal peso al papa y buscara su consejo antes de actuar. En uno de sus sermones él entra en cuanto es evidente saludar Celestino como “el arzobispo del mundo entero”.....Esto es Agustín [ c. 354 - 430 ] identifica la iglesia con la iglesia católica universal de su día, con su jerarquía y sacramentos, y con su centro en Roma....por que el centro del quinto siglo la iglesia romana había establecido, de derecho así como de hecho, una posición de la primacía en el oeste, y las demandas papales a la supremacía sobre todos los obispos de la cristiandad habían sido formuladas en el estudiante exacto de los términos....El que estudia localiza la historia de los tiempos, particularmente de ario, Donato, las controversias de Pelagio y las  Cristologicas, no pueden no poder ser impresionado por la habilidad y la persistencia con la cual la Santa Sede [ de Roma ] avanzaba continuamente y Puesto que aceptaron a su ocupante como el sucesor de St. Pedro, y el príncipe de los apóstoles, era fácil llegar a la conclusión de que la autoridad singular que Roma en el hecho había gozado, y que  los vieron papas concentrada en sus personas y su oficina, no era mas que el cumplimiento del plan divino." ["Everywhere, in the East no less than the West, Rome enjoyed a special prestige, as is indicated by the precedence accorded without question to it....Thus Rome's preeminance remained undisputed in the patristic period. For evidence of it the student need only recall the leading position claimed as a matter of course by the popes, and freely conceded to them, at the councils of Ephesus (431) and Chalcedon (451). We even find the fifth-century historians Socrates and Sozomen concluding...that it was unconstitutional for synods to be held without the Roman pontiff being invited or for decisions to be taken without his concurrence. At the outbreak of the Christological controversy, it will be remembered, both Nestorius and Cyril hastened to bring their cases to Rome, the latter declaring that the ancient custom of the churches constrained him to communicate matters of such weight to the Pope and to seek his advice before acting. In one of his sermons he goes so far as to salute Celestine as 'the archbishop of the whole world' .....It goes without saying that Augustine [c. 354 - 430 AD] identifies the Church with the universal Catholic Church of his day, with its hierarchy and sacraments, and with its centre at Rome....By the middle of the fifth century the Roman church had established, de jure as well as de facto, a position of primacy in the West, and the papal claims to supremacy over all bishops of Christendom had been formulated in precise terms....The student tracing the history of the times, particularly of the Arian, Donatist, Pelagian and Christological controversies, cannot fail to be impressed by the skill and persistence with which the Holy See [of Rome] was continually advancing and consolidating its claims. Since its occupant was accepted as the successor of St. Peter, and prince of the apostles, it was easy to draw the inference that the unique authority which Rome in fact enjoyed, and which the popes saw concentrated in their persons and their office, was no more than the fulfilment of the divine plan."] (Kelly, pages 406, 407, 413, 417)

(El gran estudio anglicano la sede de Peter por James T. Shotwell/Louise Ropes Loomis (NY: El Octágon Books, 1965) sobre evidencia temprana de la primacía de Roma --)The massive Anglican study The See of Peter by James T. Shotwell/Louise Ropes Loomis (NY: Octagon Books, 1965) on the early evidence for the primacy of Rome --

"indiscutiblemente, la iglesia romana desarrolló muy temprano algo como un sentido de la obligación opresa a toda la cristiandad....Consecuentemente hubo sino un foco de autoridad. Por el año 252, parece haber habido en cien obispos en Italia central y meridional pero el exterior Roma allí no habia un obispo sobre otro. Todos eran en unos niveles juntos, los ciudadanos de Italia, acostumbrados para mirar a Roma para la dirección en cada detalle de la vida pública. El obispo romano tenía la derecha que ordain sino igualar no solamente, en la ocasión, seleccionar a obispos para los cristianos italianos de las iglesias....Para los cristianos del occidente, la iglesia romana era el acoplamiento único, directo con la edad del nuevo testamento y su obispo era el un prelado en su parte del mundo en que voz discernieron los ecos del discurso de los apóstoles. . El obispo romano habla siempre como guardián de autorizada una tradición, segundo a ninguno. Incluso cuando las iglesias del este insistieron que sus tradiciones  eran más viejas y absolutamente  sagradas, si no más así pues, la voz en el oeste, incuestionablemente a la rivalidad en el país, hablo igualmente sin importar protesta o la denuncia en una distancia....

"la teoría del [papa] de Stephen, de que encendió a sus contemporáneos a tal exasperación absoluta, era algo que la iglesia era una monarquía, los congeries de hecho de bishoprics pero todos conforme a la autoridad superior del un obispo que se sentó sobre el trono del príncipe de los apóstoles [ Pedro ]. Los romanos ven, a diferencia de la iglesia romana, eran y el eought a ser predominante, no para su situación u otros wordly advantes, no fue uniforme por su tesoro de la doctrina, legado por sus dos fundadores, sino, sobre todo y fundamental, porque su obispo era heredero en su propia persona a la prerrogativa única confirió sobre Pedro. A Pedro había sido concedido una primacía entre los apóstoles, así que al obispo romano fue asignado una dirección sobre los arios de los obispos....Los Arrios que habían derrotado a Atanasio de Alejandría, ofrecio para someter el caso [ papa ] a Julio para su juicio. Atanasio mismo y otros refugiados ortodoxos de del este ve fueron directamente a Roma en cuanto a un tribunal de apelación...

En el Consejo general de Sardica [343 2,962,000... los ortodoxos Medio y occidentales permaneció detrás a otro, en el que reclamada por el obispo romano una jurisdicción de apelación sobre toda la Iglesia en honor de' la memoria de Pedro, el apóstol.'... [por la época de papa Damaso]... allí no pueden ser ninguna duda que una gran cantidad de cristianos del este hicieron que por tiempo del thie se convencieron de la superioridad genuina del romano ven en la fe y la penetración religiosa. El emperador del este Teodosio publicó un decreto que requería a sus temas aceptar la doctrina que Pedror había confiado a los Romanos....Esto era la autoridad digna de confianza de que era la autoridad de Peter confiable a la que el Medio rindió homenaje en el cuarto siglo, no la riqueza ni el poder de Roma.... Desde el momento cuando Eleutherus se preguntó a condenar a los Montanistass, a través del período cuando Callistus, Stephen y Dionisio revisaron e interpretaron el dogma, abajo a los días cuando el credo de Nicea fue defendido en la tierra de su origen romano y Liberius y Damasus endosaron o rechazaron declaraciones del este de la fe según como hicieron o no midieron hasta sus propios jurisdicciones, los obispos romanos afirmó la su derecha de hablar para la tradición de Pedro. ["Unquestionably, the Roman church very early developed something like a sense of obligation to the oppressed all over Christendom....Consequently there was but one focus of authority. By the year 252, there seem to have been on hundred bishops in central and southern italry but outside Rome there was nothing to set one bishop above another. All were on a level together, citizens of italy, accustomed to look to Rome for direction in every detail of public life. The Roman bishop had the right not only to ordain but even, on occasion, to select bishops for Italian churches....To Christians of the Occident, the Roman church was the sole, direct link with the age of the New Testament and its bishop was the one prelate in their part of the world in whose voice they discerned echoes of the apostles' speech. The Roman bishop spoke always as the guardian of an authoritative tradition, second to none. Even when the eastern churches insisted that their traditions wer older and quite as sacred, if not more so, the voice in the West, unaccustomed to rivalry at home, spoke on regardless of protest or denunciation at a distance....

"The theory of [Pope] Stephen, that kindled his contemporaries to such utter exasperation, was rather that the Church was a monarchy, a congeries indeed of bishoprics but all of them subject to the superior authority of the one bishop who sat upon the throne of the prince of the apostles [Peter]. The Roman See, as distinct from the Roman church, was and eought to be predominant, not for its situation or other wordly advantes, not even for its treasure of doctrine, bequeathed by its two founders, but, primarily and fundamentally, because its bishop was heir in his own person to the unique prerogative conferred upon Peter. To Peter had been granted a primacy among the apostles, so to the Roman bishop was assigned a leadership over the bishops....The Arians, who had ousted Athanasius from Alexandria, offered to submit the case to [Pope] Julius for his judgment. Athanasius himself and other orthodox refugees from eastern sees went directly to Rome as to a court of appeal...

"At the general Council of Sardica [343 AD]...the orthodox Easterners and Westerners stayed behind to issue another, in which they claimed for the Roman bishop an appellate jurisdiction over all the Church in honor of 'the memory of Peter, the apostle.'...[by the time of Pope Damasus]...there can be no doubt that large numbers of eastern Christians had by thie time become convinced of the genuine superiority of the Roman See in faith and religious insight. The eastern emperor Theodosius published an edict requiring his subjects to accept the doctrine which Peter had committed to the Romans....it was the trustworthy authority of Peter to which the East paid homage in the fourth century, not the wealth nor the power of Rome....From the time when Eleutherus was asked to condemn the Montanists, through the period when Callistus, Stephen and Dionysius revised and interpreted dogma, down to the days when the Nicene creed was defended on the ground of its Roman origin and Liberius and Damasus endorsed or rejected eastern declarations of faith according as they did or did not measure up to their own standards, the Roman bishops asserted their right to speak for the tradition of Peter."] (Shotwell/Loomis, page 217-228)

(El estudio ortodoxo de la primacía de Pedro por John Meyendorff sobre  St. clemente de Roma y el período ante-Nicene-Nicene) The Orthodox study The Primacy of Peter by John Meyendorff states on St. Clement of Rome and the ante-Nicene period (before 325 AD) --

"Pasemos a los hechos. Sabemos que la iglesia de Roma asumió el control la posición de la “iglesia-con-prioridad” en el final del primer siglo. Eso era sobre el tiempo en el cual su estrella ascendió en el firmamento de la historia con el más brillante esplendor... Desde la epístola a los Romanos, Roma se parece haber estado parado hacia fuera entre todas las iglesias como muy importante. Pablo testimonia que la fe del Romanos fue proclamada a través del mundo entero (Rom 1:8)....tenemos un documento que nos da nuestra evidencia confiable más temprana que la iglesia de Roma estaba parada en una posición excepcional de la autoridad en este período. Éste es la epístola de clemente de Roma... que conocemos que clemente era el “presidente” de la iglesia romana...." ["Let us turn to the facts. We know that the Church of Rome took over the position of 'church-with-priority' at the end of the first century. That was about the time at which her star ascended into the firmament of history in its brightest splendor...Even as early as the Epistle to the Romans, Rome seems to have stood out among all the churches as very important. Paul bears witness that the faith of the Romans was proclaimed throughout the whole world (Rom 1:8)....we have a document which gives us our earliest reliable evidence that the Church of Rome stood in an exceptional position of authority in this period. This is the epistle of Clement of Rome...We know that Clement was 'president' of the Roman Church...."] (Afanassieff from Meyendorff, page 124)

 

"La epístola [ clemente de Roma a los corintios ] se acuesta en términos muy medidos, en la forma de un exhortación; pero en el mismo tiempo demuestra claramente que la iglesia de Roma estaba conciente del peso decisivo, los ojos a la iglesia de Corinto, deben adjuntar a su testimonio sobre los acontecimientos en Corintios. Hasta la iglesia de Roma, en el final del primer siglo, exhibe un sentido marcado de su propia prioridad, en el punto de ser testigo sobre acontecimientos en otras iglesias. Obsérvese también que la iglesia romana no se sentía obligada a hacia el caso, sin embargo argumento, para justificar sus pronunciamientos sobre lo que ahora debemos llamar a la las preocupaciones internas de otras iglesias. No hay nada dicho sobre los argumentos de esta prioridad....Aparentemente Roma no tenía ninguna duda acerca de su prioridad sería aceptada sin discusión." ["The epistle [Clement of Rome to the Corinthians] is couched in very measured terms, in the form of an exhortation; but at the same time it clearly shows that the Church of Rome was aware of the decisive weight, in the Church of Corinth's eyes, that must attach to its witness about the events in Corinth. So the Church of Rome, at the end of the first century, exhibits a marked sense of its own priority, in point of witness about events in other churches. Note also that the Roman Church did not feel obliged to make a case, however argued, to justify its authoritative pronouncements on what we should now call the internal concerns of other churches. There is nothing said about the grounds of this priority....Apparently Rome had no doubt that its priority would be accepted without argument."] (Afanassieff from Meyendorff, page 125-126)

 

La "vocación de Roma [en" el período del pre-Niceno "] consistió en hacer a la parte del árbitro, colocando ediciones discutibles atestiguando a la verdad o a la falsedad de lo que la doctrina fue puesta antes de ellas. Roma era verdad el centro donde convergió toda si quisieran que su doctrina fuera aceptada por la conciencia de la iglesia. No podrían contar sobre éxito excepto encendido una condición -- que la iglesia de Roma había recibido su doctrina -- y la denegación de Roma predeterminó la actitud que las otras iglesias adoptarían. Hay casos numerosos de este recurso a Roma...." ["Rome's vocation [in the "pre-Nicene period"] consisted in playing the part of arbiter, settling contentious issues by witnessing to the truth or falsity of whatever doctrine was put before them. Rome was truly the center where all converged if they wanted their doctrine to be accepted by the conscience of the Church. They could not count upon success except on one condition -- that the Church of Rome had received their doctrine -- and refusal from Rome predetermined the attitude the other churches would adopt. There are numerous cases of this recourse to Rome...."] (Afanassieff from Meyendorff, page 128f, 133)

 

"Es imposible negar que, uniforme antes del aspecto de primacías locales, la iglesia a partir de los primeros días de su existencia poseyó un centro ecuménico de la unidad y del acuerdo. En el Judeo-Cristiano período apostólico, fue la iglesia de Jerusalén, y más adelante la iglesia de Roma – “presidiendo en ágape”,  según St. Ignacio de Antioquia. Esta fórmula y la definición de la primacía universal contenida en ella han sido analizadas convenientes por Fr Afanassieff y no necesitamos repetir su discusión aquí. Ni unos ni otros pueden nosotros cotizan aquí todos los testimonios de los padres y de los consejos que reconocen unánimemente Roma como la iglesia mayor y el centro del acuerdo ecuménico. Es solamente para el motivo de polémicas en polarización negativa que uno puede no hacer caso de estos testimonios, de su consenso y de la significación." ["It is impossible to deny that, even before the appearance of local primacies, the Church from the first days of her existence possessed an ecumenical center of unity and agreement. In the apostolic and the Judaeo-Christian period, it was the Church of Jerusalem, and later the Church of Rome -- 'presiding in agape,' according to St. Ignatius of Antioch. This formula and the definition of the universal primacy contained in it have been aptly analyzed by Fr. Afanassieff and we need not repeat his argument here. Neither can we quote here all the testimonies of the Fathers and the Councils unanimously acknowledging Rome as the senior church and the center of ecumenical agreement. It is only for the sake of biased polemics that one can ignore these testimonies, their consensus and significance."] (Schmemann from Meyendorff, page 163-164)

 

 

 

 

 

 

 

 

www.apologeticasiloe.com